jueves, marzo 21, 2019

CORRELATOS


La historia no es un relato lineal que pueda ser reducido a una simple oposición entre protagonistas y antagonistas... El conflicto al que se refiere el materialismo histórico es algo mucho más complejo que un “enfrentamiento” entre ellos (“losmalos”) y nosotros (“losbuenos”).
            La historia de la conquista de América en general y de lo que actualmente es México en particular, es una buena muestra de qué tan fácil es caer en una narrativa simplista, más propia de una mala opereta que de un proceso histórico.
            La historia no se trata de “villanos” y “héroes”... Ni siquiera de dos únicos bandos opuestos...
            El gran problema con la narrativa de oposición es que niega el rico y variado mosaico multicural que era el actual territorio mexicano antes de la llegada de los conquistadores europeos, reduciéndolo a un nunca demasiado preciso “nosotros”.
            Según éste, toda la variedad de culturas y civilizaciones que florecían en estas tierras se reducirían a una sociedad de sabios naturalistas, que vivían en armonía entre ellos y con su entorno, mientras contemplaban el cielo y entendían las estrellas... Lo cual, obviamente, es falso.
            Sin negar la crueldad inherente a los conquistadores europeos ni el baño de sangre que implicó la conquista española del actual territorio mexicano, lo cierto es que ésta no puede ser explicada en su totalidad sin tomar en cuenta el correlato de los encuentros y desencuentros entre los distintos pueblos que convivían y se enfrentaban en estas costas.
            Lejos de la idílica visión de los “sabios naturalistas”, lo cierto es que la mayoría de las sociedades precolombinas eran esencialmente estados militaristas con una fuerte división social o bien pueblos tributarios que buscaban una salida a la dominación de otros.
            Ello explica, entre otras muchas cosas, la alianza estratégica que pueblos como los tlaxcaltecas y otros formaron con las tropas de Cortés... No una “traición” a un “nosotros” que no existía, sino una forma de liberarse del yugo mexica, que les exigía tributos onerosos y utilizaba a sus jóvenes, hombres y mujeres, para rituales y guerras.
            De hecho, mucho más que acciones bélicas (que sí las hubo y fueron sangrientas), la conquista española es una serie de acuerdos políticos que se aprovechaban de la gran división social en las culturas indígenas, para asegurarles cierta continuidad de privilegios a los grupos gobernantes, mientras el resto de las personas eran condenadas a la semiesclavitud.
            Y son, justamente, estas alianzas lo que explica en buena medida la continuidad cultural entre los pueblos precolombinos y varias expresiones culturales actuales que son, finalmente, resultado de un sincretismo tanto confrontado como negociado entre la multitud de visiones indígenas y el mosaico de visiones españolas, árabes, africanas y hasta orientales que la conquista europea trajo consigo.
            Y es éste, justamente, el mayor pecado de la narrativa de la oposición entre ellos (“losmalos”) y nosotros (“losbuenos”), que niega la mayor parte de las raíces que conforman el nosotros sí existente; desaparecen la variedad multicultural de la América prehispánica y todo aquello que aprendimos y aprehendimos de las culturas europeas, africanas, árabes y orientales... para asumir una “identidad” que, en realidad, nunca existió.
            Así que no se trata de “buenos” y “malos”, sino de medir con el mismo rasero empleado para los conquistadores, a las civilizaciones prehispánicas... Y con éste, ni los unos ni los otros salen bien parados.

Mario Stalin Rodríguez
Asesor Educativo
Museo Nacional de Antropología
Texto preparado con motivo de los 500 años del desembarco de Cortés en las costas de Veracruz.

Etiquetas: , ,

jueves, marzo 14, 2019

La Otra Versión - EPÍLOGO (Edición del 13° Aniversario)


Para conmemorar el 13° aniversario de estos bites (con algo de retraso, porque el primer post data del 1° de Marzo de 2006), presentamos...
Originalmente "La Otra versión - Calabozos y Dragones" tendría sólo 27 capítulos y, creo, la historia se puede entender perfectamente si sólo se lee hasta el último de estos... Pero conforme avanzaba en la trama me fui dando cuenta que había una serie de puntos que no quedaban del todo claros, así que pensé en un epílogo que cerrara todas las tramas pendientes y estableciera el cómo quedaron las cosas al final.
Así que, sin más preámbulos, tocan ya las últimas páginas que de "Calabozos y Dragones" veremos por estos bites... Y sólo me tomó OCHO AÑOS terminar una historia que, creía yo, originalmente abarcaría poco más de uno...

