jueves, octubre 16, 2014

DESAPARECIDOS

Indignos e Indignados

Son los rostros de todos.
            Son los amigos, los hijos, los hermanos, los familiares de todos... Son jóvenes, los mismos rostros que se vemos en el trasporte público o la plaza central... Los mismos rostros de todos los días.
            Son jóvenes cuyo único delito fue ser estudiantes y rebeldes.
            Son los 43 desaparecidos de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero... Son el rostro de la ausencia; el dolor de todos.

Mario Stalin Rodríguez.

Etiquetas: , ,

jueves, octubre 09, 2014

MAREAS

Indignos e Indignados

“Muy fuerte era el silencio
que su grito rompió”
Maldita Vecindad
02 de Octubre.

Será que las cosas no les salieron tan bien como esperaban.
            Será que no todos reaccionaron con un suspiro cínico antes los cambios que ellos imponían. Será que, al final, hubo quien alzó la voz y encontró eco entre quienes sólo veían desesperanza en el futuro y les mostró, sino un nuevo mañana, una distinta forma de encarar el amanecer.
            Y será que ellos reaccionaron de la única forma en que conocían; engañando, coptando, montando un espectáculo para las cámaras y no para dar respuestas reales... Y, donde todo eso no funcionó, reaccionaron de la única forma que conocen contra los disidentes; con sangre...

1ª Marea
Será que, como suele suceder, el primer grito vino de donde siempre, de los de abajo; de a quienes se les quiere cancelar el futuro.
            A lo largo del territorio nacional, grupos de campesinos se organizan y se arman a sí mismos para defenderse lo mismo de los grupos de la delincuencia organizada, que no ven en la población rural sino una gran reserva de mano de obra, que de la policía y el ejército, la más de las veces; el brazo legal de los cárteles del narcotráfico.
            Las autodefensas no son un esfuerzo organizado ni un movimiento con miras al futuro, no tienen una única ideología ni, mucho menos, una visión de país. Pero son un síntoma claro de que el Estado ha fallado en aquello que debería ser su principal tarea; garantizar la seguridad y el bienestar de la población.
            La respuesta del Estado no fue atender la problemática que dio origen a estos grupos, sino coptar a cuantos de ellos pudieron coptar, para dar una falsa impresión de solución... Quienes no se vendieron fueron declarados criminales, perseguidos como los narcotraficantes de quienes se defendían y encarcelados para acallar sus voces.
            Sin embargo, a lo largo del territorio nacional, nuevos y más grupos de autodefensas siguen surgiendo... Sin una coordinación, sin una visión de futuro; sólo un síntoma que crece.

Pero, de una manera u otra, ellos (los ellos de siempre, sin importar la distinta careta partidista que visten en cada oportunidad), enmudecieron lo que ocurría y siguieron presentándose como los transformadores del país; los salvadores de la patria.
            Y siguieron adelante con sus reformas.
            Quienes se oponían, ya fuera desde el magisterio, desde los sindicatos independientes, desde la academia o desde los distintos grupos de izquierdas no partidistas, fueron presentados como añorantes de un pasado perdido, como locos inmovilistas... Y su voz fue acallada.

2ª Marea
Y fueron de nuevo los más pequeños, aquellos a quienes se les cancelaba el futuro, los que gritaron y dieron la voz de alarma.
            Los politécnicos en la ciudad de México y los estudiantes de las normales rurales de Guerrero, tomaron las calles y rompieron el silencio... No era su objetivo ser vanguardia de nada, sus movimientos obedecen a demandas específicas y claras, pero son, sí, muestra clara de que las reformas no son tan bondadosas como pretenden hacer creer... Y, sobre todo, de que sus opositores no son sólo un pequeño grupo de contestarios sin argumentos.

