jueves, junio 19, 2014

Para Ana

Este cuento lo escribí hace casi 18 años, un Diciembre de 1996 para el cumpleaños de Ana... Curiosidades de la vida, es uno de los pocos escritos de aquellas fechas que aún conservo... Hoy, que ella ha partido, lo retomo a manera de homenaje.

NARRACIÓN

Cuando despertó el día de su Diciembre, no importa el número, Ana sintió que algo muy extraño había pasado la noche anterior. Buscó por todo el cuarto, pensando ilusamente que su padre habría reacomodado aprovechándose de su profundo sueño, pero todo estaba donde debía (o donde no debía, pues la ropa que había abandonado al acostarse, estaban aún al lado de la cama).
            Confusa se dirigió hacia su closet, en este cuartucho diminuto noto que, por alguna extraña razón, toda su ropa se había agrandado, o que ella se había encogido, pero esta opción era demasiado inverosímil. Entonces giro y se descubrió en el espejo.
            Sí; se descubrió, porque la imagen que el cristal reflejaba no era necesariamente a la que ella estaba acostumbrada, o mejor dicho, la imagen era a la que estaba acostumbrada hace años. Parada frente a ella le miraba, sorprendida, una Ana pequeña.
            Desnuda como estaba salió corriendo del closet y de su cuarto, para encontrar a su padre y a sus hermanos, de la misma edad que la noche anterior, mirando el televisor.
            Su hermano pequeño (hasta el día de ayer), la miro y se ruborizo de inmediato, molestia que se le paso enseguida; ni tardo ni perezoso, empezó a molestarla.
            Su hermana regañó a quien creía su hermana menor y le exigió que fuera a vestirse. El padre, campechanamente y desde  el poder otorgado por los genes, la disculpó alegando que ese día cumplía y ese era un buen motivo para ciertas excentricidades.
            ‑Peró ez ke llo no tenj…‑ Quiso decir la frustrada protagonista, pero se detuvo a la mitad de la frase al darse cuenta de que cometía faltas de ortografía al hablar. Después recapacito y descubrió que uno a tan corta edad, no necesariamente se tiene una buena forma de escribir ni de "avlar"… De ahí en adelante todo le pareció muy lógico.
            El resto del Día lo pasó muy holgazanamente disfrutando las atenciones que su familia le propinaba. Disfrutó al máximo de sus regalos (una bicicleta con dos rueditas a los lados, una película infantil, un palo saltarín y etcéteras propios de su edad). Se acostó a las nueve de la noche, tal como debe ser para una niña pequeña.
            A las cero horas con un segundo del siguiente día de Diciembre, despertó sobresaltada pensando que algo había cambiado. Presurosa se dirigió a la puerta de su closet y se miro en el espejo, una desnuda y mayor Ana la observaba tranquila desde atrás del cristal.
            Volvió a su cama donde, un poco amodorrado, su pareja le miraba con curiosidad. No dijo nada, se recostó y se durmió con una sonrisa en los labios, pensando quizá, que alguien le dio la oportunidad de disfrutar otra vez de ser niña.
            Desde un punto indeterminado, todos los dioses de la humanidad la miraban alegres, se reconfortaban al saber que, por una y única vez en toda la historia del universo, el mundo giro alrededor de una sola persona.

Mario Stalin Rodríguez.

Diciembre de 1996.

In Memorian
Ana Santos
1978-2014
Nos quedan, amiga, los pasos compartidos.

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home