miércoles, abril 25, 2012

RIQUEZA DEL LENGUAJE


de mi derecho a decir mierda, culo y verga
(entre otros improperios)

“Que tiene ojo de culo es evidente,
y manojo de llaves, tu sol rojo,
y que tiene por niña en aquel ojo
atezado mojón duro y caliente.”
Francisco de Quevedo

Cuando niño y recién iniciada mi apropiación de lenguaje, me extrañaba la prohibición de ciertas palabras que, por otro lado, yo había aprendido por su uso cotidiano, muchas veces, en boca de quienes me prohibían utilizarlas. Conforme llegué a la adolescencia y mi vocabulario se fue ampliando, también lo hizo, lógicamente, mi repertorio de improperios y, por tanto, las ocasiones en que mi discurso era motivo de llamadas de atención y reprimendas por su florida variedad.
                En cuanto puede racionalizar mi extrañeza, llegué a la conclusión de que existía una hipocresía verbal generalizada y universalmente aceptada. Es decir; me parecía lógico que las personas se sintieran molestas si empleaba palabras que ellas no entendieran, pues ello dificultaba la comunicación entre ellas y yo. Me parecía lógico, también, que se me reprendiera cuando empleaba mal un término, modificando su sentido o sin entender yo mismo completamente su significado.
                Pero que se me reprimiera por la utilización de un término pertinente para mi discurso y cuyo sentido y significado eran claros para mi interlocutor, era, cuando menos, ilógico.

Entinéndaseme, no pretendo defender el empleo del lenguaje soez en sustitución de la riqueza idiomática. Me parece, como a cualquiera, ofensivo el empleo de un único vocablo (v.b. Güey o Gilipollas) cada dos o tres palabras en un discurso que, además, viola flagrantemente todas las normas sintácticas.
                Defiendo, sí, el derecho inalienable a emplear cualquier palabra o sintagma cristalizado que resulte pertinente para dar idea de gradación, valor o expresividad a mis dichos.
                Defiendo, también, la utilización del eufemismo como recurso literario, pero no su imposición en aras de una malentendida pulcritud en el lenguaje.
                Es decir, no acepto, en ningún momento y bajo ninguna circunstancia, que se pretenda que en mis líneas o vocalizaciones se sustituya el “a huevo” por un “a fuerza” u “obligadamente”, pues cada uno de estas formas tiene un grado específico de obligatoriedad y el empleo de uno u otra, puede modificar el sentido de la idea que deseo transmitir.
                Lo mismo sucede con expresiones como “coño”, “verga” o “culo” y su sustitución por términos como “recorcholis”, “pajarito” o “nalgas”, cuyo empleo, muy seguramente, infantiliza cualquier discurso (al menos, claro, que ésta sea la intención).
                Los ejemplos abundan y enumerarlos todos es tarea, claramente, imposible. Cada vocablo, incluso los considerados altisonantes, cumple un sentido y significado y es en función de estos, que puedo o no emplearlos. Si alguien se ofende per se por su utilización y no por el sentido del discurso todo, no nos estamos entendiendo.
                Algo similar sucede con la ironía dentro de charlas y discusiones, donde el mero empleo de ésta parece ser lo ofensivo y no lo que su contenido refleja… Pero de mi derecho a ironizar sobre los argumentos empleados por mi interlocutor hablaremos en futuros párrafos.

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger Jose Etxeberria said...

Y además es encantador cuando una "pretendida dama" nos pide, en esos momentos en que se consuma el deseo, que empleemos palabras soeces para aumentar la excitación. Esos vocablos tienen su lugar sin duda, y han de ser empleados en tiempo y forma adecuados. Si no, acabamos convirtiéndonos en unos mierdecillas meapilas sin fuste.

11:56 p.m.  
Blogger Jose Etxeberria said...

Por si te sorpendiera, Jose Etxeberria es el Kanif de antes, (diría mi verdadera identidad si supiera cual es) y blogger, que piensa por mi, se ha encargado de cambiarlo.
¡Un abrazo, Mario!

11:59 p.m.  
Blogger Nanny Ogg said...

Y yo, don Mario, suscribo su defensa... Hasta las palabras malsonantes tienen su cabida en el diccionario y en nuestra boca, todo es cuestión (como con todas) de saber emplearlas cuando y como corresponde :)

Besos

11:51 a.m.  
Blogger Driada said...

Y a mi que me sorprende que tu reivindiques por ahí.
Te daría la razón , pero es que ya la tienes.

12:38 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home