miércoles, octubre 27, 2010

FINALES Y PERSITENCIA

“El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio”.

Italo Calvino

Las Ciudades Invisibles

Los rituales asociados al culto a la muerte entre los pueblos indígenas precolombinos eran variados, tanto como diversas eran las culturas que habitaron el territorio que actualmente conforma México. Se puede considerar, sin embargo, que todos caían dentro de dos categorías principales; los propiamente funerarios y los dedicados a los dioses de la muerte o del inframundo.

En general, con variaciones dependiendo de cada cultura, los rituales funerarios eran acompañados de ofrendas hacia el difunto; ofrendas que se constituían de objetos de su vida diaria y de representaciones divinas o totémicas para facilitar la vida en alguno de los inframundos (recuérdese que, de acuerdo a buena parte de las tradiciones indígenas, no existía un paraíso, sino varios a los cuales se destinaba el espíritu de acuerdo a la forma en que había encontrado la muerte).


Los rituales dedicados a los dioses de la muerte eran mucho más variados.

Uno de ellos, extendido a lo largo del territorio nacional gracias al dominio cultural Mexica, es el festival del árbol Xócotl (xocohuetzi), que se desarrollaba entre el 16 de Julio y el 5 Agosto (aproximadamente). El inicio de la festividad, en el que se pedía la protección de los dioses del inframundo para los muertos niños, el árbol era talado y llevado a la plaza pública, ahí se le adornaba y colocaban ofrendas alrededor, además de altares dedicados por cada familia a sus muertos.

Durante los siguientes días se danzaba y se dedicaban sacrificios a los dioses patronos de los distintos inframundos. El final del festival estaba dedicado a los muertos mayores, en él el árbol era derribado mientras las ofrendas y sacrificios ardían en una gran hoguera.

La festividad marcaba el inicio del Otoño, es decir, la temporada de la recogida de la cosecha (xócotl, fruto y huetzi, caer; fruto caído o cosechado) y no pocos autores ven en ella el origen de la festividad del Día de Muertos por la presencia de ofendas florales y altares votivos.


Lo cierto es que durante la Colonia empiezan aparecer altares funerarios en los domicilios familiares de los indígenas, en fechas muy diversas dependiendo de la región del país de la que se tratara.

En un principio las autoridades coloniales pretendieron prohibir esta costumbre, sin embargo, su extendida práctica terminó por imponerse e integrarse al rito católico en las fechas de la festividad de todos los santos (1º y 2 de Noviembre), formalizándola como la celebración de los Fieles Difuntos, misma que es celebrada hasta nuestros días.

En esta festividad se encuentran presentes muchos simbolismos indígenas, tales como la flor de zempaxóchitl, actualmente asociada a los rayos solares y que en la tradición prehispánica representaba a la diosa Xochiquetzal y se relacionaba con el ciclo de muerte y renacimiento del Sol, o la cruz, que lo mismo puede representar al Cristo mártir, que a los pilares que, según la tradición maya, sostenían el universo (mito reinterpretado por los mexicas en forma de los cinco Tezcaltlipocas, mito difundido a otros pueblos conforme el imperio de Tenochtitlán se expandía).

En término generales (y salvo variaciones locales, muchas veces significativas), el altar de Día de Muertos muestra tres niveles, a saber:

El primero, dedicado a los muertos recientes (de unos a tres años), aquellos que aún no han olvidado lo que era estar vivos. Ahí se coloca como ofrenda aquello que los difuntos disfrutaban; comida, bebida, cigarros, juguetes, etcétera. Es en este nivel en el que se ubican las fotos de los muertos y la dedicatoria de la ofrenda.

El segundo nivel muestra la transición del alma hacia los planos superiores del inframundo, normalmente se representa como guirnaldas ascendentes de zempaxóchitl, en algunas regiones de ellas se cuelgan panes de muerto, representando el abandono del cuerpo material. En otras regiones este nivel es representado por el humo de copal o de incienso.

El tercer y último nivel es la cruz en su doble acepción, en éste los difuntos han abandona por completo el mundo de los vivos para fundirse con la divinidad (o con todos los seres vivos).

La tradición del Día de Muertos es, entonces, un ejemplo de persistencia; una muestra de cómo lo distinto puede convivir y nutrirse…

Mario Stalin Rodríguez

Asesor Educativo

Departamento de Servicios Educativos

Museo Nacional de Antropología


Imágenes: Proyecto y Realización de la ofrenda "Finales y Persistencia" del Museo Nacional de Antropología, planeada y montada por un servidor en 2009.

P.D. que celebra
Y Bueno, el jefe celebra sus 6 años de limpiar mentes en la red (ahí es nada) y pensando (como siempre) es su público, dedica este banner a todos aquellos que han soñado con ver su nombre en las etiquetas marcianas.

Banner que me apropio y cuelgo en mi modesta vitrina de trofeos por razones que yo me sé (y que ustedes pueden conocer dando click en el último enlace, faltaba más).

Etiquetas: , ,

5 Comments:

Blogger kanif said...

¡Tío! ¡Y metiste esa pedazo de ampliación de una ilustración tuya!
¡Muy chula la exposición! y los textos enjundiosos.
¡Un abrazo!

12:07 a.m.  
Blogger BENHUMEA said...

SI, SI, de lo que se pierde uno por no visitarte a menudo que caray¡ sin duda alguna esta es la tradicion de la que mas me enorgullezco.

Tus ilustraciones simplemente sensacionales no cabe duda Mario Stalin Rodriguez, eres un hallazgo¡¡

8:18 a.m.  
Blogger Zafferano said...

Y además de todo esto ...el lunes no se trabaja! Redondo!
Peco de redundante pero los dibujos fantásticos!

Un beso enorme granjero!

2:47 p.m.  
Blogger Jardinero del Kaos said...

Que decir que los colegas no hayan dicho sobre los dibujos, como siempre geniales y el post sin desperdicios. Ud. si que es un libro abierto hombre, que sabe de todo


un saludo

6:03 p.m.  
Blogger Nanny Ogg said...

Menudas lecciones de historia y cultura que nos das, Mario. Me ha encantado :)

Besos

4:28 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home