jueves, noviembre 20, 2014

LA MISMA VIEJA CANCIÓN

del Estado, sus responsabilidades y viejas respuestas

No debería sorprendernos, al final; no conocen otra respuesta.
            Desde un principio fue evidente que la administración federal no tenía la más remota idea de cómo lidiar con la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero, ni con la protesta social que en torno a ésta surgió... Sus primeras reacciones fueron en el sentido de siempre; minimizar el hecho, intentar responsabilizar a las víctimas del crimen, coptar a quienes protestaban, ofrecer en sacrificio algunas cabezas pequeñas (Aguirre, Abarca, los presuntos “guerreros unidos” capturados hasta el momento) y cerrar el caso con una historia claramente falsa, pero que pudiera ser comprada por los medios de comunicación.
            Nada de ello les funcionó...

A cada nuevo intento oficial, la respuesta callejera crecía y su sentido era claro; “Fue el Estado”.
            Tanto más, las reacciones a los intentos oficiales de dar carpetazo iban siempre en sentido contrario al que ellos esperaban. Tanto así que a la conferencia de prensa del Procurador Federal le siguieron no lágrimas de resignación y luto por parte de los familiares, sino una marejada de análisis que demostraban los errores, omisiones, contradicciones y falacias descaradas que conformaban el cuerpo principal de la versión oficial... Hasta que, final y literalmente, ésta quedó bajo el agua.
            De hecho, a nivel internacional (lo que duele más a un gobierno tan preocupado por su imagen en el extranjero), la prensa se centró más en la desafortunada frase del cansancio de Murillo Karam (no se descarte que, siguiendo la misma táctica, sea la suya la próxima cabeza en ser ofrecida como placebo).
            El siguiente paso en su gastado guión fue desviar la atención, criminalizando la protesta.

Los primeros intentos fueron demasiado groseros.
            El incendio de una unidad del Metrobus capitalino mientras sucedía una de las más grandes manifestaciones que se han registrado en la historia reciente de México. El extrañísimo intento por un grupo de encapuchados de quemar las puertas del palacio de gobierno... Los montajes fueron tan pueriles que incluso la prensa más oficialista se vio obligada a hablar de “provocadores” y “posibles infiltrados”.
            Debió ser e4vidente para ellos que algo no estaba funcionando, pero tienen tan enraizado el guión que sólo pudieron seguir... La policía capitalina, en un absurdo intento de enfrentar a la población de la ciudad de México con los manifestantes, empezó a cerrar el tráfico en arterias importantes en horas pico, a suspender el servicio en el trasporte público masivo (metro, metrobus), aludiendo supuestas manifestaciones o bloqueos que no existían.
            La reacción mayoritaria, sorprendentemente, fue criticar la actuación de las autoridades de tránsito y la policía capitalina y no enfrentarse a los manifestantes.
            A ello le siguió el patético montaje ocurrido en Ciudad Universitaria.
            La provocación fue tan evidente que incluso el rector de la UNAM se vio obligado a enfrentarse (de dicho) con las autoridades capitalinas y éstas a reconocer lo desafortunado de su accionar. Así, una acción encaminada de origen a justificar la presencia de la fuerza pública en los terrenos de la universidad, encontró su epílogo en el propio Secretario de Gobernación llamando a respetar la autonomía universitaria.
            Pero no conocen otra canción...

De pronto, tanto los funcionarios como las figuras políticas cercanas al partido en el poder y los periodistas más oficialistas, empezaron a hablar de “intereses oscuros” y la “mano negra” detrás de las protestas... Como si fuera el montaje de una pieza de baile (y es que, bueno, era un montaje), en menos de una semana todas las voces del poder hablaban de lo mismo.
            El primero fue uno de “periodistas” más cercanos al régimen. En un supuesto acto de “honestidad” y “contraviniendo” la política editorial de la empresa en la que labora, presentó un video de “indignación” en las redes sociales, en el cual daba por buena la versión oficial y sugería “sutilmente” la relación del principal líder opositor con lo ocurrido en Guerrero.
            Acto seguido, una “analista” del partido en el poder publicaba una nota que veía “la mano” de este líder opositor en las protestas y sugería “sutilmente” que éstas estaban encaminadas más a minar la presidencia de Enrique Peña Nieto, que a exigir justicia para el caso de los normalistas desaparecidos.
            El propio ocupante de los Pinos, a su regreso de una gira internacional (ignorada por la prensa del orbe, salvo por las críticas que se le hicieron), habló de “intereses oscuros” que se “aprovechaban del dolor” para “socavar su proyecto de nación” (sic)...
            Todo ello enmarcado en la declaración de que “el Estado no dudará en utilizar su fuerza para terminar con la violencia”.

El mensaje parecería ser claro; “detengan las protestas o utilizaremos la fuerza del estado para detenerlas”.
            Es decir; ante la demostrada incapacidad del gobierno para dar respuesta a las demandas sociales, el siguiente paso de su guión es atemorizar a los manifestantes para ocultar de la vista del mundo la creciente indignación social.
            Es una táctica que le ha servido en el pasado... El asunto aquí es que, como rezan las pancartas callejeras; nos han quitado tanto, que hemos perdido hasta el miedo.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , , , , ,

jueves, noviembre 13, 2014

La Otra versión 16 (edición de 8° NO aniversario)

Como algunos sabrán, este blog celebra dos aniversarios en el año; en Marzo el que marca su nacimiento y en Noviembre (el 15) el que marca cuando toma su forma y propósito actual... Así pues, demos paso a las celebraciones del 8° NO-Aniversario y lo hacemos, cómo no, con el siguiente capítulo de aquello que llevamos publicando aquí desde el 5° aniversario (es decir, ya 3 años con algo que, originalmente, duraría sólo uno... Y recién andamos poco más allá de la mitad)...

Recuerden que esto ha tenido sus capítulos
00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13(capítulo doble), 14 y 15








Esto continuará, cuando continúe... Que muy probablemente no será en este año, que de aquí a Diciembre andaré un tanto cuanto ocupado preparando mi segunda gira europea y, después, hay que ser feliz intentando hacerla feliz siendo felices juntos...

Etiquetas: , ,

jueves, noviembre 06, 2014

EPIFANÍA

En los largos años que llevaba practicando el oficio pastoral, como párroco de la Capilla de San Eufemio, nada ni nadie había hecho dudar a Fernando de sus creencias. Lidiaba a diario con ateos convencidos, sus amigos, que trataban de hacerlo entrar en cordura (según ellos), pero nada había pasado hasta aquel Domingo.
            Como todos los fines de semana, se sentó en el confesionario y escuchó la retahíla de pecados de las beatas del lugar; "Confiésome padre que he pecado: me acuesto con el carnicero, me entere que la del 9 sale con un chofer de taxi”, etc... Hasta que llegó ella...
            "Confieso padre que no logro creer en su dios. No sé de qué lado cabalga aquel a quien adora, pero seguro no lo hace del lado del oprimido; imagino a su dios sentado al lado del poderoso, compartiendo la mesa con él. No puedo pensarlo de otra forma".
            Los amigos ateos se sentaban en cualquier sitio que les permitiera escuchar, más o menos bien, las confesiones y, aunque no siempre lo lograban, observar la cara de Fernando al imponer penitencia. Así pudieron ver como el rostro del imperturbable sacerdote iba cambiando conforme la mujer hablaba.
            "No puedo creer en el dios que bendice las guerras del poder. No, no creo en él".
            Tal vez no eran tanto las palabras en sí como la forma en que eran pronunciadas. Tal vez no era tanto el discurso como la candencia de la voz... Tal vez ni siquiera era la mujer, sino el momento en el que se presentó... Tal vez no era nada en particular, sino la suma de todas las pequeñas cosas.
            "Sin embargo quisiera creer en el dios que corrió a los mercaderes de su templo, el que se rebeló contra los gobernantes y logró curar a los enfermos. El que se dejo morir como última muestra de rebeldía. Pero hay tan pocas muestras de él"...
            Los amigos del padre se miraban sorprendidos. Esa mujer de rostro desconocido iluminaba el templo; era inconcebible que alguien se atreviera a decir tal discurso en aquella iglesia, ni ellos podían.
            "Tampoco creo en el dios de los tontos e ingenuos, el que promete paraísos para después de la muerte y la salvación eterna para el que sufre... Pero no hace nada para remediar el sufrimiento de los vivos o salvar a los desposeídos".
            La mujer salió del confesionario envolviendo su cara en un reboso, Fernando salió poco después, miró a sus amigos intentando sonreír y se marchó sin decir nada.
            Poco después cada uno de sus amigos recibió una carta:
"He visto el rostro de la dignidad y, sorprendido, descubro que no cree en el dios que yo creo. Me marcho a descubrir a ese otro dios en el que ella deposita su fe; la Libertad".
            El padre Fernando fue desconocido por el Vaticano y excomulgado, por haber obrado de palabra y acción contra la Santa Iglesia.

Mario Stalin Rodríguez.

Etiquetas:

jueves, octubre 30, 2014

EL FIN DEL MIEDO

Para ellos había sido fácil, cada una de sus acciones pasaba sin mayor oposición y, siempre, con la complicidad directa o encubierta de quienes deberían haber sido sus opositores... Y el silencio de quienes se veían afectados por ellas.
            Claro que hubo excepciones; los maestros ocuparon el Zócalo de la capital exigiendo primero la no implementación de la mal llamada Reforma Educativa (en realidad, una reforma laboral encaminada a acotar los derechos históricamente ganados por el magisterio) y, después, su derogación... Y de ahí fueron expulsados con fuego y fuerza y sin soluciones.
            Claro que hubo excepciones... Y, en la capital, cuando las voces opositoras osaban salir a la calle, eran encapsuladas, reprimidas y detenidas por la policía capitalina, como si el gobierno de la ciudad pretendiera evitarle toda molestia posible a la administración federal.

Para ellos había sido fácil... Sus reformas habían pasado con la complicidad de quienes deberían haber sido sus opositores… Y con el silencio del resto de la sociedad.
            Su mensaje era claro; “no te movilices; nada de esto te afecta. No te movilices porque, si lo haces, podemos reprimirte... Y nadie hará nada para defenderte”.
            Era su estrategia, entonces, un monstruo de tres cabezas; la complicidad de la “oposición” partidista, la conformidad de la sociedad y la represión de las voces discordantes.

Para ellos había sido fácil... Pero no más.
            No pudieron criminalizar a los jóvenes del Politécnico, no pudieron mostrarlos como vándalos sin sentido y se vieron obligados a negociar con ellos y a responder a sus demandas.
            No han podido callar la indignación por la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa. Tanto más, cada nueva acción encaminada a desviar la atención, a inventar culpables o a enfrentar entre sí a quienes demandan su presentación con vida; sólo ha provocado el crecimiento de la indignación.
            Y en la indignación se han encontrado (no sin roses, no sin conflictos) aquellos que se habían quedado callados y quienes nunca antes habían alzado la voz... Y siguen encontrándose.
            Y será, tal vez, que el miedo y el silencio no son ya una opción... Porque Ayotzinapa mostró la trampa en la habíamos caído... Y será, tal vez, que es momento de empezar a construir alternativas.

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , , , ,

jueves, octubre 23, 2014

CRÓNICAS MARCIANAS

Ten pensamientos Limpios, Chaval...

Recuerdo a ciencia cierta cuál fue mi primer encuentro con el marciano... Está muy relacionado, se crea o no, con uno de los secretos menos secretos del periodismo.
            Supongo que habrá que contextualizar; cuando se piensa en periodismo, se piensa en intrépidos reporteros que corren aventuras para perseguir la información... Y en parte es así; al menos, lo es para quienes ejercen el periodismo de cierta manera.
            Pero hay otra parte de la que poca gente habla y que nunca enseñaran en las facultades; las interminables tardes en la redacción a la espera de que algo ocurra o alguien emita un comunicado oficial o, al menos, una mísera nota de prensa. Son tardes interminables mirando la pantalla de la computadora; esperando...
            Y uno se aburre y se distrae con lo que puede.
            En mi caso, la distracción fue de la web de ADLO al blog del mismo grupo y, de ahí, a través de una de esas series veraniegas que se montan ahí, a los posts del marciano...

No es que fuera precisamente original.
            De hecho, ahí se retrataban cosas que todos aquellos a quienes les gustan las historietas (tebeos, cómics o como se quiera llamarles) han pensado alguna vez... Es sólo que nadie lo había publicado así ni con tanto humor (a veces un tanto negro, otras muy subido de tono y, siempre, verde en el sentido cromático del término).
            Así, llegué tarde al blog del marciano.
            Para mi arribo ya llevaba uno o dos años publicando.
            Mentiría si dijera que recuerdo el primer post en el que comenté... Pero sí recuerdo cuál fue en el primero en el que me sentí como en casa... Y ese es, precisamente, el asunto aquí.
            En el blog marciano encontré no sólo un lugar para leer algo entretenido.
            Encontré, sobre todo, personas a las que apreció, a muchas de ellas, incluso sin haberlas visto nunca cara a cara... Presencias que fueron importantes para mis días, noches y madrugadas... Rostros con quienes, en una o más ocasiones, me he encontrado y compartido mesa, charlas y risas... Y, sobre todo, razones para seguir andando.

Será que el marciano lo sabe... O no, pero es en buena medida su permanencia por estos bites, una de las razones por las cuales sigo yo también por aquí.
            Será que el marciano lo sabe... O no, pero en mis peores momentos (hace poco más de tres años de ello), fue leerle una de las cosas que me permitió, lentamente, ir recomponiendo los pedazos de lo que era mi vida; acomodarlos alrededor del vacío y seguir caminando.
            Será que el marciano lo sabe... O no, pero el leerle noche tras noche, da un poco de sinsentido al caos diario y eso siempre se agradece.

Y hoy (bueno, no hoy, el próximo 27) el marciano cumple 10 años en la web... Y eso, no se dude, es motivo de celebraciones...


Mario Stalin Rodríguez.

Etiquetas: ,

jueves, octubre 16, 2014

DESAPARECIDOS

Indignos e Indignados

Son los rostros de todos.
            Son los amigos, los hijos, los hermanos, los familiares de todos... Son jóvenes, los mismos rostros que se vemos en el trasporte público o la plaza central... Los mismos rostros de todos los días.
            Son jóvenes cuyo único delito fue ser estudiantes y rebeldes.
            Son los 43 desaparecidos de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero... Son el rostro de la ausencia; el dolor de todos.

Mario Stalin Rodríguez.

Etiquetas: , ,

jueves, octubre 09, 2014

MAREAS

Indignos e Indignados

“Muy fuerte era el silencio
que su grito rompió”
Maldita Vecindad
02 de Octubre.

Será que las cosas no les salieron tan bien como esperaban.
            Será que no todos reaccionaron con un suspiro cínico antes los cambios que ellos imponían. Será que, al final, hubo quien alzó la voz y encontró eco entre quienes sólo veían desesperanza en el futuro y les mostró, sino un nuevo mañana, una distinta forma de encarar el amanecer.
            Y será que ellos reaccionaron de la única forma en que conocían; engañando, coptando, montando un espectáculo para las cámaras y no para dar respuestas reales... Y, donde todo eso no funcionó, reaccionaron de la única forma que conocen contra los disidentes; con sangre...

1ª Marea
Será que, como suele suceder, el primer grito vino de donde siempre, de los de abajo; de a quienes se les quiere cancelar el futuro.
            A lo largo del territorio nacional, grupos de campesinos se organizan y se arman a sí mismos para defenderse lo mismo de los grupos de la delincuencia organizada, que no ven en la población rural sino una gran reserva de mano de obra, que de la policía y el ejército, la más de las veces; el brazo legal de los cárteles del narcotráfico.
            Las autodefensas no son un esfuerzo organizado ni un movimiento con miras al futuro, no tienen una única ideología ni, mucho menos, una visión de país. Pero son un síntoma claro de que el Estado ha fallado en aquello que debería ser su principal tarea; garantizar la seguridad y el bienestar de la población.
            La respuesta del Estado no fue atender la problemática que dio origen a estos grupos, sino coptar a cuantos de ellos pudieron coptar, para dar una falsa impresión de solución... Quienes no se vendieron fueron declarados criminales, perseguidos como los narcotraficantes de quienes se defendían y encarcelados para acallar sus voces.
            Sin embargo, a lo largo del territorio nacional, nuevos y más grupos de autodefensas siguen surgiendo... Sin una coordinación, sin una visión de futuro; sólo un síntoma que crece.

Pero, de una manera u otra, ellos (los ellos de siempre, sin importar la distinta careta partidista que visten en cada oportunidad), enmudecieron lo que ocurría y siguieron presentándose como los transformadores del país; los salvadores de la patria.
            Y siguieron adelante con sus reformas.
            Quienes se oponían, ya fuera desde el magisterio, desde los sindicatos independientes, desde la academia o desde los distintos grupos de izquierdas no partidistas, fueron presentados como añorantes de un pasado perdido, como locos inmovilistas... Y su voz fue acallada.

2ª Marea
Y fueron de nuevo los más pequeños, aquellos a quienes se les cancelaba el futuro, los que gritaron y dieron la voz de alarma.
            Los politécnicos en la ciudad de México y los estudiantes de las normales rurales de Guerrero, tomaron las calles y rompieron el silencio... No era su objetivo ser vanguardia de nada, sus movimientos obedecen a demandas específicas y claras, pero son, sí, muestra clara de que las reformas no son tan bondadosas como pretenden hacer creer... Y, sobre todo, de que sus opositores no son sólo un pequeño grupo de contestarios sin argumentos.

En la ciudad de México la estrategia fue clara; montar un espectáculo con la esperanza de coptar a los líderes politécnicos durante las negociaciones... Pero será que los más jóvenes aprenden de los errores de quienes les precedieron.
            Antes que solicitar la audiencia de una comisión con las autoridades, los estudiantes del politécnico obligaron al Secretario de Gobernación a abandonar sus oficinas y dar la cara ante una multitud que no podía ser comprada. Sin aceptar soluciones rápidas, le obligaron a dar su respuesta bajo la lluvia... Y a esperar a que ésta fuera analizada, no por los líderes, sino por la comunidad entera.
            Al momento de escribir estas líneas, el movimiento se mantiene, el paro de labores continúa y se declara indefinido. La posición es clara; las respuestas de Osorio Chong a los diez puntos del pliego petitorio no son suficientes; no basta con un cúmulo de enunciados bienintencionados, se deben incluir los mecanismos, tiempos y formas en que estos serán instrumentados.

En las montañas de Guerrero, la respuesta de ellos (los mismos ellos de siempre, sin importar la careta partidista que vistan) fue distinta.
            Creyéndose cobijados por la impunidad que históricamente ha medrado entre los grupos del poder y confiados en poder presentar a los estudiantes de los normales rurales ya sea como grupos violentos, respondieron a sus demandas y movilizaciones con sangre y fuego.
            Al menos cinco estudiantes fueron asesinados en una emboscada que, en un principio, intentó presentarse como trifulca entre dos facciones del crimen organizado, pero que pronto se demostró orquestada desde el poder polítco y las fuerzas policiacas, auxiliadas por sicarios del narcotráfico.
            Al día de hoy, 43 normalistas continúan desaparecidos, mientras 28 cuerpos fueron hallados calcinados en una fosa común... La estrategia mediática pretende relacionar así a los desaparecidos con el crimen organizado, presentando los hechos como un ajuste de cuentas al interior de un cártel del nacotráfico.
            Sin embargo...

3ª Marea
Será que nos duele ver la sangre de los jóvenes.
            Miles, tal vez decenas, tal vez cientos de miles, salieron a las calles en una movilización sólo comparable con aquellas que han acompañado a los politécnicos, para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas, una investigación verdadera de los hechos y castigo a los responsables.
            Será que es muy pronto para intentar predecir el destino de estas mareas... Pero será, tal vez, que son muestras de que el silencio empieza a romperse y de que no les será tan fácil como empezaban a creerlo.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , , , ,