miércoles, junio 16, 2021

SEPULCRO EFÍMERO

 

Le falta el aire.

            Ya no puede recordar cuánto tiempo lleva sumida en esta oscuridad.

            Intenta moverse, pero el peso de aquello que la sepulta es demasiado.

            Le falta el aire.

 

Logra mover una mano, remover un poco de aquello que la cubre... Pero sólo un poco, muy poco.

            Patalea.

            Boquea desesperada en busca de aire, sólo para probar el sabor de aquello que la cubre.

            Desespera y se esfuerza para remover con la mano aquello que la cubre.

 

En la punta de sus dedos siente la caricia del aire frío.

            Patalea.

            Manotea.

            Logra despejar su rostro de aquello que la cubre y aspira fuertemente para que el aire frío llene sus pulmones.

            Se incorpora.

            Intenta decir algo, pero sólo logra emitir un gruñido gutural...

 

Odia las noches frías.

            Odia dormir sepultada bajo mantas, cobijas, sábanas y edredones.

            Sí; odia las noches frías... Pero adora las mañanas frías.

            Adora esa primer bocanada de aire helado, las pequeñas agujas que se clavan en sus pulmones; su gélida caricia sobre su piel.

            Adora las mañanas frías, esas en las que despertar es un poco como volver a sentirse viva.

 

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

1 Comments:

Anonymous Glow Naif said...

Encantador relato y hermoso dibujo <3 Qué envidia que le guste el frío por las mañanas, ojalá fuera así.

Un abrazo fuerte y hoy hablamos ;)

8:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home