jueves, enero 18, 2018

Requiem 05 (Lo ¿mejor? de Subcultura)

Este es el segundo post de dos publicados hoy, el otro puede ser leído acá...

Nobleza obliga a reconocer, antes de dar paso a los textos que escribí en 2014 sobre el primer experimento de unos "Premios Subcultura" surgido por "votación popular" de los usuarios de la comunidad, que estos pueden aplicarse sólo a ese primer experimento y que mucho de lo que señalé en ellos fue atendido y entendido tanto por Gurrupurru como por quienes se sumaron a posteriores ediciones de los mismos.
Sigo considerando que el esfuerzo es loable y es menester reconocer que, en todo momento, su actitud fue abierta y sensible a los comentarios, por lo que las posteriores ediciones fueron cada vez más transparentes (aunque no exentas de problemas propios de cualquier experimento que se realice en una comunidad con las características de Subcultura)...

LO ¿MEJOR? DE SUBCULTURA
y otras autocomplacencias

01
Esto va, muy obviamente, sobre el experimento que hizo gurrupu hacia finales del 2013. Experimento loable, pero limitado y, lamentablemente, sobredimensionado casi hasta el absurdo, si bien probablemente, no de manera completamente intencional.
            En su momento, dejé en el hilo correspondiente una versión bastante reducida de mi opinión sobre el ejercicio; básicamente, ilustrativo, limitado (MUY limitado) y, en lo absoluto, representativo ni mucho menos, orientativo.
            Considero menester ampliar mis argumentos sobre el particular, no como mero ejercicio de crítica, sino como parte de los textos sobre la comunidad, porque, sobre todo, el ejercicio me parece sintomático de subcultura.

Lo primero que salta es lo innecesario del ejercicio; si algún usurario potencial quisiera conocer lo “mejor” de subcultura, tendría a su disposición, permanentemente en portada, el ránking. Un algoritmo matemático que promedia tanto los “me gusta” y HYPES (exclusivos de los usuarios registrados), como los comentarios y las visitas de un cómic determinado (que contabilizan independientemente de si son o no de usuarios registrados). Es decir; no una muestra, sino el resultado del total de usuarios y visitas. Como herramienta orientativa (esto le gusta a más gente que esto otro), me parece insuperable.
            Esta limitante (muestra por sobre totalidad), crece al revisar los resultados finales. Salta a la vista lo limitado de la muestra real, porque, vamos, ¿un universo de 64 opiniones en una comunidad que recibe, según palabras de Patroklo, entre 11 y 13,000 visitas diarias?
            Si consideramos que las “votaciones” estuvieron abiertas del 7 al 14 de Diciembre del 2013 (sólo ocho de los 15 días originalmente planteados), tenemos un promedio de menos de 10 participaciones por día, es decir; menos de 0.001% del público potencial del ejercicio (presumiblemente, lectores y usuarios de subcultura)... Ya me dirán qué les dicen si intentan pasar un 0.001% como representativo en cualquier muestra seria.
            Interesa, entonces, saber quiénes son estos usuarios para saber qué tan ilustrativos y de qué son ilustrativos los resultados. Es cierto que la participación, hasta donde sé, era anónima, sin embargo, conocer las identidades de algunos de ellos resulta un ejercicio no demasiado complicado; basta con hacer una lista de la gente que en el hilo, el twitter o los post que gurrupu dedicó al asunto (uno, dos y tres) y en sus propios blogs, snaps o tiras, afirmaron que participarían.
            Ahora compárese la lista obtenida con, por ejemplo, los cómics mencionados en la categoría de “Mejor Cómic en General”... Los puntos de contacto son numerosos. Y lo mismo sucede para otras categorías como “Mejor Dibujo” o “Mejor Personaje”.
            Así vistos, los resultados podrían hablar de un grupo de conocidos que están muy contentos de conocerse y reconocerse entre sí, y nada dirían a quien sea externo a este grupo... “Podrían” y “dirían”, queda escrito, porque el condicional es importante, lo harían si conociéramos los resultados, pero NO es así.

Y de eso, justamente, hablaremos...

02
Vistos sus resultados, el experimento de “lo mejor de subcultura en 2013, según los lectores” resulta ilustrativo, pero limitado... Incluso, aquello que ilustra no es necesariamente lo que pretendía ilustrar.
            Ello tiene que ver mucho con lo reducido del grupo de participantes y, sobre todo, con el sesgo notorio de quiénes fueron los participantes y qué obras votaron. Como queda escrito, un simple cruce entre quienes confesaron votar y las obras enlistadas en categorías como “Mejor Cómic en General” o “Mejor Dibujante” y “Mejor Personaje”, habla mucho más de un grupo que se lee y recomienda entre sí que de un esfuerzo para destacar aquello que, por diversas razones, no tiene la notoriedad de, por ejemplo, los títulos que encabezan el ránking.
            Se ha pretendido explicar esta limitación en función de que quienes participaron serían quienes mayor actividad tienen dentro de la comunidad. Explicación que no parece sustentarse, toda vez que en el propio hilo y en el post depresentación de los resultados, algunos de quienes tienen una participación constante en los foros han confesado que no participaron.
            Vamos, el propio hilo debería darnos alguna pista sobre el nivel de participación de la “comunidad activa en los foros”, dado que sólo alcanza 09 páginas de comentarios y, de éstas, las últimas cuatro son posteriores al cierre de las votaciones. Si hacemos un comparativo con hilos que estuvieron activos en el mismo lapso, como el de Stephen King con sus 18 páginas o el de lasadaptaciones que llegó a las 10 páginas. El de Alan Moore tuvo más de 20, pero como inició algunos días antes y continuó bastante después…
            Aceptando que son hilos de temáticas y naturalezas distintas, el nivel de participación en ellos habla de quiénes son la comunidad “participativa” en los foros de subcultura y la naturaleza de su participación.
            Otro cruce posible es entre quienes participaron en el ejercicio y quienes, sin tener una participación constante ni significativa en los foros, contribuyen activamente a eventos como los ArtJam mensuales, el Big Culo Day , el Mes de las Tetas y Movember, en éste los puntos de divergencias también son numerosos.
            Reconociendo que el listado obtenido por quienes en sus blogs, snaps o tiras, además de en el hilo o los posts de Gurru dijeron que participarían es incompleto (el total no llega, obviamente, a las 64 participaciones) y no exento de errores (por ejemplo, que alguien haya dicho que participaría, pero no lo haya hecho por cualquier razón), es una muestra posible de quienes participaron en el ejercicio y nos habla mucho de los resultados obtenidos.

Aceptando sin conceder la clasificación que se hacía en los comentarios de la parte anterior anterior:
Están los lectores que nada tienen que ver en la comunidad, solo se pasan a leer. Está la Sub-subcultura, que son los que no se sabe quienes son y le dan likes a Megu*, y luego hay un reducido número de usuarios que participan activamente en la comunidad y son visibles. Creo que la encuesta se limitó únicamente a este grupo.

            En el que, de entrada, se reconoce que la encuesta no es representativa, entonces, de los gustos de los “lectores”, sino de un grupo reducido de usuarios y que deja fuera a segmentos muy importantes de la comunidad:
No está visible la "Sub-Subcultura", esa Subcultura de autores más inspirados por mangas genéricos que tienen su público, pero que no participan activamente en el foro, por ejemplo. Ahí ya hay una parte no representada. Una parte que a los que participaron en la encuesta no interesa o desconocen**.

            Y no, como queda apuntado, este reducido grupo no es necesariamente el de quienes “participan activamente en la comunidad y son visibles”, sino otro, con sus puntos de contacto (numerosos, si se quiere), pero cuya naturaleza es bastante distinta.
            Delimitar esta naturaleza es importante para entender los resultados obtenidos y, sobre todo, para entender qué de subcultura reflejan… Y de estos se hablará (ahora sí; verdad de la buena, lo juro por el niñito ROB!!!)…

03
Después de haber delimitado, someramente y, después, a mayor profundidad, quiénes participaron en el ejercicio aquel de “la opinión de algunos usuarios de subcultura sobre algunas obras (las suyas) de subcultura”, toca el tiempo de hablar sobre los resultados del ejercicio.
            No se trata de opinar sobre las obras mencionadas en los “primeros lugares”, en función de si estoy o no de acuerdo con los criterios por los que fueron mencionadas. En parte porque ello sería entrar en los terrenos de mis gustos personales en contraposición de los de quienes participaron en el ejercicio y, por otra parte, porque o no las conozco y, las que sí conozco, ya tenía una opinión formada sobre ellas que, debo reconocerlo, no ha sido modificada por su inclusión en esta limitada lista.
            Es decir; no se espere frases del tipo “no estoy de acuerdo con la inclusión de Hutopo en la categoría de mejor lector, porque sus comentarios siempre me han parecido petulantes y sus críticas poco constructivas” o, simplemente “porque nunca estoy de acuerdo con nada de lo que dice”...
            No, porque mucho más que las obras enlistadas y si me gustan o no, para el propósito de estas líneas, interesa mucho más el cómo se llegó a los resultados y el cómo son presentados, que los resultados en sí...

Al analizar los resultados y el cómo fue planteado el ejercicio, llama la atención que se haya decidido eliminar determinadas categorías de la votación final. Hablo, por supuesto, a partir de un comparativo entre el documento preliminar y el de la presentación de los resultados, pues el formato de votación propiamente, no está ya disponible para su consulta.
            Así, debo partir del supuesto de que las categorías enlistadas en el documento final, son las únicas en las que se podía votar y que ninguna quedó fuera por razones como que no alcanzara un mínimo de participaciones o similares. Supongo tal porque ni en el hilo, ni en el post de presentación ni mucho menos en el documento se refiere que haya ocurrido un caso así.
            Así, sorprende que se hayan colocado las categorías de “Mejor dibujo” y “Mejor color”, pero no las de “Mejor escritor”, “Mejor guión” o “Mejor narrativa”. Me explico, es un poco como si en los Oscares se decidiera premiar “Mejor fotografía” y “Mejores efectos”, pero no “Mejor guión (original o adaptación)” ni “Mejor montaje (edición)”.
            Se podría argumentar que éstas se cubren en las categorías de “Mejor capítulo o historia autoconclusiva”***, “Mejor cómic en general” y hasta “Mejor  cómic nuevo” o “Mejor autor”, pero si se acepta este argumento como válido para las categorías omitidas, también lo es para las de dibujante y color, que sí se incluyeron.
            Independientemente de que Subcultura sea la única comunidad de creadores que conozco en la que “mucho texto, me da flojera; no leo” es considerado un argumento válido, es menester entender que el cómic es un medio complejo que incluye tanto su apartado gráfico como su apartado literario, un medio en el que ambos se combinan para narrar una historia. Un buen dibujo puede ayudar a una historia pésima (Bendis recurre mucho a este truco... Aunque hay otras, como casi todo el Totalmente Nuevo y Totalmente Diferente Universo DC, que ni así se salvan), como una buena historia puede hacer que nos olvidemos de que el dibujante no es precisamente bueno (muchos capítulos de “Irredeemable”, por poner un ejemplo).
            Incluso en el apartado meramente gráfico (aunque el guión también tiene mucho qué ver aquí), puede ser que un dibujante sea excepcionalmente bueno y vistoso, pero incapaz de narrar una historia coherentemente entre una viñeta y otra (por mencionar a alguien, digamos Jae Lee), como puede ser que su estilo de dibujo tire más a lo feo, pero sea capaz de, mediante sus técnicas narrativas, dotar de coherencia incluso a los guiones más confusos (lo que Frank Quitely hizo con los “New X-men” y el “All Star Superman” de Morrison, por ejemplo).
            Pero no; “Mejor dibujante” y “Mejor color” y vamos sobrados, ya está; más nada... Empezamos bien.

