jueves, junio 28, 2012

EN LA CALLE, CODO A CODO


Suelo marchar sin contingente, es decir; acompañar las manifestaciones yendo de un lado a otro, aquí y allá. Lo confieso, fue más por obligación que por gusto, la vida me fue apartando de las organizaciones formales y terminé así, marchando sin contingente. 
            No es tanto un problema, en realidad, sino una ventaja. Acompañando y simpatizando con todos, voy encontrándome con todos y algunos más… Esto, que es asunto meramente autobiográfico, viene hoy a cuento. 
            Marchar sin contingente te permite mayor movilidad y un campo más amplio de visión. Marchar sin contingente te permite ir de la vanguardia a la retaguardia y saber, más aproximadamente, el número de gargantas que junto a ti caminan. 
            Decía que esto, que es un punto meramente autobiográfico, viene a cuento porque me permitió hoy ver a ras de calle a los miles, cientos de miles, que acompañaron el cierre de campaña de Andrés Manuel López Obrador, candidato de las izquierdas a la Presidencia de México. 
            Un millón, cuatrocientas mil personas, según los cálculos de la Secretaría de Seguridad Pública, probablemente más... Seguramente muchas más. 
            No son las encuestas con las que los medios oficialistas intentan vender a un seguro triunfador; sólo son voces, puños que se levantan, gargantas que cantan, píes que caminan. 
            Son cronopios todos, hutopos, yuyos... Miles, cientos de miles de miradas que convergen en un amanecer distinto, una mañana del 2 de Julio en la que el futuro pueda empezar a escribirse con esperanza. 
            Por si alguien lo dudaba, el Domingo 1° de Julio yo y estos miles, cientos de miles, esperemos que millones de México posibles, votaré por Obrador. 

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home