En la ciudad de México la estrategia fue clara; montar un espectáculo con la esperanza de coptar a los líderes politécnicos durante las negociaciones... Pero será que los más jóvenes aprenden de los errores de quienes les precedieron.
            Antes que solicitar la audiencia de una comisión con las autoridades, los estudiantes del politécnico obligaron al Secretario de Gobernación a abandonar sus oficinas y dar la cara ante una multitud que no podía ser comprada. Sin aceptar soluciones rápidas, le obligaron a dar su respuesta bajo la lluvia... Y a esperar a que ésta fuera analizada, no por los líderes, sino por la comunidad entera.
            Al momento de escribir estas líneas, el movimiento se mantiene, el paro de labores continúa y se declara indefinido. La posición es clara; las respuestas de Osorio Chong a los diez puntos del pliego petitorio no son suficientes; no basta con un cúmulo de enunciados bienintencionados, se deben incluir los mecanismos, tiempos y formas en que estos serán instrumentados.

En las montañas de Guerrero, la respuesta de ellos (los mismos ellos de siempre, sin importar la careta partidista que vistan) fue distinta.
            Creyéndose cobijados por la impunidad que históricamente ha medrado entre los grupos del poder y confiados en poder presentar a los estudiantes de los normales rurales ya sea como grupos violentos, respondieron a sus demandas y movilizaciones con sangre y fuego.
            Al menos cinco estudiantes fueron asesinados en una emboscada que, en un principio, intentó presentarse como trifulca entre dos facciones del crimen organizado, pero que pronto se demostró orquestada desde el poder polítco y las fuerzas policiacas, auxiliadas por sicarios del narcotráfico.
            Al día de hoy, 43 normalistas continúan desaparecidos, mientras 28 cuerpos fueron hallados calcinados en una fosa común... La estrategia mediática pretende relacionar así a los desaparecidos con el crimen organizado, presentando los hechos como un ajuste de cuentas al interior de un cártel del nacotráfico.
            Sin embargo...

3ª Marea
Será que nos duele ver la sangre de los jóvenes.
            Miles, tal vez decenas, tal vez cientos de miles, salieron a las calles en una movilización sólo comparable con aquellas que han acompañado a los politécnicos, para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas, una investigación verdadera de los hechos y castigo a los responsables.
            Será que es muy pronto para intentar predecir el destino de estas mareas... Pero será, tal vez, que son muestras de que el silencio empieza a romperse y de que no les será tan fácil como empezaban a creerlo.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , , , ,

jueves, octubre 02, 2014

Memoria

Tocaría escribir sobre los Politécnicos y las normales rurales...
Tocaría, pero prefiero esperar a conocer la respuesta que la Secretaria de Gobernación al pliego petitorio de los estudiantes del IPN, antes de apresurar un análisis...
Así, centrémonos hoy en la memoria de lo que esta fecha representa... Recordando los párrafos que ya antes han aparecido en estos bites...

Sobre el testimonio de Maria Teresa Cuellar Salinas, mi madre
Que el 2 de Octubre de 1968, en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, perdió un zapato...

¿Qué pasó? ¿Lo recuerdas? Éramos tan jóvenes, tan llenos de ilusiones y promesas. Intentábamos construir nuestros propios mañanas, así; sin instrucciones, siendo nosotros mismos... Éramos tan jóvenes y ellos... Ellos nos odiaban tanto.

Y, en sus propias palabras

Hoy 2 de octubre es una fecha importante, conmemoramos el aniversario luctuoso de una injusta masacre. Los que como yo sobrevivimos honramos la memoria con nuestros compañeros caídos, garantizando que este crimen jamás se olvide

Etiquetas: , ,

miércoles, septiembre 24, 2014

MEDIACIONES

Como algunos sabrán (o no), este mes se celebran los 50 años de la fundación del Museo Nacional de Antropología en México, dato que interesa a estos bites en parte porque soy MUY aficionado a los museos (como bien han podido descubrir quienes a visitar recintos de esta naturaleza me han acompañado) y, por otra parte, porque llevo siete años trabajando en éste en particular... Así, para conmemorar tan importante aniversario, comparto un texto con algunas reflexiones que sobre esta experiencia he ido acumulando...
La visita ideal
un Hutopo museando
apropiaciones de discurso

