miércoles, abril 15, 2015

INSTANTES

la espera, el tiempo y lo que viene después

Un instante se define como el tiempo que transcurre entre que el semáforo cambia a verde y suena el primer claxon entre los vehículos de atrás
Terry Pratchett

¿Qué es el tiempo?
            Un instante antes del tiempo, no había tiempo. La frase, intencionadamente efectista es, sin embargo, físicamente correcta. De acuerdo a las teorías más aceptadas en la física moderna, un instante antes del Big Bang no había arriba o abajo, un lado u otro, atrás ni adelante; todo estaba en el mismo lugar y todo tiempo era simultáneo; antes, ahora y después, eran (son, serán) exactamente lo mismo.
            ¿Qué es el tiempo?
            El tiempo es un problema. Existimos, nos dicen, en un universo de cuatro dimensiones, a saber: Ancho, largo, profundidad y tiempo. Sin embargo, mientras somos, relativamente, libres de movernos hacia arriba o abajo, de un lado a otro o hacia atrás y adelante, estamos condenados a movernos en el tiempo en una única dirección posible.
            Hay quien dice, entonces, que el tiempo no existe, sólo la ilusión de éste. Existimos en una sucesión eterna de presentes, el pasado es sólo memoria y el futuro, simple proyección. El propio Einstein reconocía al tiempo como algo relativo, que se estira, compacta o, simplemente, colapsa de acuerdo a qué tan cerca nos hallemos o no de la velocidad de la luz (insértese aquí una mención a la anécdota de los gemelos)
            ¿Qué es el tiempo?
            Aceptemos, de momento y sólo para agilizar el texto, que el tiempo es algo que existe y en lo cual nos movemos… Aunque no todos de la misma forma.

Dos hombres de nombres cambiantes se encuentran en una estación, ambos esperan… Llevan tiempo esperando, aunque a ninguno de ellos le es posible decir exactamente cuánto llevan esperando, tal vez lo intentan y hacen alguna referencia al instante o al pasado… Pero el instante cambia de un parlamento a otro y, aunque anochece, paralelamente y al mismo tiempo, aún es de día.
            Ellos esperan.
            Algunas personas entran y salen de la escena, pero se mueven en otro tiempo, cambian conforme el tiempo cambia y quien antes apreciaba el crepúsculo es, sin solución de continuidad, ciego. El mismo árbol seco, florece sin transición.
            Pero todo eso sucede en otro tiempo, no en el instante eterno de la espera.
            Ellos esperan, por eso no pueden reconocer a quienes, desde otro tiempo, interactúan o buscan interactuar con ellos, no les conocen aún, a pesar de que antes, en este mismo instante, les conocían de toda la vida… No importa, después, en este mismo instante, no han sido presentados aún.
            La espera tiene otro tiempo, un tiempo de instante eterno, congelado, en el que todo ya ha ocurrido y está aún por ocurrir… La espera es otro tiempo y, finalmente, ¿qué es el tiempo?... Más importante aún, ¿de qué hablábamos?... No importa, seguramente de mentiras… Dejemos esto aquí y esperemos, ya mañana vendrá Godot y todo tendrá sentido… O será olvidado.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

jueves, abril 09, 2015

“CHOQUE” DE CIVILIZACIONES

Hace poco, el 20 de Febrero de este año, CNN en español publicó una nota sobre la comunidad Musulmana en México... Mauricio Torres, quien labora en ese medio, compartió la nota y por él la conocí.. Y de inmediato recordé esta otra nota, elaborada por mi hace ya la pila de nueve años... Debo reconocer que las cosas han cambiado entre ambos trabajos, por ejemplo, ahora sí existe un dato oficial del INEGI sobre las personas que practican la fe musulmana en México (para cuando yo hice la mía, el único dato era el de los practicantes de otras religiones, como puede inferirise del texto).Ambas notas son distintas, como distintos son los tiempos en que fueron elaboradas y distintos son quienes las redactaron (y estoy casi seguro que no conozco personalmente a la autora de la de CNN)... Creo, sin embargo, que tienen puntos de contacto importantes a pesar de la distancia temporal... Y es por ello (y porque se me antojaba rescatar esto del archivo) que retomo este texto...

La comunidad musulmana en México

Las manifestaciones de protesta contra las caricaturas del profeta Mahoma no son desmedidas, apunta Mohamed Abdulla Ruíz, director del Centro Salafi de México; por el contrario, continúa, las reacciones públicas producidas a raíz de esas manifestaciones, que han llegado a la destrucción de embajadas en otros países, están, incluso, prohibidas por el Islam; “en ningún momento los sabios musulmanes, ni de otras variantes del Islam, han dicho que esté permitido el expresar de manera violenta la repulsión hacia las actitudes erróneas”.
            Junto a Mohamed se encuentra Misa Abdulla Reyes, subdirector del Centro. En tiempos recientes la comunidad musulmana ha llamado la atención de los medios a nivel mundial, mostrando sus reacciones a en todos los rincones del orbe, o en casi todos. Hasta el momento a nadie parecía importarle el punto de vista de quienes, desde México, practican el Islam.

El pequeño departamento de la colonia Jardín Balbuena, al que quien escribe fue invitado para esta plática, abarca mucho más de lo que las desnudas paredes pueden contener; aquí se reúne cotidianamente uno de los múltiples grupos musulmanes del país. Para el INEGI su fe, su ideología de vida, cabe dentro de la categoría de Otras Religiones. Sin embrago, se mueven. Son la comunidad musulmana en México, un grupo disperso y en crecimiento.
            “las escrituras, el Corán no acepta que se haga mofa de los profetas”, declara Abdulla Ruíz; “en este caso, le tocó al profeta Mahoma. Pero no es el único que es susceptible de caer en esta ridiculización y eso para nosotros está prohibido hacerlo y permitirlo”.
            “Si nosotros llegáramos a ver que se hace lo mismo con Noé, con Abraham, con Moisés o cualquiera de los profetas que aparecen en el Corán (los cuales incluyen al propio Jesús Cristo), tebndríamos la obligación, al igual que ahora, de protestar y de pedir que la libertad de prensa, la libertad de expresión no se utilice para ofender a las religiones”, continúa.
            El Islam no es una religión violenta, ni son sus representantes los mártires suicidas que se hacen explotar en las calles de Israel; “el martirio es prohibidísimo en el Islam. De hecho, viene en el Corán, en los dichos del profeta, que el mártir es igual que el suicida y no hay ningún tipo de suicidio permitido en el Islam. Que alguien trate de relacionarlo con una forma de defensa, de lucha, no es ninguna justificación. Hay otras formas de combate, no ese tipo de manifestación que afecta a inocentes”.
            “Si nosotros pedimos respeto para nuestra religión, estamos dispuestos a darlo para las otras religiones”, concluye Abdulla Reyes.
            Al preguntarle sobre los posibles motivos de los ataque al Islam, Misa Abdulla Reyes explica que “es un asunto que tiene muchas aristas; hay cuestiones ideológicas, hay cuestiones de dinero. De personas que tienen el poder de movilizar grandes cantidades de dinero o de gente. No se trata de un debate de conflicto de religiones, los conflictos no son entre religiones; aquí entra todo un entramado de intereses políticos, económicos, militares, etcétera”.
            “Si buscaban algo que dividiera más a los musulmane4s, entre chiítas, sunitas y salafís”, concluye Reyes, “no lo lograron. De hecho, sólo consiguieron unirnos más”.

Musulmanes en México
“Hay una naciente curiosidad por estos sectores. Si alguien creía que tras los recientes sucesos iba a disminuir el interés por saber quiénes son los musulmanes, se equivocó (...) La mayoría de los musulmanes en México son conversos, pero ya somos miles, repartidos por toda la República; no todos son salafís, no todos son sunitas, no todos son chiítas, hay incluso otras visiones del Islam no tradicionales”. Ahonda el director del Centro: “Dice el libro, que quienes crean en Jesús creen en Mahoma... Y dice el Corán que quien crea en ellos y siga sus enseñanzas, podrá entrare por cualquiera de las puertas del cielo (...) Los musulmanes sí somos diferentes, pero la diferencia no es tan enorme; consiste en un profeta, solamente”.
            El Centro Salafi incluye en sus filas a no pocos profesionistas y académicos: “Somos personas como cualquier otra, comemos, vamos al super, etcétera”, comenta el maestro en Criminalística, Misa Abdulla Reyes.

Mario Stalin Rodríguez
Publicada en el (desafortunadamente) no tan extinto Diario La Razón en Febrero de 2006.

Etiquetas: ,

jueves, abril 02, 2015

CAUSALIDADES

CASUALIDADES

Disfrutaba del efecto que causaba en los otros; de la forma un tanto lujuriosa con la que los hombres la miraban, del rastro de envidia con el que otras mujeres le observaban pasar... O, tal vez, era sólo extrañeza; ¿qué tenía ella que llamaba tanto la atención?
            No era una chica de portada; su tipo no correspondía al estereotipo que los medios venden, tirando más bien a pequeña y un poco pasada de peso. Pero algo en ella atraía las miradas hacia ella. Tal vez era su cabellera negra y abundante, tal vez algo en la manera en la que se movía o la forma en la que combina su ropa... Cuando ella salía a la calle, las miradas la seguían.
            Menos la de él...

No solía voltear demasiado. Caminaba ensimismado en sus pensamientos, demasiado ocupado en lo que traía dentro para percatarse de lo que ocurría afuera; será por eso que constantemente chocaba con el mobiliario urbano.
            Si se diera la casualidad y se encontraran por la calle, probablemente chocarían; ella ocupada o llamar la tención de los otros, él en lo que fuera que habita en su cabeza. Chocarían, ella tiraría su bolso y él, apenado, murmuraría algunas disculpas y le ayudaría a levantar sus cosas.
            Sería un encuentro efímero... Y cada uno seguiría su camino.

Sin embargo, a veces, se reúnen.
            Se encuentran sin nombres en una habitación anónima. No hablan mucho entre ellos; no comentan cómo les fue en el día ni preguntan por la jornada del otro.
            Beben algo, pero no lo suficiente como para considerarlo embriaguez... Y entonces se miran.
            Él toma su cara entre sus manos y la besa, pasea su dedos entre su abundante cabellera. Ella revuelve el escaso cabello de su pareja y, lentamente, va bajando sus manos por el torso de él; desabrochándole el cinturón.
            Y se toman mutuamente...

No son encuentros efímeros, a veces duran días. Una vez, sólo una vez, una semana entera.
            Pero terminan.
            Siempre de mutuo acuerdo, cuando el deseo de ella y él acaba.
            A veces él la ayuda a vestirse, otras, la mayoría, sólo se miran a los ojos y sonríen... Nunca se despiden, no con palabras, no con gestos. Sólo toman sus cosas y cada uno retoma su camino.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , ,

jueves, marzo 26, 2015

Problemas Técnicos

Bueno, siendo honestos; no son técnicos... Es sólo que la vida del día a día llega a ser un poco demasiado demandante y, sucede a veces, no queda tiempo para otras cosas como, por ejemplo, pensar en qué publicar por estos bites...
Lo cual tampoco es del todo cierto, porque de hecho sé qué quiero publicar acá; de hecho hay bastantes temas que quiero tratar, el asunto es que son temas que quiero tratar a profundidad y la vida del día a día no me ha permitido sentarme tranquilamente a escribir lo que quiero escribir como lo quiero escribir (y, por favor, mejor no hablemos de dibujar)...
En fin, que estamos en periodo pesado en la vida del día a día... Así que me tomo esta semana y espero la próxima poder retomar al menos algo que de lo que tiene que ser tratado por aquí.

Etiquetas:

jueves, marzo 19, 2015

EPPUR SI MUOVE

El río discurre lento, casi estático; sobre su superficie podrían edificarse grandes edificios. De hecho, es probable que algunos se hayan erigido... En algunas regiones de la ciudad la vera del río puede fácilmente confundirse con el caudal, tanto más, es probable que el segundo sea un terreno más estable.
            La ciudad crece a los márgenes del río. Mejor dicho; las ciudades. En un lado crece la ciudad de los ricos y los opulentos, en el otro, la de los marginados... Y, conforme crecen, ambas se van confundiendo, borrando sus límites. La ciudad crece, recibiendo a todos, integrándolos, transformándolos; al menos tanto como ellos van transformando a la ciudad.
            Y en la universidad; más específicamente, en la biblioteca, una mano que parece un guante de piel acaricia un libro, tranquilizándolo... “Ook, ok oooook”, murmura; cantando.
            A lo lejos, en las montañas, las brujas cambian a la gente... No, no las transforman en batracios u otros animales, al menos no siempre, casi nunca; no si no las hacen enojar. Las brujas cambian a la gente de la mejor forma en que pueden ser cambiados, cambiando sus mentes para cambiar el mundo.
            En otra región, los pequeños hombrecitos azules decidieron no tener más amos... Y andan por la tierra protegiéndola, a su manera, pero protegiéndola... Y qué importa el robo de unos cuantos cientos de ovejas (materiales de construcción, herramientas, quesos y cualquier cosa que brille, en general), si han salvado el mundo más de una docena de veces (aunque, justo es decirlo, la mayoría de ellas ha sido sin quererlo y otras en contra de su voluntad... Y de la del mundo).
            El mundo... El mundo vuela por el espacio sobre los lomos de cuatro elefantes parados sobre el caparazón de una tortuga... El mundo vuela por el universo y sólo la tortuga sabe hacia donde y con qué propósito.
            Lejos, en un lugar que no es ningún lugar, en otra biblioteca, él sostiene un gato mientras mira el mundo moverse por el universo. En la habitación contigua, millones de relojes de arena de todos los tamaños continúan vertiendo su contenido... Y él, el mira el mundo, sonríe y acaricia su gato.
            Y la tortuga... La tortuga se mueve...

Mario Stalin Rodríguez
In Memorian
Terry Pratchett
Porque nos enseñó que los cuentos no se escriben para decirnos que los monstruos existen, sino para enseñarnos que pueden ser vencidos.

Etiquetas: ,

jueves, marzo 12, 2015

LA VIDA COMO ESPECTÁCULO

de lo público, lo privado y el público

“Yo sólo soy memoria y la memoria que de mi se tenga”
Elena Garro
Recuerdos del Porvenir

Permítaseme la reconstrucción; la mujer va caminando por la calle, su ropa es la de todos los días, cómoda y fresca para la primavera, no lleva grandes adornos ni su maquillaje es notorio, su cabello sujeto por una diadema negra sencilla ondea por detrás de ella. A su paso surgen fotógrafos de cada esquina, de cada auto, de cada arbusto. Ella no interrumpe el paso e intenta, no siempre con éxito, ignorarles.
            Kate Middleton es, en ese entonces, la prometida del príncipe heredero de la corona inglesa y sólo por ello, al parecer, su vida ya no le pertenece…

¿Por qué nos interesa la vida de los demás?
            Permítaseme aventurar una hipótesis; tiene algo que ver con nuestra evolución social. Al contrario de lo que dicta el saber popular, es falso que no experimentemos en cabeza ajena, tanto más; nuestra sociedad depende, de hecho, de que experimentemos en cabeza ajena.
            Aprendemos más allá del mero empirismo, absorbemos las experiencias de otros como si fueran las propias y, en una perversión de esto, escapamos de nuestras grises vidas a través de las de los otros.
            Si aceptamos que proyección e introyección forman nuestra vida diaria, es decir; si aceptamos que somos mucho más que nuestra circunstancia. Entonces también aceptemos que somos lo que hacemos para cambiar lo que somos y, sobre todo, somos también lo que imaginamos ser.
            Una perversión extrema de todo esto es, por supuesto, la proyección de deseos y realizaciones a figuras públicas, sean estas equipos de fútbol (si la selección gana, ganamos) o miembros de la realeza cuyo único mérito es haber nacido en una cuna distinta a la nuestra.
            Volvamos, entonces, a la pregunta; ¿por qué nos interesa la vida de los demás? Parte de la respuesta, aunque no completa, es porque a través de ellos proyectamos nuestros deseos, anhelos y frustraciones.

Hay, sin embargo, un extremo opuesto a todo esto y es el exponer nuestra propia vida al escrutinio público.
            No es nuevo; en el fondo de toda autobiografía subyace la idea de nuestra vida es ejemplar y por tanto puede (y debe) ser conocida por los demás. Es sólo que en los tiempos actuales la inmediatez y accesibilidad de las tecnologías de la comunicación pueden haber hecho este fenómeno mucho más notorio.
            Dejemos de lado los blogs, ya que estos, si bien también un ejercicio de narcisismo digital, por lo menos obligan al lector a conocer una dirección específica y al redactor a intentar, así sea mínimamente, un contenido interesante. No, centremos nuestra atención en las llamadas redes sociales, particularmente en twitter y facebook.

En México, hace algunos años, el JJ es buscado por atentar contra la vida un futbolista en los baños de un bar. Durante meses logra eludir la cacería policíaca, hasta que es aprendido en una colonia de la ciudad de Cuernavaca, en el estado de Morelos de este país.
            No… No es que las fuerzas del Estado hayan logrado su ubicación a través de técnicas especializadas e investigación de alto nivel como la que se ve en serie de televisión como CSI y sucedáneos… No, la novia del presunto delincuente expuso fotografías de ella y su pareja en facebook, etiquetándolas con comentarios del tipo “aquí con mi novio en nuestra casa del fraccionamiento Alamedas número 7, Cuernavaca, Morelos”.
            Un ejemplo más. Figuras públicas como David Visval o Paulina Rubio sostienen cuentas de twitter, en ellas, con 140 caracteres o menos, exponen sus ideas o anuncian sus próximas presentaciones… En ellas, también, dan muestra clara de su desconocimiento de geografía, de ortografía o de corrección política...

¿Por qué exponer nuestra vida al escrutinio público?
            Antonio Delhumeau (El Hombre Teatral, 1983) aventura una hipótesis. Somos seres teatrales, representamos papeles ante nosotros mismos y los demás; teatralizaciones para trascender o pasar desapercibidos, para autoafirmarnos y reafirmarnos.
            ¿Por qué exponemos nuestras vidas al escrutinio público? La respuesta es simple y compleja, para dejar huella, para ganar eternidad más allá del cromosoma… Para que se sepa que estuvimos aquí y fuimos importantes.


Mario Stalin Rodríguez
Hasta donde recuerdo, este texto fue elaborado en 2011 por petición de la encargada de la cátedra de Fotoperiodismo en la licenciatura de Artes Gráficas de alguna universidad de Tenerife. Ignoro si al final decidió, como era su idea original, repartirlo entre sus estudiantes... El propósito original del texto era hablar un poco sobre el uso de la imagen como cuestión pública y el derecho a la privacidad. lo retomo hoy, cuatro años después, porque el reciente fallecimiento de quien fue, en algún momento, muy cercana a mi familia, me lleva a una reflexión sobre la memoria y lo que dejamos tras de nosotros... Reflexión que, en estos momentos, no me siento con ánimos de llevar a cabo.
A la Familia de Tania Serrano Candela, toda mi solidaridad y mi cariño.

Etiquetas: ,

miércoles, marzo 04, 2015

Nueve Años No Son Nada (LOV 18)

No, no son nada; son un chingo... Hace nueve años, el 1° de Marzo de 2006, se publicó en estos bites:
"He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la falta de locura"
Carlos Monsiváis
Días de Guardar.
Y en estos nueves años ha habido muchas cosas y algunas han faltado. Pero locura, lo que se dice locura, no ha faltado precisamente... Y de locura se trata, justamente, este post...

Hace cuatro años, entre Noviembre de 2010 y Marzo de 2011, publicamos varias historias que retomaban algunas caricaturas de mi infancia, actualizándolas y presentándolas en visiones distintas... De éstas, por votación entre los lectores, se decidió continuar con Calabozos y Dragones... Con una temporalidad más bien irregular, he de reconocerlo, se ha venido publicando a lo largo de todo este tiempo y hoy, que andamos celebrando el 9° aniversario de este blog, publicamos el capítulo 18, que marca, además, las dos terceras partes de la historia como está planeada...
Esto viene de acá:
00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 y 17
Y sigue aquí









Y continuará después...

Etiquetas: , ,