jueves, mayo 26, 2016

Anuncio (no demasiado) Importante

Pues yo hoy quería hablar un poco sobre esto:
Pero, como suele suceder últimamente, los asuntos síndico-laborales me tienen con más bien poco tiempo... Así que tómese esta publicación como sustituta de la ya clásica imagen de "fallas técnicas"... Y nos vemos la próxima semana, espero, con lo que quería escribir hoy.

Etiquetas: ,

miércoles, mayo 18, 2016

MANOS

Cartel para el festejo del Día de las Madres del sección Técnicos y Profesionistas del INAH-Ciudad de México del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura.

A veces pienso en sus manos, madre; pequeñas, inseguras en los últimos tiempos. De movimientos lentos.
            Sus manos, madre, las que entrelazaba entre sí cuando hablaba.
            Sus manos, madre; fuertes. Que empuñaron pancartas y molotovs. Que escribieron con brochas, lápices y a máquinas mecánicas.
            Sus manos, madre; las que tomaban las nuestras cuando caminábamos por la calle. Las que nos jalaron y empujaron hacia la seguridad cuando los bastardos de siempre cargaron contra nosotros, con sus toletes, con sus caballos y gases.
            Sus manos, madre; las que construían el día... Las que cambiaban el mundo.

Y será por eso, madre, que aquí seguimos; por sus manos.
            Pensamos en sus manos, madre y seguimos; construyendo los días... Intentando cambiar el mundo.

Mario Stalin Rodríguez
In Memorian
María Teresa Cuéllar Salinas
1950-2011

Etiquetas:

miércoles, mayo 11, 2016

POSESIÓN

Quizá es que el demonio entró en ella, como suele suceder en estos casos, por los ojos. Tal vez vio algo extraño en su camino diario; algo que no estaba ahí los otros días... En todo caso, aquella noche, en su casa, todo cambió.
            Sólo fue una palabra, dicha en el más inesperado de los momentos. Él, como todas las noches, le hablaba de su día y sus negocios, de las personas que había encontrado y los tratos que había cerrado. Como todas las noches, él iba pidiendo una a una sus necesidades y esperaba que fueran atendidas.
            Esa noche, ella lo miro y sólo dijo una palabra: No.

Una palabra marcó el inicio... Y las palabras lo continuaron.
            Al otro día ella salió, como casi todos los días, a encontrarse con las otras mujeres; las mismas que cada día y cada noche atendían a sus maridos, padres, hermanos y varones de la familia y conocidos en sus casas. Las mismas que sólo hablaban cuando se les hablaba, las que recibían con una sonrisa cada requerimiento que debían cumplir... A todas ellas les habló.
            Y las palabras fueron pasando de mujer en mujer; susurradas en los rincones apartados donde ellas se reunían.
            Hablaban de cosas nuevas; poder de decisión, libertad, derechos sobre sus vidas y cuerpos... Con las palabras viajaba el demonio y cada noche en más casas, la palabra era repetida cada vez por más mujeres: No.

Y las apalabras encontraron cobijo también en los lugares más inesperados.
            Algunos varones escucharon y comprendieron... Y el demonio también habitó en ellos...

Pronto los varones libres del demonio empezaron a preocuparse.
            Se reunieron en los salones del poder y los negocios, en las casas de la justicia y las decisiones; en el palacio de gobierno. Empezaron a preguntarse y a investigar… Y llegaron a ella; a la primer mujer que dijo no.
            Y aquella mañana, cuando ella salía, como todos los días, a reunirse con las otras mujeres; la apresaron... La llevaron al palacio de gobierno, la torturaron, la juzgaron y la encontraron culpable de estar poseída por el demonio. Al día siguiente, sentenciaron, sería ejecutada.

Y aquella noche, poco a poco, en silencio, las mujeres empezaron a salir de sus casas... Incluso algunos varones las acompañaban.
            No hubo ningún plan; la decisión no se tomó en ninguna reunión secreta. Sólo empezaron a salir de sus casas, en el camino iban tomando palos, azadones, picos, palas y antorchas... Y se dirigieron al palacio de gobierno.

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

miércoles, mayo 04, 2016

IMÁGENES

Será que eres la imagen que el espejo me regresa.
            No, no me malinterpretes; no eres un reflejo... Porque los reflejos son sólo juegos de luces y sombras; ilusiones... No, no eres un reflejo. Pero sí parte de la imagen que el espejo me regresa.
            Y es que, sabes, el espejo me refleja... Y parte de lo que soy, obviamente, eres tú.