Ante todo, definamos términos; entiendo por “discurso” no sólo la actuación oral de la lengua, sino todo conjunto ordenado de sintagmas que busca un sentido autocoherente. En esta lógica, discurso no es sólo la palabra que hablo o escribo, sino también mi ropa y la forma en que la porto y, por supuesto, los museos, las piezas en ellos exhibidas y la forma en que éstas se presentan e interactúan entre sí.
Permítaseme ahora la declaración de principios: No existe la visita ideal, pues no existe el visitante ideal, como no existe el museo ideal… Atenuemos el determinismo; suponer la existencia de un museo ideal sería negar, de principio, la variedad de formas, objetivos y fondos que puede tomar el discurso del museo.
            Este es un punto importante; cada museo posee su discurso propio… No se trata sólo de la distinción entre museos de arte, históricos, antropológicos, de sitio, de ciencia, interactivos y etcétera. Se trata de la forma en que cada museo proyecta su discurso a través de las piezas expuestas, su orden y la forma en que éstas se interrelacionan.
            Es decir; cada museos es, per se, su propio discurso.

Otro factor a tomar en cuenta es el público.
            Dice la hermenéutica que el discurso no es sólo éste, sino, sobre todo, la forma en que el receptor lo entiende, interpreta y apropia. Es decir, del discurso de los muesos no sólo nos importan sus elementos inherentes, sino  el background de cada público y la forma en que éste influye en su apropiación del discurso del museo.
            Finalmente, es claro que no entendemos de los discursos su contenido literal (por otro lado, ejercicio que resultaría inútil), sino que interpretamos de ellos múltiples significados y contenidos, a partir de nuestro particular bagaje; resignificándolos y dándoles un sentido completamente nuevo.
            La apropiación de un discurso, entonces, depende tanto del discurso en sí, como del receptor.

Esto es particularmente importante para el trabajo en museos de arte, históricos y antropológicos (no tanto, aunque sí influye en los tecnológicos); entender qué tanto facilita el bagaje de cada público su acercamiento a los contenidos del discurso.
            Es decir, si es cierto que cada público interpreta el discurso de acuerdo a su propio bagaje, también es cierto que esta interpretación será más o menos fiel a la idea original de acuerdo a que tan rico (o pobre) sea propiamente este bagaje.
            En materia de arte, por ejemplo, es cierto que la apropiación del discurso estético inherente a una obra pictórica, será distinta conforme más familiarizado esté el público con conceptos como teoría del color, región áurea o, incluso, la historia y fundamentos teóricos de las escuelas artísticas.
            Similares acotaciones podríamos hacer con respecto a los museos históricos y/o antropológicos. Donde la experiencia del público en estos, será más o menos rica, conforme mayores conocimientos históricos ajenos, pero suplementarios a los contenidos de la exposición, tenga el receptor.
            Aquí, entonces, el papel de la mediación y la idea de la visita ideal…

No nos confundamos, nuestro papel es ese; ser mediadores.
            No nos limitemos; ser mediadores no implica restringirnos a los escasos márgenes que nos impone el propio museo, su discurso y contenidos. Ser mediadores implica, necesariamente, enriquecer los propios contenidos de los museos para facilitar el acercamientos a estos de los diversos públicos.
            La visita ideal, entonces, de existir, implica conocer el discurso del museo y saber mirar más allá de éste. La visita ideal, entonces, de existir, no es una receta fija, sino una práctica variable que se adapta, conforme nuevas informaciones son conocidas y los públicos varían.
            El papel del mediador, entonces, es conocer  a sus públicos y ser capaz de darles nuevas herramientas para el acercamiento y la apropiación de los discursos de cada museo. En esta lógica, la visita ideal, de existir, es la actuación y enriquecimiento del discurso del museo.

Mario Stalin Rodríguez
Asesor Educativo
Museo Nacional de Antropología.

