miércoles, septiembre 01, 2010

MADRUGADA Bis

INFORME DE ACTIVIDADES AGROPECUARIAS EN LA REGIÓN DEL SAHARA ORIENTAL EN 1965
Un pasillo solitario, uno como el que hay en todas las bibliotecas, donde se guardan los informes agropecuario o de gestión de las administraciones pasadas… Ahí la arrinconas contra los estantes... Y mientras trata de convencerte de que no, que hay mucha gente, miras alrededor... Y al saberse sin testigos, besas sus labios.
Tus manos, entonces, van a su cintura... Se escurren por debajo del pantalón y acarician sus glúteos.
Trata de convencerte que no... Que es un lugar público... Tratas de tranquilizarla, le susurras al oído palabras de amor… Tus manos juegan con el borde su blusa.

"Pero... Por favor, mira que hay mucha gente”...

Acaricias su espalda por arriba de la blusa… Besas su cuello…

“Que esto no es lugar para”...

Una pierna juega entre sus muslos… Besas sus labios para acallar sus protestas… Tus manos suben hasta su pecho, por arriba de la blusa buscan sus pezones… Sigues besando sus labios.
Tus manos regresan a su cintura, entran por debajo de la blusa, buscando el sujetador, entran por debajo de él… Una mano presiona su seno izquierdo.

“Ay... ay cariño por favor”...

Lentamente, sobre su cabeza, sacas la blusa... Besas sus labios, bajas por el cuello, besando la base de éste, sus hombros, bajando hasta los senos. Al principio, sólo trazas el contorno de sus pezones con la lengua… Después los besas.
Llenas con su seno tu boca, succionando sólo un poco.
Desabrochas su pantalón... Tu mano busca vello, su sexo. Empapas tus dedos de su sabor y los llevas a su boca.

“Mmm”…

Bajas sus pantalones y ropa interior por sus muslos y llegan tus besos a su sexo.

“Por favor... Que no estamos solos hombr”...

Entra tu lengua en sus humedades. Con una mano en sus glúteos, la otra en sus senos, tu boca en su sexo y sus manos alborotando tu cabello.
Subes a través de su vientre, deteniéndote solo un poco en medio de sus senos.
Tomas su pierna izquierda con la mano y la haces subir hasta tu cintura… Entonces... Penetras… Ahí, de pie entre los libros.

Besas su boca.
“Calla”, le dices al oído... Te amo. Un libro cae del estante... A lo lejos se escucha un "shts".
La besas para reprimir sus palabras y para probar una vez más el sabor de sus labios.
Sus labios en los tuyos... Tu mano en su cintura, la otra en su muslo. Tu sexo en el suyo…
Tan lejos y tan cerca la gente estudia.

“Co... como alguien nos vea”...

De nuevo, la besas.
Bajas tu mano hasta tus glúteos... Los dedos juegan un poco en medio de ellos. Uno de ellos describe el perímetro de sus profundidades y, trayendo un poco de su jugo, entra.
Le besas el cuello y tomando con un poco de fuerza el muslo, penetras en su sexo aún más... Besas los labios y entras un poco más.
Tu dedo entra y sale de ella. Abraza tu cintura con su pierna y tu mano sube a su pecho.

“Estás loco... Loco”...

Entras un poco más y la arrastras contigo hasta quedar de cuclillas en el piso. Apoyas la espalda en la estantería de enfrente, ella, de cuclillas frente a ti, empiezas marcar el ritmo.
Arriba y abajo, hacia atrás y adelante... un poco de lado.
Acaricias su espalda, el pecho… Besas sus labios.
Dejándote tendido, con la espalda apoyada en la estantería, te obliga a salir y lleva su sexo hasta tus labios… Pruebas con tu lengua sus sabores, humedeces sus profundidades.
Vuelve a colocarte sobre ti, con sus manos dirige tu sexo hacia el suyo, lo evita... Te hace entrar por sus profundidades.
Le besas en los labios.
Bajando lentamente, te hace entrar cada vez más en ella.
Arriba y abajo, hacia el frente y atrás, un poco a los lados... Beso sus labios y su cuello… Acaricias su espalda y sus senos.

“Me vuelves loca”...

Muerde tu hombro para contenerse un poco.
Le susurras al oído... Y besándola, dentro y junto a ella, derramas…

Vestidos... recuperadas las ropas del piso junto al libro que se cayó... Disimuladamente salen de entre las estanterías con éste bajo un brazo. Cuando llegan a la mesa donde han dejado abandonadas sus cosas y el portátil de ella, se dan un beso inocente en los labios.
La encargada, que casualmente pasaba por ahí, los mira con reprobación y se aleja murmurando algo sobre lo que se puede o no hacer en una biblioteca...
Se miran y sonríen mutuamente.
Sonrojada como fruto de huerto, te dice: “Es la última vez que me acompañas a estudiar a la biblioteca”...
Sólo puedes esperar, en secreto, que no cumpla su amenaza.

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

12 Comments:

Blogger kanif said...

¡Hay que ver qué cosas suceden!
En las pequeñas bibliotecas de aquí no hay pasillos solitarios ni de informes agropecuarios ;-) ¡Lástima!

12:19 a.m.  
Blogger Ayshane said...

JAJAJAJAJAA pues esperemos que no cumpla su amenaza!!!

Abrazos...

1:17 a.m.  
Blogger BENHUMEA said...

uuuuufff querido Mario, tienes la culpa de que tenga q bañarme con agua fria con todo y q casi es media noche, despues me haras un caldo de pollo para el resfrio¡¡¡

Un beso.

9:04 p.m.  
Blogger Doña Tania said...

Jejeje, ya no caben dudas, mis amistades y conocidos son un puñado de pervertidos jajajaja, nah, ¡Está excelente!, muy (MUY) descriptivo y, wow, ese modo de escribirlo en segunda persona es intencional, imagino. Te metes en la historia (Sin doble sentido, creo jajaja)

Leyendo esto pensé inmediatamente en la biblioteca de Central Auckland, cuando leía comics durante la hora de almuerzo. Lástima que no había nadie rondando y pensando cochinadas jajajaa, nah. ¡No debería de estar diciendo esas cosas, por Ra!

En fin, muy entretenida la lectura, y el dibujo está muy lindo. A veces me pregunto si todo lo que escribes es por experiencia propia jajaja.

Ya, me detengo.

Un abrazo :D

9:26 p.m.  
OpenID jordim said...

Las bibliotecas ponene, demasido silencio, demasidos pasillos, demasiado de todo..

4:16 p.m.  
Anonymous floor rugs said...

Muy bueno, saludos!

11:10 a.m.  
Blogger mariapán said...

Ojú Mario... me ha encantado, me ha parecido muy visual y morbosillo...jejeje

El lunes empiezo a estuddiar mi oposición en la biblioteca, no tendré más remedio que recordar el texto y... sonreir; lástima que vaya con una amiga y no con el Puchungo, si no...quien sabe ... ji ji ji...

Besos y enhorabuena de nuevo, me ha parecido sublime...yeaaaaaaaaah

11:22 a.m.  
Blogger Jardinero del Kaos said...

informes agropecuarios, informes agropecuarios, informes agropecuarios...lo debo recordar...

6:00 p.m.  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

En fin, lo cumpla o no, un poquito extresante es hacerlo en la biblioteca, pero claro, eso es lo que tiene...

Muy bonito sr, tito, ¡Menudo profesor va a tener el sobrinito!!,jajajaa

Besicos muchos.

12:42 a.m.  
Blogger Gabrielle Dupré said...

Pensé en todo menos en pornográfico eh?

La biblioteca es un lugar por demás interesante, lástima que a mi nunca me han pasado o me han ocurrido este tipo de sucesos sobre naturales!!!!

Gulp!

Plop!

1:43 a.m.  
Blogger Gabrielle Dupré said...

Me faltó escibir! Záz!

Santos protones!

Santas Batipedas Batman!

Etc....

1:44 a.m.  
Blogger Nanny Ogg said...

Jamás habría imaginado la biblioteca pública como lugar idóneo para escarceos sexuales. En fin, siempre se aprende algo nuevo :D

Besos

2:13 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home