("Petricor", por cierto, es el nombre que recibe el aroma del tierra mojada tras una lluvia... Si tenían la duda)
Bueno, en sentido estricto, aún hay una última entrada de extras con ejemplos de los que era el "guión" de la historia (la verdad, nunca llegó a tener forma de algo parecido a un guión), la evolución del diseño de los personajes y cosas así... Pero esa está en el cajón de las entradas para emergencias de actualización... Así que igual tarda un poco en ver la luz (o no tanto porque, como es sabido, suelo tener emergencias de actualización más o menos seguido).

Etiquetas: , ,

jueves, marzo 07, 2019

CAMINAR AL LADO

Este 8 de Marzo yo no marcho.
            No marcho por respeto a las siete mujeres que son asesinadas diariamente en México; porque es injusto darle un rostro de varón a la exigencia de justicia para ellas.
            No marcho por respeto a las cuatro mujeres que son violadas cada hora en México; porque es injusto darle un rostro de varón a la exigencia de justicia para ellas.
            No, este 8 de Marzo yo no marcho... Por           que en más del 97% de los casos, el rostro del victimario de las mujeres es un rostro de varón y resulta injusto darle un rostro de varón a la exigencia de justicia para ellas.

Son los rostros femeninos quienes inundan e inundarán las calles para exigir justicia.
            Son las voces femeninas quienes rompen y romperán el silencio impuesto por quienes piden no hablar de la violencia cotidiana que día a día enfrentan.
            El 8 de Marzo se pronuncia en femenino y es femenina la voz que este día grita... Y es de ellas, de sus voces y su exigencia de justicia, que debe ser el rostro que ese día prevalezca; no el de un varón.

Mario Stalin Rodríguez.

Etiquetas: , ,

jueves, febrero 28, 2019

APUNTES FELINOS

¿Saben? Los gatos tienen cosas muy raras.
            El otro día llegó mi gato, me miró con esos grandes ojos amarillos... Así, grandes los ojos; sin parpadear... Estuvo así como uno o dos minutos y yo, nerviosa, sólo quería que se quitara de encima del teclado de la computadora.
            Pero él no, nada. Parado ahí mirándome con esos ojotes, sobre el teclado de la computadora... Y yo ahí, nerviosa, sin poder hacer la tarea porque el gato sólo me miraba.
            -Sería bueno que fueras una bruja-, me soltó así; de sopetón.
            ¿Qué? No me miren con esa cara; no estoy loca, sé que los gatos no hablan. Mi gato, al menos, nunca ha dicho una sola palabra... No, ni siquiera “miau”... Vamos, ningún gato ha dicho nunca “miau”, a lo mucho algo que suena como “mewweo” o algo así, pero nunca “miau”.
            Mi gato es un gato normal y hace muchas cosas de gato, como mirarme parado en el teclado de la computadora... Nunca ha dicho “miau” ni ninguna otra palabra.

Pero, ¿por qué les estoy hablando de lo que dice o no dice mi gato?... Claro, ya me acuerdo.
            -Sería bueno que fueras una bruja-, me soltó de sopetón, sin decir ni una palabra, mirándome desde el teclado de la computadora.
            -Pero yo soy una princesa- le dije con palabras, porque yo no sé hablar como lo gatos; -en todos lados me han dicho que tengo que ser un princesa, la televisión dice que las niñas somos princesas... Hasta las muñecas dicen que las niñas son princesas; hay muñecas princesa doctora, princesa patinadora, princesa bailarina e incluso princesa superhéroe, pero todas son princesas.
            Todo esto lo dije sabiendo que tenía la razón porque, bueno, soy una niña y sé lo que es ser una niña... Y todos los programas de televisión y las muñecas dicen que las niñas somos princesas... Y, digo yo, mi gato no va a saber más que la televisión y las muñecas, ¿no?
            -Sería bueno que fueras una bruja-, repitió sin palabras. Me volvió a mirar con sus grandes ojos amarillos, se bajo del teclado de la computadora y se puso a lavarse con la lengua en un rincón del cuarto.

Y yo, yo terminé mi tarea, porque las niñas buenas, brujas o princesas, tienen que terminar su tarea (o al menos eso dice mi mamá)... Y después vi en la tele un programa de princesas, porque la tele sólo sabe pasar programas de niñas que son princesas... Y sí, sé que todas las niñas son princesas, pero, ¿qué puedo decirles? Es un poco aburrido que sólo haya programas de princesas, la verdad.
            Así que me aburrí de la televisión y me puse a jugar un juego de princesas, porque al parecer todos los juegos de niñas son juegos de princesas... Y no sé ustedes, pero yo a veces me canso un poco de jugar sólo al té, los peinados, las uñas o el maquillaje.
            Así que también me aburrí de jugar y, como no tenía nada más que hacer hasta la hora de la cena, me puse a pensar un poco...
            ¿Qué? ¿Otra vez esa mirada? Sí, ya sé, pensar no es algo que hacemos cuando vemos los programas de princesas en la tele. Pero mucha gente se ha hecho famosa sólo por pensar...
            ¿Saben? Hace mucho tiempo una mujer se puso a pensar el porqué las mujeres no podían votar ni decidir sobre el futuro del país donde vivían y decidió hacer algo para cambiarlo... Hace más tiempo otra mujer se puso a pensar el porqué no podía escribir la poesía que quería escribir y decidió hacer algo para cambiar eso... En otro país, una mujer se puso a pensar en porqué el mundo funciona como funciona y decidió hacer algo para cambiarlo...
            Y así… pensar es una cosa que las niñas hacemos muy bien.
            Entonces me puse a pensar en las niñas, las princesas, los programas de princesas y los juegos de princesas...
            -Y si-, me pregunté después de mucho pensar, -¿y si no todas las niñas son princesas?

Entonces busqué a mi gato y lo encontré siendo un gato; tumbado panza arriba, tomando el sol en la azotea.
            -Está bien-, le dije con palabras, porque yo no sé hablar como los gatos; -dime, ¿por qué sería bueno que yo fuera una bruja?
            -Preguntémosle a las princesas y a las brujas-, me dijo mi gato mientras tomaba el sol.

Así que fuimos a buscar una princesa.
            Las princesas son fáciles de encontrar, basta con seguir a los pajaritos de caricatura hasta un castillo rosa y buscar la habitación más rosa y ahí, en medio de tules, holanes y encajes, oliendo a perfumes y talcos, con cara de aburrida, estará una princesa.
            -Ser princesa es difícil-, nos dijo en cuanto nos vio entrar; -tienes que estar todo el día preocupada por cosas importantes como el peinado o el vestido; cuidar tus modales y sonreírle a todo mundo, aunque te caiga mal.
            -Y las ranas-, continuó con una cara de asco, –las ranas son lo peor; tienes que estar besando ranas día sí y día también; sólo porque así es como las princesas encuentran a los príncipes azules.
            -Pero... Pero-, le dije un poco extrañada, -¿para qué quieres un príncipe tan tonto como para dejarse convertir en rana? Por muy azul que sea.
            -A mi que me registren-, respondió resignada, -la televisión, las muñecas y los juegos de princesas dicen que las princesas debemos besar ranas para buscar príncipes azules... Y yo soy una princesa, así que beso ranas.
            -Eso no puede estar bien-, le dije a mi gato y a la princesa; -estoy segura que cualquier doctor te diría que las ranas deben tener muchos microbios en sus bocas... No, besar ranas no es un juego que se deba jugar.
            -No me hables de juegos-, nos dijo la princesa; -ya me gustaría a mí jugar a algo, no sé, como el fútbol, correr en las carreras, treparme en los árboles... O cualquier cosa... Pero no.
            -¿Y por qué no lo haces?- Le pregunté
            -¿Has visto este vestido?- Respondió mostrando su atuendo; -¿Sabes lo que le hacen las piedritas, ramas y caídas a los vestidos de holanes y encaje? No puedo ni siquiera pasear cerca de los arbustos por temor a que se desagarre el vestido... Y correr... Con lo que me gusta a mi correr, pero si corro se me deshace el peinado.
            -Vaya-, dije compadeciéndola; -ser princesa sí que es difícil.

Así que nos fuimos a buscar una bruja.
            Encontrar brujas no es fácil; las benditas no saben estar en un solo lugar. No están en sus cabañas porque han salido a recoger hierbas al bosque, no están en el bosque porque se han metido a buscar hongos en una cueva, no están en la cueva porque se han ido a pescar con el agua hasta las rodillas en el río, no están en el río porque se han ido a curar a un enfermo en el pueblo, no están en el pueblo porque fueron a sacar más libros de la biblioteca, no están en la biblioteca porque se fueron con amigas a jugar fútbol...
            No, encontrar a una bruja no es fácil.
            Al final, el que la encontró fue el gato, porque los gatos saben cómo encontrar brujas; es una cosa de gatos.
            La bruja era joven, a lo mejor con un vestido con holanes y un buen peinado, se parecería a la princesa. Pero no quiero imaginarme cómo habría acabado el vestido después de estar en el bosque, cueva, río, pueblo, biblioteca y jugar fútbol... No, en lugar de un vestido con holanes, la bruja traía unos pantalones negros y su pelo simplemente recogido con una diadema... Y sonreía, sonreía alegremente y se reía a carcajadas de los chistes que le contaban sus amigas.
            Y cada que se reía se agarraba la panza y agitaba la cabeza; ningún peinado de princesa  habría sobrevivido a la carcajada de la bruja.
            -Ser bruja es divertido-, nos dijo cuando se despidió de sus amigas; -puedes andar por el bosque y conocer el nombre de las hierbas y para qué sirven. Puedes treparte a los árboles y ver lagartijas, pájaros y bichos. Puedes entrar a las cuevas a buscar hongos, sumergirte en el río hasta las rodillas y leer... Sobre todo leer mucho, para saber más y ser mejor bruja y divertirte mucho más.
            -Pero... Pero-, dijo alarmada la princesa, -¿y tu ropa? ¿Cómo puedes lucir bonita si andas por bosques, árboles y cuevas?
            La bruja miro a la princesa; la vio cuidarse mucho de no pisar los charcos en el pasto para no manchar sus delicadísimos zapatos.
            -La ropa se ensucia-, respondió con naturalidad, -y cuando se ensucia, se lava. Si se rompe, se cose... Cuando quiero lucir bonita, me pongo un vestido bonito y cuando quiero trepar a los árboles, me pongo un pantalón para trepar a los árboles y también estoy bonita con mi pantalón de trepar a los árboles...
            -Pero-, la interrumpió la princesa, -las princesas no trepan a los árboles; ese no es un juego de princesas.
            -No-, dijo la bruja despreocupada, -pero es un juego muy divertido. Los juegos de princesas están bien cuando quieres jugar a ser princesa, pero hay otros juegos muy divertidos y también puedes jugarlos, aunque no sean juegos de princesas.
            -Pero-, volvió a interrumpirla la princesa, cada vez más desesperada, -las ranas... Las ranas...
            -Las ranas son bonitas-, dijo la bruja sin dejar de sonreír, -son buenas mascotas si las cuidas y las dejas en su pecera. Además son muy útiles; se comen a los mosquitos y moscas.
            -No... No-, continuaba la princesa, -no esas ranas, las otras... Las de los príncipes.
            -Los príncipes están en sus castillos-, afirmó la bruja; - y ahí están bien, ¿quién los necesita? Yo no, sin duda. Yo puedo solita lavar mi ropa y zurcir mis pantalones, puedo buscar mis propias hierbas y hacer todo mi trabajo. Puedo leer mis libros y jugar mis juegos, ¿para qué quiero un príncipe? Prefiero a alguien que me acompañe a hacer todo lo que me gusta hacer y los príncipes no saben nada de eso.
            La princesa se quedo pensando, ya les he dicho que pensar es algo que las niñas sabemos hacer muy bien... Y, de pronto, empezó a reír. Primero fue una risa discreta, una risa de princesa; con los labios cerrados en una ligera sonrisa y los dedos tapando la boca.
            Pero después se hizo más fuerte, hasta que soltó una carcajada. Era una risa alegre; fuerte, de esas que te hace agarrarte la panza y menear la cabeza... Sí, tienen razón; el peinado de la princesa acabó deshecho.
            -¿Sabes?- le dijo a la bruja; -me gustaría mucho si me enseñaras algunos de esos juegos que no son juegos de princesas.
            Y la bruja la abrazó... Y así, abrazadas, se fueron juntas a jugar sus juegos.

Mi gato y yo regresamos a casa justo a tiempo para la cena; esa noche cocinó mi papá; porque en mi casa todos hacemos todo, la casa es de todos y todos la mantenemos limpia, lavamos los trastes, lavamos la ropa, limpiamos la arena del gato y así...
            Mi gato y yo regresamos a casa para la cena.
            -Y bien-, me preguntó sin palabras mi gato antes de sentarme a la mesa; -¿qué piensas de todo esto?
            -Pienso-, le respondí; -que hay niñas que son princesas y eso está bien... Y hay otras niñas que son brujas y eso también es bueno; porque las brujas cambian el mundo.
            -Sí-, concluyó mi gato, -eso está bien.
            Me miro con sus ojos grandes y amarillos y se fue a comer de su plato, en un rincón de la cocina.


Mario Stalin Rodríguez
Hace poco más de dos años escribí este cuento para Sofi, porque la he visto crecer y jugar a ser princesa y jugar a ser bruja... Y la he visto reír a carcajadas, de esas de agarrarse la panza y menear la cabeza hasta despeinarse.

Etiquetas: ,

jueves, febrero 21, 2019

AUTOTRAZOS


Sé que no lo digo tanto como debería y, definitivamente, no tanto como merecerías... Pero lo cierto es que voy dibujándome de tu sonrisa, porque es de ésta de donde voy aprendiendo a mirar el mundo; a mirarme en el mundo.
            No se trata, por supuesto, de que me mimetice en tu sonrisa y me transforme en ella, olvidándome de mi. Como no se trata, por supuesto, de que tu sonrisa sea sólo yo... Es sólo que busco tu sonrisa como una forma de explicar el mundo y mi lugar en éste.
            No es que sea tu sonrisa mi lugar en el mundo, como no soy yo el lugar de tu sonrisa... Sino que tu sonrisa me ayuda explicarme en el mundo y a ubicarme a mi mismo, independientemente de cuál fuera mi lugar y en dónde se encuentre éste.
            Por eso voy dibujándome de tu sonrisa; porque es tu sonrisa la forma de mirarme en el mundo.

Mario Stalin Rodríguez
Para Jessica, así, sin ningún motivo y en una fecha cualquiera, sólo porque tu sonrisa merece un homenaje todos los días.

Etiquetas: , ,

jueves, febrero 14, 2019

BigCuloDay XII

Hace ya doce ediciones de esta fecha, mi primer encuentro con el Big Culo Day fue una viñeta de "Revelaciones" con el culo de su protagonista en primer plano... Por lo que me parece correcto retomar la idea y la personaje en esta, tan magna celebración...
Recordar que esto también se celebra en Faneo
y bueno, en el blog de Los Habituales (que se actualizó por última vez en el Big Culo Day de 2018).

Etiquetas: , ,

miércoles, febrero 13, 2019

PRÓXIMAMENTE

Sí, lo sé; recién retomamos publicaciones la semana pasada y sería demasiado pronto para faltar a una actualización... Pero, no sé si sepan, esta semana se celebra una de las festividades más importantes para estos bites...
Así que vamos a retrasar la actualización de esta semana unas cuantas horas, concretamente para el
15 de Febrero de 2019

#BigCuloDayXII

Aprestad vuestros culos.

Etiquetas: , ,