Ponencia presentada en el marco de la 13a Camarilla de Experiencias, Pensamiento y Comunicación creativa en Museos, Septiembre de 2012.

Etiquetas: ,

jueves, septiembre 18, 2014

SIN FINAL FELIZ

Será, tal vez, que en la vida no hay ningún había una vez.
            Llegamos el uno al otro cuando la historia ya ha empezado, desconociendo a los personajes y la situación y, más que espectadores, llegamos directamente al escenario sin conocer el guión ni cual será nuestro papel.
            No, en la vida no hay ningún había una vez...

Y será, tal vez, que es mejor así.
            Porque no actuamos, entonces, siguiendo pautas determinadas sobre marcas preestablecidas, ni estamos obligados a jugar el juego que alguien más pensó para nosotros... Porque, sin papeles fijos, sólo debemos ser coherentes con nosotros mismos. Así, podemos irnos dibujando juntos; tú a mi, yo a ti.
            Sin construir cuentos, sin había una vez... Caminando una historia, construyéndola... Y no, no es fácil; no lo ha sido, ni lo será.
            Porque, queda escrito, al contrario de los cuentos, la vida se construye en gerundio; construyendo. Sin había una vez y sin finales felices; sólo camino que se camina caminando.
            Construimos, entonces, la felicidad de las tristezas, enojos, sinsabores, desencuentros y soledades; de las propias y las ajenas y, sobre todo, de las que compartimos... Vamos construyendo la felicidad, tú en mi, yo en ti.
            Por eso no hay final feliz... Y será, tal vez, que es mejor así.

Mario Stalin Rodríguez
Para Jessica

porque son ya tres años en que vamos construyéndonos.

Etiquetas: ,

miércoles, septiembre 10, 2014

La Otra Versión 15

Dos meses, dos, me tardé yo en dibujar estas 10 páginas y portada... Pero creo que el esfuerzo valió la pena, sobre todo en las últimas...
Y recuerden que esto trae una larga historia atrás, particularmente:
00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13 y 14










Y ya, esto continuará cuando continúe... Espero que sea pronto.

Etiquetas: , , ,

jueves, septiembre 04, 2014

INFECCIÓN

Al principio no se le dio la mayor importancia; se consideraba que era producto de pautas culturales arraigadas en ciertos grupos humanos. Incómodas y agresivas para ciertos integrantes de estos, pero, finalmente, parte de sus costumbres y que, por lo tanto, debían ser respetadas por más extraña que pareciera a los ojos de las sociedades civilizadas.
            Sin embargo; pronto fue evidente que, mucho más que el comportamiento de ciertos individuos en ciertas sociedades, se trataba de un fenómeno presente en todo el mundo, cuyas proporciones podían ser calificadas fácilmente de “pandemia bíblica”. Todos los países, en mayor o menor número, pero sin excepción, mostraban casos de lo que en poco tiempo fue bautizada por los medios de comunicación como “la Plaga del Fin del Mundo”.
            El nombre clínico fue acuñado en la península ibérica; “Narcolepsia Selectiva del Transporte Público”; quienes la padecían, principalmente varones a partir de la adolescencia, aunque la infección de mujeres de las mismas características no era extraña, aparentemente en perfecto estado de salud y sin ningún padecimiento o limitación física evidente, que por causas desconocidas, cuando hacían uso de cualquier trasporte público masivo (como autobuses o el tren subterráneo) y se hallaban sentados, experimentaban un repentino ataque de narcolepsia o ceguera selectiva si el vehículo o vagón era abordado por mujeres de cualquier edad, principalmente si estaban embarazadas o cargando a un infante o bolsas voluminosas, personas de cualquier género de avanzada edad o usando muletas y bastones.
            Cuando alguien como los enlistados se encontraba en las cercanías de algún infectado, éste se dormía inmediatamente o, de alguna manera, lograba bloquear su visión selectivamente y seguía platicando con su acompañante (quien, probablemente, también padeciera la enfermedad) o leyendo o escuchando música o cualquier otra actividad que estuviera realizando. Si la persona detonante o un tercero señalaba el comportamiento al infectado, la reacción de éste podía variar desde la fingida indiferencia, pasando por la “respuesta cínica deficiente” (lo que hacía evidente que la enfermedad afectaba las capacidades mentales, disminuyendo el Coeficiente Intelectual del enfermo a niveles propios de organismos unicelulares), hasta la agresión física para defender el asiento ocupado.
            Países como Alemania o Estado Unidos atribuyeron la propagación de la enfermedad a la inmigración proveniente de países latinoamericanos, árabes y africanos. Una de las primeras medidas de contención establecidas fue, sorpresivamente, cerrar sus fronteras y autorizar el uso de fuerza letal contra quien intentara cruzarlas ilegalmente. Pero pronto fue evidente que, de hecho, era en la población más recalcitrantemente xenófoba entre quienes con mayor incidencia se presentaba la infección (una hipótesis es que el racismo y la xenofobia exacerbados son un síntoma de la disminución del Coeficiente Intelectual causada por la enfermedad).
            Otras medidas de contención más específicas también fracasaron. El establecer vagones del subterráneo, áreas de los autobuses o vehículos exclusivos para mujeres, niños, adultos mayores y discapacitados físicos, si bien logró contener a los infectados varones en alguna medida, sólo logró aumentar exponencialmente la violencia de las mujeres infectadas que hacían uso de estos y la degradación intelectual de los varones que lograban colarse o incluso en los vehículos y áreas no restringidas...