También llama la atención la variación de nominados.
            No, no nos referimos a su variedad, esta es más bien limitada y a lo largo de todas las categorías, con algunas excepciones, más o menos las mismas obras ocupan más o menos los mismos lugares, y prácticamente sólo en los listados de “otros nominados” se encuentran obras distintas a las de los participantes.
            Se habla de variación porque el número de nominados en cada categoría varía entre los 32 mencionados en “Mejor autor” a los 61 de “Mejor dibujante”... Y aquí es donde el asunto de la semántica cobra importancia.
            Hace sentido que al buscar un “mejor” algo se busque UNA obra y sólo una. Supondría, entonces, que a la hora de nominar, los participantes habrían elegido una y sólo una obra. En este escenario, la variación entre el número de nominados podría explicarse porque en el mejor de los casos una única obra habría obtenido 64 nominaciones y, en el peor, habría 64 obras distintas con una única nominación.
            Sin embargo, como explicaba en el hilo, no se trata sólo del número de obras nominadas, sino de cuáles aparecen en el texto y cuáles en el apartado de “otros nominados”, porque 64 “votos” por categoría no bastarían para satisfacer ningún criterio que explicara esta distinción.
            Pero no, como se adivina en algunos comentarios en el propio hilo, lo que sucede es que los participantes podían nominar a más de una obra por categoría, sin establecer, de hecho, ninguna restricción sobre cuántas****. Se trata, entonces, no de encontrar el “mejor” algo, sino los “mejores” algo... Pudiendo cada participante, explicar o no por qué considera sus enlistados son buenos, así; como le salga de su ronco pecho, sin prefigurar los criterios a seguir.
            Y lo de los criterios es bastante importante, no porque acuse a los participantes de no seguir ninguno a la hora de nominar, sino porque cada uno parece haber seguido los propios, lo que lleva al absurdo de que, por poner un ejemplo, en la categoría de “Mejor color” se nominara a un cómic en blanco y negro*****.

Obsérvese que hasta el momento sólo hemos hablado de qué preguntas se hicieron y cómo se contestaron, sin tocar más que tangencialmente el asunto de cómo son presentados los resultados... Y es que, como se señaló desde un principio, en realidad no es posible conocer estos resultados.
            No se me malinterprete, creo que se hizo un gran trabajo condensando respuestas tan disimiles como las que permitía la dinámica establecida y, lo reconozco, el documento de presentación, con su redacción fluida y la selección de imágenes ilustrativas, es agradable de leer. El asunto es que, en realidad, no presenta ningún resultado.
            El único dato que se proporciona es que hubo 64 participaciones******, pero aunque en algunas categorías se establece que los primeros nombrados lo son porque obtuvieron el “primer lugar”, en ninguna se explica cuántos votos sobre qué total, fueron necesarios para alcanzar ese “primer lugar”.
            Por no explicar, tampoco se explica cuántas menciones eran necesarias para alcanzar un lugar en el cuerpo del texto... Y eso, presuponiendo que una única mención bastaba para aparecer en el listado de “otros nominados”. Por no hablar de la excepción de la categoría de “Mejor dibujo”, en la que se agrega un tercer listado intermedio de “Más webcómics cuyo dibujo ha llamado la atención”, así, sin explicación alguna.
            Par el caso, habría sido mucho más transparente (y sencillo) presentar una simple hoja de excel en la que se mostraran los nominados a cada categoría en una columna y el número de menciones que obtuvo cada uno en otra... Pero no, por razones sobre las que sólo podría especular, se prefirió un texto en el que se combinan opiniones personales del redactor (y así lo reconoce) con entrecomillados que, presumo, extrae de las participaciones anónimas (porque el anonimato da una increíble validez a la opinión de alguien -que no se sabe quién sea- sobre obras determinadas, ¿no?).

Y es que de opiniones se trata todo... Al contrario de lo que sugiere el documento de presentación, el ejercicio no sirve para retratar ampliamente (vamos, ni siquiera escuetamente) la vida de la comunidad de Subcultura en el 2013, ni mucho menos como “guía para los nuevos lectores”, salvo que éstos estén interesados en conocer la opinión de un bastante reducido número de usuarios sobre un bastante reducido número de obras (las suyas).
            Y, sin embargo, el ejercicio sí sirve para extraer observaciones sobre dinámicas de la comunidad. Dinámicas tan sanas como la endogamia, el sectarismo, la formación de grupúsculos de interés y la omisión intencionada de opiniones contrarias y gustos distintos a aquellos de los del reducido grupo al que los participantes pertenecen... Vamos, incluso el condicionamiento de un “apoyo” a cambio de “gustar” de ciertas cosas.
            Ojo, estas dinámicas no son exclusivas de este grupo ni se sugiere, en ningún momento, que el ejercicio analizado las haya producido o fomentado, pero sí que las refleja.
            No creo ni por un momento que ni el planteamiento original de la idea, ni la participación de quien haya participado, obedecieran conscientemente a estas motivaciones y si las refleja, es porque el ejercicio se realizó en la comunidad en la que se realizó.
            Sugiero, eso sí, que la interpretación del resultado de ejercicios como éste y, sobre todo, su implementación, deben tomar en cuenta las características propias de esta comunidad y evitar, en la medida de lo posible (que no fue el caso), que éstas influyan tan notoriamente en su desarrollo y resultados.
            Reconozco que como conclusión a tan largo análisis, resulta escueta... pero, bueno, eso es porque prefiero que cada quien extraiga las lecciones que prefiera de todo esto (así sea que esa lección sea no volverme a leer por salud mental).

Mario Stalin Rodríguez

*No quiero ser yo quien estropee un bello prejuicio con la realidad, pero haciendo un simple cruce fans se descubrirá que parte importante de esos que “le dan likes a Megu” son, también, quienes tenían a “El Artista y La Musa” y “La Niña del Caos” dentro del top-five del ránking.
**Y mal hacen, porque así descritos, suena que esa parte es lo suficientemente importante como para tener a Ugnis en el 2° puesto del ránking.
***En éste se anexa una pequeña nota: “Valorar un guión en general es complicado, así que hemos valorado la narrativa de capítulos concretos y de historias autoconclusivas”... ¿De verdad? Porque con la variedad de estilos que se abordan, cualquiera diría que valorar un “Mejor dibujante” también tendría sus bemoles y bien que existe la categoría.
Además de que, como se señala más adelante en el texto, la “narrativa” de un cómic es algo que tiene que ver tanto con el guión como con el dibujo.
****Bueno, vale: “Intenta que no sean más de diez o así”.
*****Ojo, esto podría deberse a que, amparado en el anonimato de la participación, alguien haya queridotrolear los resultados nominando absurdos en todas las categorías. No presupongo que esto haya pasado, pero al no haber criterios prefijados ni restricciones de participación, esto habría sido bastante fácil.
******Ojo, desconozco si hubo alguna medida en contra de ello, pero 64 participaciones no implican necesariamente 64 participantes... Y será que soy una pésima persona, pero se me ocurre que por la dinámica de participación establecida, resultaba bastante fácil que una persona pudiera participar más de una vez.

Etiquetas: , , ,

miércoles, enero 17, 2018

Requiem 04 (Por alusión)

Este es el primer de dos post del día de hoy, el otro puede ser leído acá...

Antes de hablar un poco del ránking de Subcultura, sobre cómo (creo que) funciona y para qué funciona. Asunto que me interesaba porque, bueno, hablar mal del ránking era una costumbre bastante extendida en la comunidad y me apetecía ir un poco a contracorriente de la manera más honesta posible (texto que ya puede ser leído en estos bites), me vi obligado a aclarar algunas cosas.

POR ALUSIÓN
o de las cosas sobre las que hablo

Estoy bastante seguro que todos los miembros de Subcultura tienen vidas ajenas a la comunidad y, supongo, que quienes tienen cuentas en twitter las usarán para hablar de muchísimas cosas que poco (o nada) tienen que ver con lo que se hace aquí y la gente que por estos bites ronda... Al menos es lo que yo hago y sé que hacen las personas de esta comunidad a las que sigo en twitter (salvo, obviamente, cuentas como la oficial de subcultura o la del OEPSW, se sobreentiende).
            De ahí que la madrugada de este 05 de febrero (de 2014), al checar mi pestaña de “menciones”, me sorprendiera un poco al encontrar esto.
            Mis respuestas a ello se pueden leer en la propia imagen y se resumen en la última; no hablaba de nada relacionado a esta comunidad... Y según yo, con ello daba por zanjado el asunto... Pero después, repasando un poco el incidente, me surgió la duda de ¿por qué consideraría Gurrupurru que el tweet enlazado hablaba de su “Museo”?
            Siendo sincero; la respuesta se me escapa. No creo que sea una cosa contextual, porque con un simple repaso a mi TL, se verá que los dos twetts más recientes a los que se refiere (el enlazado y este otro) no es que estuvieran rodeados precisamente de publicaciones relacionadas no ya a la obra específica, sino ni si quiera a nada relacionado a la comunidad de Subcultura.
(omito las respuestas a Gurru, que ya se pueden leer en la imagen anterior, entre el RT de @Patriciomonero y mi intento frustrado de despedida).
            Conforme se baje o suba en mi historial de publicaciones a partir de los twetts que dieron origen a todo esto, se verá que, de hecho, tiendo mucho más a hablar de cosas muy ajenas a subcultura (salvo por los relacionados a los picadlos y ahí la cosa se centró en el OEPSW) y mucho más cercanas a la cosa esa que sucede fuera de lo bites, ya saben; la realidad.
            Pero, si mi historial en twitter no permite relacionar ambas publicaciones con el “Museo”; ¿por qué asumió Gurru o cualquiera, en algún momento, que de ello hablaban? ¿Será, entonces, por mi actividad en la propia Subcultura?
            El asunto es que del “Museo” no he hablado y no lo he hecho porque, bueno, básicamente porque no conozco la historia, no conozco el librito y, como explicaba la única vez que he tocado el tema (en una SNAP de frikitty), por razones que nada tienen que ver con la obra en sí ni con sus autores, no me interesaba (ni me interesaba al escribir estas líneas ni aún hoy) conocerla.
            Tanto más, mi interacción con Gurru desde hace algún tiempo se limitó a una serie de mensajes privados que me envió por la publicación de la primera parte del análisis a lo de “lo mejor de Subcultura según los lectores” (en estos mismos bites) y a twetts en los que le aplaudía (a él y a Frikitty) su decisión de sacar sus títulos del ránking de portada, etiquetándolas como “traducción” (el 22 de Enero de 2014). Por lo demás, ni he comentado sus publicaciones ni respondido a sus comentarios en las publicaciones de las personas a quienes ambos seguimos... Vamos (salvo el caso arriba apuntado), ni siquiera he comentado nada en ninguna publicación relacionada al “Museo” de las personas a quienes sigo.
            Lo que me regresa a la pregunta; ¿por qué asumió Gurru que publicaciones de alguien que por lo común no habla de él ni de su obra, hablaban de él y de su obra? Suponer que interpretó que hablaba de su “Museo” porque no he hablado de su “Museo”, es una maroma lógica que no logro reproducir y, salvo que hablemos de casos clínicos (que NO es el caso), no creo que sea posible.
            De verdad, la respuesta se me escapa... Pero supongo que no tiene tanto que ver con Gurru como sí con la imagen que he proyectado en la comunidad y, tal vez, las reacciones que algunas publicaciones mías causaban en ésta, arrojen cierta luz en la cuestión.