No somos imágenes, eso lo sabes, pero también somos imágenes.
            Hay quien va por el mundo proyectando la imagen de quien no es; vistiendo máscaras, juegos de luces y sombras... Será que el problema con los disfraces es que, al final día, debes quitártelos.
            Así que hay quien sólo se viste a sí mismo y camina así el mundo... Y quien se viste de sí mismo, viste también de las personas de quien se construye.
            Y será que, en parte (en buena parte), me construyo de ti.

Será por eso que eres también parte de la imagen que el espejo me regresa... Porque parte de mi, la mejor parte de mi, se construye de ti.

Mario Stalin Rodríguez
A Jessica, así, sin pretexto alguno y en una fecha cualquiera

porque en día sí y día también, me construyo de ti.

Etiquetas: ,

miércoles, abril 27, 2016

La Monja Sangrienta 01

Como ya he mencionado antes, llevo ya un buen tiempo publicando también en Subcultura la historia de Calabozos y Dragones. Pues bien, a raíz de mi actividad en esta comunidad he podido conocer a muchas personas, una de ellas, el genial Ioannes Ensis, quien ha confiado en mi para ilustrar su historia "La Monja Sangrienta", cuyas primeras páginas ya han aparecido por allá y ahora muestro aquí en mejor definición...
Eso sí, al contrario de lo que sucede con "La Otra Vesrión - Calabozos y Dragones", cuyos capítulos se muestran primero aquí, en este caso las páginas se subirán primero a Subcultura y, cuando haya una buena cantidad y coincida con el cierre de alguna escena, se publicarán en estos bites... En compensación, aquí van en mejor definición y se acompañarán, en la medida de lo posible, de portadillas exclusivas...
Dicho lo cual, sólo queda por agregar; continuará...

Etiquetas: , ,

jueves, abril 21, 2016

LABORES DE PARTO y05

Ante lo analizado, la opción más viable que podrían tomar los trabajadores de la Secretaría de Cultura era el crear un sindicato unificado que les representara a todos, independientemente de sus diferencias, pero atendiendo a éstas.
            Queda escrito; las diferencias en materia de relaciones laborales, derechos adquiridos y organización sindical no son pocas. De ahí que la unidad necesaria debía construirse más allá del mero discurso, inventado prácticas y figuras que garantizaran, por un lado, la convergencia de todos los actores en torno a objetivos comunes y, por el otro, la independencia de cada organización sindical sin la injerencia de los otros referentes.

No fue un trabajo sencillo y, obviamente, no es una tarea terminada.
            Desde Diciembre de 2015 diversos actores, principalmente las representaciones sindicales de los trabajadores ATM del INAH e IMBA, además de las de Radio Educación, CENART y la administración central de lo que fuera Conaculta. También había trabajadores independientes del Sistema Nacional de Bibliotecas, de los académicos e investigadores del IMBA, del Instituto Nacional de Derechos de Autor y Culturas Populares.
            No, no fue una tarea sencilla. Hubo no pocos desencuentros en no pocos aspectos; representatividad a nivel nacional, figuras de dirección, manejo de cuotas sindicales y un largo etcétera.
            Finalmente, se pretendía crear una organización sindical que se alejara lo más posible de las prácticas oscuras que había caracterizado al sindicato de educación, del cual prácticamente todas las representaciones gremiales habían sido parte. Manejo trasparente de las cuotas sindicales que, recuérdese, sólo las representaciones del INAH manejaban de manera independiente. Elección democrática de la directiva, lejos de las imposiciones que el SNTE acostumbraba y representación de cada uno de los grupos de trabajadores, por pequeños que fueran.
            La solución encontrada, obviamente insuficiente, obviamente perfectible, fue generar una directiva nacional colegiada. Es decir; no dotar a una única figura (por bienintencionada que fuera) de la representatividad de todo el sindicato, sino formar un grupo plural que se viera obligado a debatir y llegar a acuerdos sobre cualquiera de los asuntos.
            También se debía garantizar la independencia de los trabajadores de cada institución de la nueva secretaría, para negociar con sus autoridades inmediatas y solucionar sus problemáticas particulares.
            Además, los recursos económicos serían manejados por cada representación de las instituciones particulares, sometiendo el uso de los mismos a múltiples fiscalizaciones, tanto de sus trabajadores como de los órganos nacionales del sindicato.
            Es decir; garantizar la continuidad de lo mejor de las prácticas sindicales que habían caracterizado a cada una de las representaciones que llegaban a la nueva organización, dotándolas de espacios de coordinación y respaldo.

Obviamente, queda escrito, no es ésta la solución última, ni mucho menos.
            Incluso dentro del gran esfuerzo unificador que la construcción del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura significó; varios colectivos, cada uno por sus particulares razones, quedaron fuera de la naciente organización.
            Otro reto era, entonces, garantizar la posible inclusión de estos grupos si, en el futuro, decidían unirse a la causa común… Finalmente, la constitución del SNDTSC no es la culminación de un proceso; simplemente un primer paso en un largo camino, en el que nuevos actores pueden sumarse; garantizando que serán recibidos como iguales.

No, no es un proceso que haya terminado.
            Es sólo, queda dicho, el primer paso... Y hasta el viaje de mil kilómetros, se decía anteriormente, empieza con el primer paso.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , ,

jueves, abril 14, 2016

LABORES DE PARTO 04

Como queda escrito en las anteriores entregas, los trabajadores absorbidos por la Secretaría de Cultura se enfrentaban al reto de crear una representación sindical que los agrupara a todos reconociendo sus diferencias y las de las instituciones y dependencias a las que pertenecían.
            Una labor difícil y, por ello, los acercamientos a la solución partieron (y parten aún) desde múltiples ópticas...

Desde el principio, incluso desde el anuncio de la creación de la secretaría (Septiembre de 2015) y durante el movimiento en oposición a ésta, hubo voces que pugnaban por la creación de una opción sindical única para la, en ese entonces, aún no concretada dependencia.
            Sin embargo, desde ese primer momento y durante el largo proceso que siguió hasta que la Secretaría de Cultura fue creada formalmente (Diciembre de 2015), estas voces no iban más allá de la mera intención declarativa; sindicato único, sí, pero sin especificar el cómo conciliar en una única organización la multitud de situaciones, relaciones laborales y contextos de los que ya se ha hablado anteriormente.
            Por su parte, otros grupos veían en esta diversidad un peligro; pues pugnar por una organización única, decían, podía poner en riesgo las relaciones laborales y derechos adquiridos de los trabajadores de cada institución.
            Por ello, desde estos grupos, se pugnaba no por un sindicato único, sino por generar diversos sindicatos para cada una de las instituciones absorbidas por la naciente dependencia, sindicatos que bien podrían trabajar coordinadamente, pero que se encargarían de negociar cada uno por su parte sus particulares relaciones laborales, con las autoridades inmediatas de cada dependencia y con las centrales de la Secretaría de Cultura.
            De hecho, es sobre esta opción que muchas de las representaciones sindicales anteriormente establecidas empezaron a trabajar en un principio...

Sin embargo, los problemas inherentes a esta opción pronto fueron más que evidentes.
            Bajo este esquema, cada pequeño sindicato habría podido negociar con las autoridades inmediatas de sus particulares instituciones, pero se enfrentaría en condiciones de debilidad antes las autoridades centrales de la naciente secretaría.
            Tanto más, en un escenario previsibles, podría surgir una agrupación de representación minoritaria, pero con trabajadores de más de una institución, que ostentara el nombre de “Sindicato de la Secretaría de Cultura” que, siendo la única agrupación gremial de su tipo, automáticamente podría negociar directamente con las autoridades centrales de la dependencia.
            Ante este peligro, pues nada garantizaba que esta potencial agrupación siguiera los preceptos democráticos que tan duramente habían conquistado buena parte de las representaciones sindicales anteriormente existentes. Tanto más, era muy probable que, de surgir, fuera más bien cercana a lo más oscuro del sindicalismo oficial.
            Una opción habría sido crear sindicatos que representaran a semejantes; uno para los institutos desconcentrados homologados (INAH e INBA) y otro para todos los trabajadores que anteriormente se regían por las Condiciones Generales de Trabajo de la SEP.
            Sobra decirlo, esta opción adolecía de los mismos problemas que la anterior... No, crear sindicatos en plural no era alternativa.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , , ,