miércoles, septiembre 13, 2017

PÁRRAFOS

Vamos escribiéndonos de palabras ajenas.
            Tomamos de aquí y de allá, de las personas con quienes compartimos caminos, de las personas que van tomando otras veredas, de las personas con quienes nos encontramos sólo momentáneamente y nunca más volvemos a ver; de todas ellas tomamos sus palabras y las incorporamos al discurso que somos.
            Pero no de todos tomamos las mismas palabras, ni la misma cantidad de ellas... Vamos escribiéndonos de palabras ajenas; construyéndonos de los otros.

Y así, voy escribiéndome de tus palabras.
            Voy construyéndome con los verbos que de ti aprendo; los discursos que por ti y para ti soy...
            Estos párrafos que soy, son tus palabras. A veces distantes, otras cercanas. A veces susurradas en la madrugada, mientras duermes, otras como gritos en la niebla; estos párrafos que soy, son tus palabras.
            Me construyo del camino que hemos compartido, de las líneas que juntos hemos escrito y soy tus palabras, incluso cuando nuestras veredas corren a la distancia, cuando nuestros caminos se separan; soy tus palabras...
            Y sigo aprendiendo de ti... A la distancia y cuando juntos amanecemos; sigo escribiendo mis párrafos con tus palabras.

Mario Stalin Rodríguez

Para Jessica

A seis años de ir escribiéndonos juntos

Etiquetas: , , ,

jueves, septiembre 07, 2017

SEMEJANTES Y DIVERSOS

Uno de los más graves errores que se cometen al abordar el estudio del pasado y, lamentablemente, también uno de los más comunes, es tratar de entender a civilizaciones anteriores, desde criterios modernos.
            Ello ha limitado la investigación histórica a lo largo de todo el orbe y es particularmente notorio en lo que se refiere al entendimiento de las culturas precolombinas, sus dinámicas internas, su organización social y, sobre todo, el rol que los individuos jugaban en ellas.

Ya antes se abordó el cómo la visión eurocentrista y, muy particularmente, los dogmas católicos contaminaron lavisión que del rol de las mujeres en las sociedades prehispánicas se tuvo durante buena parte de la época moderna y es hasta muy recientemente, que a través de nuevos paradigmas de interpretación, se ha podido reinterpretar éste, ajustándolo mucho más a la realidad histórica de aquellos pueblos.
            Actualmente es aceptado que, lejos de un rol meramente doméstico y subordinado, las mujeres precolombinas tomaron papeles importantes como parte de la sociedad, la jerarquía religiosa, guerreras y gobernantes, con sus particulares gradiantes, en prácticamente todas las sociedades y periodos históricos.
            Derivado de ello, ha sido posible replantear los conceptos  que de “masculinidad” y “feminidad” se tenía en estas culturas, entendiendo que, contrario a lo que se tenía por cierto hasta hace poco, estos no eran mutuamente excluyentes ni, posiblemente, los únicos; sino partes de un todo complejo que incluía muchas más variantes que una simple dualidad de géneros.

Lo anterior es importante cuando se aborda la existencia de la homosexualidad en estos pueblos y el cómo eran vistos estos individuos en ellos.
            Durante mucho tiempo se aceptó como válida la versión desprendida de los textos de Sahagún, según la cual, si bien la homosexualidad era aceptada entre los pueblos “menos civilizados”, ésta era “condenada y repudiada” por la “civilización hegemónica”; el imperio mexica.
            Lo primero que destaca es la artificial diferenciación entre “pueblos menos civilizados” y una “civilización hegemónica”, propia más del prejuicio que de una visión histórica antropológica y sociológicamente sustentada.
            Las culturas se desarrollan de acuerdo a las condiciones ambientales de su contexto y al intercambio que, por cualquier vía, tienen con otros pueblos. No se puede hablar de pueblos más o menos “civilizados”, sino de poblaciones diversas con desarrollos que, en algún momento, convergen.
            Resulta, entonces, cuando menos contradictorio que Sahagún registre prácticas homosexuales no sólo “aceptadas”, sino fomentadas y mitificadas entre pueblos subyugados al imperio mexica, pero establezca que, en éste, se “condenaba” la homosexualidad.
            Los mexicas impusieron una organización social, prácticas comerciales y religiosas a los pueblos conquistados. Resultaría, por tanto, extraño que a pesar de ello, “toleraran” entre estos, prácticas que, según los documentos del sacerdote, “consideraban funestas y condenables” y, al interior de su sociedad, eran “penadas con la muerte”.
            Tanto más, lo registrado por Sahagún entra en abierto enfrentamiento con lo establecido por otros cronistas españoles, que hablan de prácticas de “sodomía” generalizada entre “los principales de Tenochtitlan” y de lesbianismo ritual entre la casta sacerdotal. Amen de documentos precolombinos que registran la existencia de “concubinos varones” de los gobernantes mexicas.
            Por no hablar del testimonio de los pocos europeos que desertaron del bando conquistador y se insertaron de lleno en la vida cotidiana de la sociedad mexica, como simples pobladores.

Conviene recordar que, si bien profundamente interesado en la vida y cultura de los pueblos indígenas, el ejercicio de registro llevado a cabo por Sahagún es muy posterior a la conquista, auxiliado por indígenas ya catequizados y vigilado muy de cerca por otros sacerdotes católicos.
            Es muy posible, entonces, que la estricta moral de la iglesia haya contaminado el registro, modificando, omitiendo o directamente inventando prácticas, para satisfacer a los clérigos.
            Es sólo conociendo los prejuicios que afectaban estos ejercicios, que podemos empezar a descartarlos de nuestra visión histórica y construir, así, una imagen mucho más acertada del pasado indígena.
            Ello es importante, también, para empezar a descartar los prejuicios que contaminan la vida cotidiana hoy en día. Pues sólo conociéndonos en el pasado, podemos entendernos en el presente y construir un futuro distinto.

Mario Stalin Rodríguez.
Asesor Educativo
Museo Nacional de Antropología
México

Fuentes:
Olivier, Huilhem.(2010). Entre el “pecado nefando” y la integración, La Homosexualidad en el México Antiguo. Arqueología Mexicana. Vol. XVIII (104). 58-64.
Bastida Aguilar, L.(2015). Lo Nefando de la Homosexualidad, Revisión Crítica de la Transgresión Sexual Prehispánica. La Jornada. En http://www.jornada.unam.mx/2015/02/05/ls-central.html

Etiquetas: ,

miércoles, agosto 30, 2017

Los Falsificadores de la Democracia 03

EL MÁS CARO DE LOS AHORROS

Quien no conoce la historia, dicta el lugar común, está condenado a repetirla. Lo que el dicho omite es que hay quienes, conociéndola, están muy interesados en repetirla; esgrimiendo las mejores razones y con el peor de los motivos, garantizando la perpetuidad de quien ocupa el poder, en nombre de la democracia (y sí, las cursivas son pertinentes).
            En días recientes, el poder judicial falló a favor de la llamada Ley Kunamoto (por el apellido del legislador independiente que la presentó al congreso) “Sin Voto No Hay Dinero” y, nos dicen medios normalmente identificados como progresistas, ello debería ser motivo de celebración. Si bien es cierto que, de momento, sólo se aplicará en el estado de Jalisco, en donde se interpuso la controversia constitucional que dio lugar al fallo.
            Lo correcto sería aclarar que el criterio legal aprobado, en realidad, no se refiere específicamente a esta reforma, sino a la capacidad de las entidades federativas para establecer las reglas que deben seguir los partidos políticos nacionales en procesos electorales locales, teniendo, entre otras facultades, la de regular el financiamiento de estos.
            No haría falta profundizar demasiado para darse cuenta que, en esta lógica, lo mismo que Jalisco puede aplicar la Ley Kunamoto, otras entidades federativas podrían aplicar criterios para permitir, por ejemplo, financiamientos privados a campañas locales (o a la aplicación local de campañas nacionales), dando píe a la repetición atomizada de prácticas tan oscuras como las que aplicó en el 2000 el grupo de “Amigos de Fox”.
            Las implicaciones son evidentes, pero, sorprendentemente, los medios normalmente identificados como progresistas, parecen obviarlas y centrarse sólo en lo que a la iniciativa “Sin Voto No Hay Dinero” se refiere.

En su forma actual, la reforma propone restringir el financiamiento público a los partidos políticos, supeditánlo a la cantidad de votos recibida por los mismos en los procesos electorales pasados inmediatos.
            Ello, nos dicen quienes la celebran, evitará, por una parte, que partidos minoritarios reciban grandes cantidades de recursos financieros que podrían ejercer de manera cuasi-discrecional y sin responder por ellos cuando perdieran el registro por falta de votos.
            También, agregan, evitaría el despilfarro que los partidos mayoritarios hacen de la ingente cantidad de recursos que se les asigna, contratando publicidad extemporánea y prácticas aún más funestas como la compra de votos a través de esquemas como las tarjetas electrónicas que el PRI utilizó en el proceso federal del 2012 y en diversos procesos locales (como el del Edomex este mismo año) a partir de entonces.
            Dejando de lado que el criterio de la Corte que, se supone, debemos celebrar, permitiría, en los hechos, que las autoridades locales legalizaran este tipo de prácticas en su territorio y centrándonos únicamente en la Ley Kunamoto, las contradicciones resultan más que evidentes.
            Lo primero que llama la atención es que la ley se concentra únicamente en el monto del financiamiento que los partidos recibirían, obviando la parte de la fiscalización del manejo de éstos, cuyas reglas actuales, ambiguas y bastante oscuras, deja intocadas.
            También destacan las obvias condiciones de desigualdad en las que supeditar el financiamiento a los votos recibidos anteriormente, deja a las instituciones políticas emergentes y a los candidatos independientes, pues al no tener “votaciones anteriores”, recibirían un monto significativamente menor al de los partidos mayoritarios establecidos.
            Es decir, tal cual está; la ley “Sin Voto No Hay Dinero” no sólo no combate la inequidad rampante en los procesos electorales, sino que la perpetúa, garantizando, con ello, la continuidad de los grupos en el poder.

No se promueve un esquema de idéntico financiamiento, independiente a su número de votos, a todos los partidos políticos o fortalecer los mecanismos de fiscalización, amén de prohibir la contratación de publicidad por fuera de los órganos reguladores, medidas todas que garantizarían la equidad en las contiendas electorales.
            Porque no es la equidad ni, por supuesto, el acceso de grupos emergentes a los puestos de decisión, lo que interesa a los falsificadores de la democracia... Garantizar la continuidad e inmutabilidad de quienes ejercen el poder pareciera, al fin de cuentas, el motivo último de la Ley Kunamoto y es ello lo que, nos dicen, debemos celebrar...


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , ,

miércoles, agosto 23, 2017

Me van a disculpar

Pues eso, que hace rato no ponía esta imagen por aquí...
Ya más después (la próxima semana) volvemos.

Etiquetas:

jueves, agosto 17, 2017

¿QUÉ CUENTOS CUENTAS CUANDO CUENTAS CUENTOS?

apuntes sobre princesas y brujas

Los cuentos cuentan que hay princesas y brujas.
            Y cuentan los cuentos que princesas y brujas son distintas... Y eso está bien, pero no es todo el cuento.
            Porque no todos los cuentos cuentan que princesas y brujas no siempre son distintas...

Mira, por ejemplo, aquella niña; le gustan los vestidos rosas con holanes y encajes. Le gusta coronar su cabello con una tiara plateada que brilla cuando le da el sol. Le gustan las historias de princesas y príncipes... Es, sí, una princesa.
            Pero, a veces, la niña se viste de pantalones oscuros y camisas moradas. A veces la niña juega a trepar a los árboles y a buscar ranas en los charcos, sabiendo que sólo son ranas. Le gusta explorar los bosques y jugar con espadas de madera. Le gustan las historias de mujeres que cambian al mundo... Sí, a veces, también es una bruja.
            Porque las niñas pueden ser princesas o brujas, pero también pueden ser princesas y brujas...

Y eso está bien, aunque no todos los cuentos cuentan que brujas y princesas son necesarias, lo son.
            Porque el mundo cambia conforme hay cada vez más brujas y cada vez más princesas y cada vez más niñas que son brujas y princesas. El mundo cambia conforme hay cada vez más niñas que son distintas y aprenden a jugar, a crecer juntas.
            Imagina un mundo en el que sólo hubiera princesas; sería aburrido.
            Imagina un mundo en el que sólo hubiera brujas; sería complicado.
            El mejor mundo es en el que hay de todo; brujas y princesas, maestras e ingenieras, doctoras y mecánicas, escritoras y escultoras, luchadoras y cocineras, niñas y niñas, distintas entre ellas, que juegan y crecen juntas.

Y estos son los cuentos que deben ser contados.
            Los cuentos en los que las niñas crecen juntas y distintas. Los cuentos en los que las niñas aprenden a cambiar el mundo. Los cuentos en los que las niñas pueden ser brujas y princesas. Los cuentos en los que las brujas y princesas son fuertes cuando juegan y crecen juntas.

Mario Stalin Rodríguez
Para Sofi

porque ha sido un honor ver cómo creces y vas descubriendo tu propia fuerza.

Etiquetas: ,

miércoles, agosto 09, 2017

Y, en otro bites...

Sí, sé que tengo por ahí un texto sobre perros algo atorado... Y ahí seguirá un poco más, mientras la vida no me de para terminarlo como es debido...
Mientras tanto y para no poner la imagen de "permanezcan atentos a su monitor", ni agotar demasiado pronto las imágenes porno que tengo en stock, se pueden dar una vuelta por Subcultura, donde encontrarán las nuevas páginas de

Y venga ya... Espero que la próxima semana sí tener forma de actualizar como se debe...

Etiquetas: ,

miércoles, agosto 02, 2017

Mientras tanto...


Y bueno, la verdad es que ocupaciones varias, la mayoría bastante agradables (MUY agradables), pero no por ello menos demandantes, me impidieron preparar la entrada de hoy como debería (y miren que el texto ya está escrito), así que, para no poner la clásica imagen de "permanezcan atentos a su monitor", mostremos una más de la serie de imágenes porno para emergencias...
Como dije antes, las imágenes están relacionadas entre sí (al menos, en tanto comparten "protagonistas" y escenario), pero no hay ninguna historia que las hile... En realidad, las pensé para ir probando algunos experimentos en materia de color y efectos diversos. No todos han salido como me gustaría (el primero de ellos -de sobreposición y transparencias- es, cuando menos, perfectible), pero éste me ha gustado bastante...
En fin, si la entrada les sabe a poco, pueden darse una vuelta por Subcultura, donde Ensis y yo retomamos (al menos por este mes) La Monja Sangrienta.

Etiquetas: ,