Mario Stalin Rodríguez

Tiempo después (en Noviembre de 2014) de la publicación original de este texto (Febrero del mismo año), en los foros de Subcultura, en un tema sobre parodias y su pertinencia, descubrí sin mucha sorpresa que, al parecer, existía un cierto grupo de miembros de la comunidad muy aficionados a leerme y comentar, entre ellos, qué tan en desacuerdo estaban con lo que yo decía.
            En aquella ocasión, comenté...

(5-11-2014)
A ver si entendí, decir que
Podrías, incluso, hacer una tira con chistes pueriles (de chichi, caca, pedo, pis), pero protagonizada por figuras oscuras de la literatura o la pintura ("Las Desventuras de Picasso y Pollok", por ejemplo) para que tus lectores se sintieran "intelectuales" y sin culpabilidad por seguir una tira de chistes de chichi, caca,pedo, pis (es un ejemplo hipotético) o algo con los dioses primigenios de Lovercraft ("La Tumba del Horror Innombrable" existe desde hace la pila)...

            Es meterme con
Fleibur sin meter a Fleibur aunque luego se entere Fleibur.

            Porque, claramente, dedico cada una de mis intervenciones en Subcultura y en twitter a hablar de una obra que NO he leído y que (para más INRI) por los escasos ejemplos que llegué a ver de ésta previa a su existencia en subcultura, NO me interesa leer... Y menos si su autopublicidad es del tipo
Es más o menos como el que se ha mencionado por ahí de Picasso y Pollock pero existiendo de verdad.

            Tanto más si consideramos que NO sigo ninguna obra del autor, ni al autor, en subcultura o en ninguna red social (ni, hasta donde sé, él lo hace con mi obra o mi participación en ninguna otra parte)...
            Pero, ya que están recordando publicaciones pasadas mías... A ver si voy a tener que hacer una segunda parte de “Por Alusión”
¿Por qué (se asume) que publicaciones de alguien que por lo común no habla de él ni de su obra, hablaban de él y de su obra?
(véase supra)

                Aunque, ojo, una vez, casi un mes antes de escribir esto, sí que toque la obra en cuestión. Al parecer, aquella vez (que SÍ hablaba de la obra), no se dio por aludido... O, al menos, no lo suficiente para montarse esto en twitter
Wow, Hutopo, Wow
(Omito las respuestas que, de una u otra manera, me “defendían”, por no venir a cuento. Pero para que luego hablemos de aludir a personas sin aludirlas directamente, no sea que se den por enterados... Aunque, justo es decirlo, no sería la primera vez que Rata hablara de mis comentarios sin aludirme directamente)

            Todo esto, entre personas a las que NO sigo ni me siguen (ya sea por decisión mía o de ellos), que parecen estar muy de acuerdo entre ellos en que leerme no vale la pena, pero que por alguna extraña razón, tienen muy presentes mis publicaciones... Lo suficiente, al menos, para, a la menor oportunidad, recordar textos míos de hace meses y que, en su momento, no pudieron (o no quisieron) refutar*...
            Venga, que si alguien quisiera hacer una parodia referencial sobre el mundillo de subcultura y la gente un poco demasiado sensible a la crítica (incluso cuando esa crítica no habla de ellos), aquí tendría argumento para el primer arco...


*Si alguien tiene la duda, los textos aludidos son (una crítica a Art88-46 que el propio Rata pidió por twitter cuando yo aún lo seguía y que alguna vez verá la luz en estos bites) y éste otro (sobre Natalia Poklonskaya, NO sobre Adolfo Suárez, a quien, además, sólo mencionó en el primer párrafo y lo hago, además, para decir que la participación de Dr-Fleibur en aquel tema fue una trolleada "en el mejor sentido de la palabra y de la forma más inteligente posible"... Vamos, que hasta le estaba tirando una flor).

Etiquetas: , ,

jueves, enero 11, 2018

1° de Octubre, 2017

Sí, sé que me salté olímpicamente la primer actualización del año; no tengo perdón, pero tengo una excelente excusa familiar... En todo caso, la próxima semana repondré la entrada faltante retomando la serie de textos que originalmente publiqué en la próximamente extinta Subcultura.
En vía de mientras... Esta pequeña historia sobre lo ocurrido en Catalunya el pasado 1° de Octubre, está escrita por un español avecindado en México con quien los caminos de la vida me han llevado a cruzarme y espero que ésta no sea la última vez que cooperamos.
Y ya está... Más, la próxima semana.

Etiquetas: , ,

jueves, diciembre 28, 2017

Requiem 03 (El Ránking)

Este es el post 02 de 02 publicados hoy, el otro puede leerse acá.
Si hay una práctica común a casi todos los usuarios de Subcultura, además de, por supuesto, el asunto de los webcómics, ésta parece ser quejarse del ránking.            Los argumentos van desde el “si quieres conocer lo mejor de Subcultura, olvídate del ránking” hasta el “está amañado para beneficiar a ciertos títulos” (los punteros, podemos suponer), pasando por el “su poca movilidad le resta toda eficacia”... Lo curiosos es que, a pesar de todo lo que se despotrica contra éste, otra práctica común es estar MUY pendientes del ránking y, sobre todo, de quiénes se colocan en el TopTen (la parte visible en portada), principalmente, parece ser, para decir por qué no merecerían estar ahí.
            Estas líneas no pretenden, por supuesto, ir en tal sentido, es decir; no pretendo esbozar ningún tipo de evaluación sobre por qué tal o cual título merecería o no estar en una posición privilegiada del ránking. No, de lo que se trata es de ir un poco en contra sentido y romper algunas lanzas en su favor.

EL RÁNKING
debería tocarme arriba más seguido.
Si bien es cierto que sólo los administradores (y creadores) de la página saben a ciencia cierta cómo funciona el ránking (o, al menos, yo no he podido encontrar ninguna parte en el que lo expliquen), también lo es que su comportamiento y aquello a lo que se le da relevancia en Subcultura, nos puede dar una pista al respecto.
            Es de suponer que el ránking funciona con un simple algoritmo matemático que promedia el número de “fans” que tiene un título, la cantidad de páginas subidas, el número de “me gustas” que recibe, las visitas (independientemente de si son o no de usuarios registrados) que recibe, los comentarios (al menos, dan medallas por número de comentarios) y, por supuesto, los HYPES.
            Es de suponerse que no todos los factores tienen la misma preponderancia y que, de hecho, los HYPEs ayudan mucho más que cualquiera de los otros, con la particularidad de que estos caducan (es decir, sólo se toman en cuenta para el promedio durante un determinado lapso).
            Es decir, una ecuación tal que así:
((a+b+c+d+e)+HYPES)/2=X
Siendo X el puntaje a considerar para la posición en el ránking. Obviamente X+1 estará en mejor posición que X y éste aparecerá arriba de X-1. Así visto, la cosa parece sencilla; no lo es.
            Uno de los creadores de la página, Patroklo, dijo hace algún tiempo que el algoritmo del ránking ocupa unas 5 o 6 páginas de códigos que, ojo, no sólo toman en cuenta el posicionamiento de los títulos, sino también cada cuando se actualiza la visualización general (supongo que cada 24 horas) y el indicador de posición que cada quien puede o no poner en su propio título (dadas las divergencias entre ambos números, podemos suponer que éste va en tiempo real), además de la diferenciación entre “originales” y “traducciones”... No, así visto y considerando el número de variables; la cosa no es sencilla.
            Por eso siempre me ha sorprendido un poco que se le considere un “concurso de popularidad” más que un indicador de gustos. Proponiendo que, por tanto, se le puede manipular a base de “engatusar al lector” para que le de click al “me gusta” o al HYPE, reduciéndolo a un asunto de mero marketing (en el que, al parecer, la calidad del producto no tiene absolutamente ninguna relevancia).
            Sorprende porque es un poco hablar sin conocimiento, pero sí con bastantes prejuicios. Ninguno de los tres punteros parece tener este tipo de prácticas; el propio Zeentury en algún momento explicó* que, si bien le gusta experimentar con cosas como el horario de actualización y la regularidad de ésta, nunca ha prometido ninguna recompensa específica por los “me gusta” ni mucho menos, un HYPE que no haya subido después a su galería.
            Por su parte, KaoruOkino suele mantener el mismo HYPE por semanas (a veces hasta por meses) y no suele anunciar su actualización en las tiras, sino en su blog (es decir, se enteran quienes le siguen -408- y no los “fans” de su título -1037-). Vamos, el tercer lugar lleva desde Octubre del año pasado sin actualizar (ni subir un nuevo HYPE, creo) y no tiene visos de que vaya a descender al cuarto lugar en un futuro demasiado próximo.
            Ojo, el marketing, entendido éste como las formas en que promocionas tu trabajo para obtener nuevos y más lectores y, sobre todo, para fidelizarlos, es importante, pero no tanto como suele sugerir.
            No, el asunto parece ser más una cosa de fidelidad de los lectores y de los gustos de estos... Y “gustos” es la palabra clave.
            El ránking no mide popularidades, mide gustos (“esto le gusta a más gente que esto otro”), esa es su función y como tal debe ser abordado. No se le puede pedir que mida la calidad de un título, porque no un algoritmo que midiera algo tan complejo como, por ejemplo, la originalidad y coherencia interna de un guión, no cabría no digamos en 5 ó 6 folios, no cabría ni multiplicándolos por 1,000 (y ya me presentaran al valiente que decide programar una función así).
            El ránking funciona para lo que debe funcionar; mostrar qué le gusta más a más gente que qué otra cosa, independientemente de cualquier otra consideración (incluso de si se lleva mucho tiempo sin actualizar). ¿Puede perfeccionarse? Seguramente sí, porque nada hay en este mundo que no sea modificable, pero funcionar; funciona para lo que debe funcionar... Y despotricar contra éste sólo porque sus resultados no reflejan al cien por ciento nuestros propios gustos, es confundir un poco la gimnasia con la magnesia.
            En resumen, el ránking funciona, puedes usarlo para entender las dinámicas de los gustos del público de Subcultura o para proyectar en él tus propias frustraciones o, como hicieron en su momento FriKitty y Gurrupurru (y por lo cual merecen ser aplaudidos), si no te gusta el ránking, pasas de él y eliminas tu título de éste por el sencillo método de etiquetarlo como “traducción”.
Mario Stalin Rodríguez.
Hutopo.


*Quien, por cierto, respondió al postoriginal y lo hizo de una forma que sería una pena que se perdiera al desaparecer Subcultura.

Etiquetas: , ,

Requiem 02 (Natalia Poklonskaya)

Este es el post 01 de 02 publicados hoy, el otro puede leerse acá.
Bien, repasemos un poco...
            En Marzo de 2014, Dark_Lord propuso hacer un dibujo-tira-relato homenaje aAldolfo Suárez (primer Presidente de Gobierno de “transición española”). Al margen de lo ambivalente que me resulta la figura de este personaje, la iniciativa recibió UNA única participación... Y hecha, además, en plan troll (aunque, justo es reconocerlo y nobleza obliga, en el mejor sentido de la palabra y de la forma más inteligente posible). Sobre ello volveremos poco más adelante.
            El ArtJam de homenaje a Mandela obtuvo la grandiosa cantidad de cinco participaciones y un relato. Que yo recuerde, sólo el dedicado a la “revolución” (así, en genérico) había tenido un número equiparable (siete)... Para más inri, una de las participaciones, más que un homenaje en el sentido estricto, era un cuestionamiento a “confiar en los santos”. Postura válida donde las haya y sobre la que se volverá por resultar contrastante a lo que nos trae a estas líneas.
            En general, pareciera que intentar tratar temas de la realidad en Subcultura es algo destinado una pobre participación... O así lo parecía hasta ciertos días...