Cuando todas las medidas de contención habían fracasado y el futuro de la humanidad se daba por perdido, la solución (que no la cura) provino de un país de Latinoamérica.
            A iniciativa de la recién electa gobernante de una ciudad, se establecieron brigadas de fotógrafos que viajaban, debidamente identificados, en todos los trasportes públicos. Cuando alguien manifestaba los síntomas de la infección, estos procedían inmediatamente a fotografiarle de manera que su cara fuera claramente identificable. Todos los autobuses y vagones del subterráneo contaban con monitores que, inmediatamente, mostraban los rostros de los infectados al resto de los pasajeros.
            En un principio, la medida pareció aumentar el grado de violencia en la respuesta de los infectados, pero ya que estos no eran directamente interpelados (para evitar un posible contagio por contacto físico), sino mostrados en monitores debidamente protegidos contra ataques, sus arranques duraban poco, hasta que abandonaban el trasporte, muy probablemente, mucho antes de su destino.
            Los incidentes bajaron rápidamente en la ciudad, lo que provocó que medidas similares fueran adoptadas a lo largo de todo el orbe; al grado en que, actualmente, sólo se presentan incidentes aislados de vez en cuando.
            Algunos medios triunfalistas pretendieron declarar el fin de la pandemia, sin embrago; la Organización Mundial de la Salud estableció que, si bien la exhibición pública parecía controlar los síntomas externos de la enfermedad, no la curaba; pues experimentos controlados en ambientes libres de cámaras y monitores, demostraban que los infectados volvían fácilmente a su comportamiento anterior, por lo que conviene no relajar la vigilancia.

Aún en la actualidad, existen algunos grupos presuntamente de izquierda, que aseguran que la enfermedad nunca fue tal, sino in invento de los gobiernos para establecer un sistema de vigilancia fascista que impide a los ciudadanos sanos de cualquier género y edad, su derecho a usar los asientos de los trasportes colectivos, aún en presencia de mujeres embarazadas, cargando un infante o bolsas voluminosas, adultos mayores o personas con discapacidades físicas.
            Otros grupos, más asociados a la derecha, afirman que todo esto fue una maniobra de los lobbys “feminazis, terroristas de izquierda”, que pretenden coartar la libertad de los varones, sumergiendo a la sociedad en un régimen stalinista, muy similar al de la extinta Unión Soviética.
            El criterio médico aceptado, establece que ambas posiciones son producidas, evidentemente, por la disminución de la inteligencia propia de quienes padecen la enfermedad.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,