Natalia Poklonskaya
Una duda y algunas lecciones sobre subcultura*
Según tengo entendido, la cosa surgió a raíz de una plática en twitter entre varios usuarios de subcultura, en la que salió a la luz la tendencia en Japón de hacer dibujos de la nueva Fiscal General de la (aún no reconocida por el derecho internacional) República de Crimea, no tanto como un posicionamiento en torno a un conflicto bastante complejo, como es el de Ucrania-Crimea-Rusia, sino porque, al parecer, “la chica es mona”.
            Sí, tal cual se lee, no se trata de que una mujer de 34 años, divorciada, sea nombrada Fiscal General de una nación en conflicto, en medio de un escenario que recuerda los peores días de la Guerra Fría... No, se trata de que “la chica es mona”. Si esto no es una muestra clara del machismo medieval propio de la sociedad japonesa, que baje Aïsha al-Hurra*** y lo vea.
            Hasta aquí lo normal; la sociedad japonesa, normalmente machista y en la que tomar un posicionamiento político de forma pública está muy mal visto, se dedica a retratar a la Poklonskaya no como protagonista directa de un hecho social, sino como un personaje lúbrico.
            El asunto es que, en menos de 48 horas, al menos nueve usuarios de subcultura decidieron hacer eco de esta práctica, dedicándole SNAPs a esta mujer... No por ser quien es y haber sido nombrada Fiscal General en el contexto en el que fue nombrada o su posición ante el conflicto que vive su nación, sino porque “la chica es mona”.
            Sé que es una actitud común en Subcultura la de “demasiado texto, no leo”, pero me parece indispensable que a según con qué personajes, se deberían dedicar al menos unos minutos a googlear su nombre para saber quiénes son y en qué contexto se mueven y no sólo para buscar imágenes de referencia.
            Crimea ha sido, históricamente, un territorio en conflicto... Y lo es desde la época de los zares, lo fue durante el stalinato (cuando la mayor parte de su población fue deportada a Siberia, para sustituirles por pobladores rusohablantes) y cuando el colapso de la Unión Soviética y la crisis que ello significó para sus países satélites (como lo era Ucrania)... El conflicto actual, más que una novedad, es sólo la continuación de esta larga cadena de ignominias.
            En tiempos recientes, el gobierno de Ucrania fue derrocado por una revolución popular de corte fascista. La confusión fue aprovechada por las autoridades pro-rusas de Crimea para anunciar su separación de la república en conflicto y anexión a la Rusia de Putin****.
            Este es el contexto en el que Natalia Poklonskaya, anterior miembro del Servicio Civil Ucraniano y con residencia en Kiev (NO en Crimea), es nombrada Fiscal General de Crimea (a la que no regresó, por cierto, sino hasta la noche anterior a que su nombramiento fuera anunciado).
            ¿Hablamos entonces de
Gente que cambió de bando y construyó un nido cómodo cuando se murió el papá pájaro.
            O, mejor, de personajes
Que se crean desde estamentos sospechosos como los grandes medios de comunicación, iglesias, etcétera :)
            Es decir; de figuras, cuando menos, ambiguas?
            O ¿será que todo lo anterior aplica sólo para figuras históricas, porque cuando se trata de Natalia Poklonskaya, ella solamente
Mola
Así, sin explicación alguna?
            La falta de explicación a por qué la Poklonskaya “mola” es, por cierto, el factor común de todas las SNAPs que en Subcultura se le dedicaron... Pero es que, vamos, por no haber, no hubo ni siquiera una referencia al contexto arriba anotado o un mínimo acuerdo sobre la ortografía correcta de su apellido... Pero sí una mención profundamente ofensiva al más básico pudor histórico a la “revolución rusa” (Porque la Rusia de Putin**** es, muy obviamente, equiparable a los ideales que motivaron el alzamiento de Lenin contra el régimen zarista) y, por supuesto, múltiples referencias a que “la chica es mona”.
            Pero, para no quedarme con la idea de que esto es, en el mejor de los casos, el sólo seguir acríticamente una tendencia popular (y me remito, otra vez, al **) o, en otro escenario, una flagrante incongruencia con posicionamientos anteriormente anotados y defendidos, ni, en la peor interpretación posible, una demostración de qué tan machista puede llegar a ser esta comunidad, me permití preguntar a
Jinsei (que, más que responder, decidió borrar su SNAP)
LuchoVolke (que al menos se molestó en poner el texto de su SNAP en ruso –aunque no en colocar su traducción en algún lugar visible-)
Y a cualquier otro que haya subido una SNAP sobre Natalia Poklonskaya:
¿Cuál es su opinión sobre la movilización social de corte derechista que derrocó al gobierno Ucraniano?
¿Cuál su posición sobre el momento y forma en que Crimea anunció su separación de Ucrania y anexión a la Federación Rusa?
¿Cómo consideran los posicionamientos que Natalia Poklonskaya ha hecho sobre los regímenes Ucraniano y Ruso respectivamente?
¿Qué opinión les merecen las políticas de Putin como líder máximo del gobierno ruso?
Considérese que las preguntas, al ser sobre posicionamiento y opiniones estrictamente personales, no pueden incluir las categorías de “correcto” o “erróneo”... Y de verdad interesan sus respuestas, porque estoy seguro, serán profundamente esclarecedoras.

Mario Stalin Rodríguez
Hutopo.

*Sí, éste es uno de esos post por los que Valerian32 me acusaría de tener algo personal en contra de algún usuario en particular y Pziko, probablemente, me mandaría a cagar la vía… Pero insisto en que no ahondo en el comportamiento de nadie en particular, sino en el de una comunidad** compleja, con el afán de tratar de entender sus mecanismos de acción y respuesta y que, además, no he ido a atacar y cuestionar a todos los que subieron SNAPS de Natalia Poklonskaya a sus respectivas publicaciones (lo cual, probablemente, sería más fácil que redactar y sustentar este escrito), sino que subo esto a mi blog, que será visible sólo para quienes aquí me siguen.**Remitámonos aquí a la definición de inteligencia grupal de Terry Prattchet.***Venga, búsquenla, que la mayoría de los usuarios de Subcultura son españoles y no les voy a hacer yo toda la tarea.****Sí, Putin, el tipo cuya política ante la oposición civil es encarcelar (y hasta asesinar) a los opositores y cuya política social se caracteriza, entre otras linduras, por prohibir la libertad sexual e ilegalizar la homosexualidad; ese Putin es al que Natalia Poklonskaya ha declarado admirar por sobre cualquier otro gobernante en la historia de Rusia.

Etiquetas: , ,

miércoles, diciembre 13, 2017

Requiem 01 (Cosmos & Waterfall)

Como decíamos la semana pasada, resulta que Subcultura cierra definitivamente el 31 de Enero próximo... Y a mi es que esto me da una pena terrible, porque he dedicado buena parte de mis andanzas interneteras a participar en en esta comunidad y, mucho me temo, buena parte de todo lo que ahí he hecho se perderá como lágrimas en una cascada (y el juego de palabras tiene sentido con la entrada de hoy, pero eso ya se entenderá más adelante)... Así que, de aquí a entonces (salvo fechas muy específicas), me dedicaré a rescatar algunas cosas que sólo publiqué por allá, ya sea en el blog personal o en los foros...
Y, porque nobleza obliga, empiezo con...



Debo confesar que casi siempre tengo un problema con la premisa de "el amor (los sentimientos) es la fuerza más grande del universo". Es, por ejemplo, una de las principales razones por las cuales detesto "Interestelar" (otra de ellas, más importante, es que no soporto a Nolan, no por una, sino por muchas razones)... Aunque me es perfectamente comprensible que alguien con una mentalidad equivalente a 14 años humanos llegue a creerlo así (a esa edad no somos precisamente listos).
            También tengo cierto recelo cuando se plantean civilizaciones extraterrestres que son, básicamente, civilizaciones humanas con personas de piel con color raro.
            Entiendo, no se me malinterprete, que las madres agua sean entidades básicamente femeninas... Lo que no entiendo demasiado que tengan que ser antropomorfas incluso en su ambiente natural... Son seres de agua sin percepción de individualidad, bien podrían ser seres un tanto amorfos (tipo Flubber o La Mancha Voraz, por ejemplo)... De hecho, habría sido mucho más impactante visualmente que, conforme el concepto de individualidad iba creciendo en Waterfall, ella y sus seguidoras fueran adquiriendo rasgos físicos distintivos, apartándose de la realidad homogénea de su raza (en esta misma lógica, su aspecto humanoide habría obedecido tanto a la película que le inspiró como a cierto deseo inconsciente de ser "aceptada" por quien considera su única "amiga" en el universo).
            Pero no, en una cultura que no conoce el concepto de individualidad, incluso las soldados (encargadas de preservar el status quo) se distinguen entre ellaspor usar peinados distintos.
            Pero todo lo anterior, lo reconozco, no es precisamente una crítica, sino un "así lo habría hecho yo", lo que no es necesariamente válido a la hora de comentar un título ajeno...

Ya en materia de lo que sí está en la obra, no acabo de ver muy claro que el uniforme de Cosmos sea tan cromáticamente opuesto al de los otros soldados que han aparecido. Supongo que tiene que ver con una cuestión de rangos (lo que explicaría también la muy notoria diferencia con el uniforme del Capitán)... Pero eso sólo lo supongo, porque no ha habido ninguna explicación al respecto.
            Tampoco hay ninguna explicación a por qué en una base TAN grande que, además, resguarda prisioneros de guerra, en medio de una fuga masiva de individuos de, suponemos, alta peligrosidad, sólo hayamos visto a tres soldados (y uno de ellos, además, un capitán cuyo trabajo no es estar ahí)...
            Ahora, siendo sinceros, todo ello es pecata minuta... Primero porque estos párrafos analizan muy pocas páginas, como para poder aventurar demasiadas hipótesis sobre cómo funciona el universo en el que la historia se desarrolla. Y segundo porque los personajes son carismáticos y preciosos (preciosos en el sentido de personajes, no necesariamente en el sentido físico). Y lo son todos, desde las protagonistas hasta los prisioneros liberados (de los que verdaderamente me gustaría ver más), pasando por los contratantes de Cosmos y Waterfall... Vamos, que es un cómic que hay que leer, no sólo por ver cómo evoluciona la relación de sus protagonistas**, sino porque el universo en el que se mueven es interesante y se antoja basto.

Mario Stalin Rodríguez
En su momento, la autora respondió a lo aquí comentado. 
El texto, de Julio de este año, ha quedado un tanto desactualizado de acuerdo a lo que se ha publicado en Subcultura (no así en Tapas), pero he preferido no hacer referencia a páginas más recientes para no venderles partes de la trama que son verdaderamente interesante. 
* A quien le debo un fanart en condiciones, pero de momento valga la ilustración que encabeza estos párrafos a manera de pagaré. 
**Que, por cierto, sin ser de los "privilegiados" que poseen información exclusiva, no acabo de ver demasiado lo de la"incompatibilidad anatómica", que Waterfall ha demostrado poder ser lo suficientemente sólida como para tocar e incluso cargar a Cosmos, por lo que no veo impedimento para cualquier otro tipo de interacción física.

Etiquetas: , ,