jueves, junio 05, 2014

SUCESIÓN

y otros anacronismos

La idea de la existencia de un derecho divino al poder, suena mucho más al argumento de un cuento de hadas de los hermanos Grimm, que a un sistema de gobierno propio de la primera mitad del siglo XXI. Sin embargo...
            No se trata de hablar de regímenes de países pequeños en los que el “monarca” es una figura temporal impuesta por el bando ganador de la última batalla en la eterna guerra intestina... No, se trata de gobiernos de países tan pretendidamente democráticos, que incluso se dan el lujo de apoyar a Estados Unidos en su perpetua lucha contra gobiernos legítimamente electos y sostenidos por sus poblaciones. Se trata, entonces, de las monarquías europeas.

Al referirse a familias como los Windsor en Inglaterra o los Borbones de España, no se puede hablar de remanentes de una época feudal, más apropiados para la vitrinas de un museo que para los grandes palacios que aún ocupan. No, porque a pesar de los ridículos protocolos, los patéticos vestuarios y los escenarios de opereta en los que se mueven, amabas familias llegaron a su actual posición, obedeciendo mucho más a intereses políticos y económicos, que por un pretendido “derecho divino a la corona”.
            En el caso particular del abdicante Juan Carlos I, éste fue sentado en el trono no por los españoles (ni siquiera por los monárquicos), sino por el dictador Franco, como un actor más del teatrillo que se llamó “transición a la democracia”, cuyo papel era, como el de todos los demás involucrados, garantizar la impunidad para el caudillo, sus allegados y, sobre todo, sus herederos (de la que aún hoy gozan).
            En el mejor de los casos, Juan Carlos I fue y será, hasta el último día de su reinado, un bufón patético utilizado por lo peor que puede ofrecer la sociedad española, ya fuera para tapar la hediondez de las cloacas de la política interna del país ibérico o como golpeador en lo que se refiere a la política exterior.
            A cambio de sus servicios, se le extendió una carta de impunidad para las corruptelas de él y su familia, de las que el escándalo encabezado por su yerno no es más que la punta de un iceberg titánico...
            Y no, no hay ningún dato o razón que permitiera pensar, objetivamente, que la coronación de Felipe de Asturias y Grecia (sic, suponiendo que Grecia, un país que abolió la monarquía, pudiera tener “príncipes”), vaya a cambiar el papel asignado a la casa Borbon en ningún aspecto.
            El Príncipe de Asturias, a sus casi 50 años, no ha tenido otras responsabilidad que la de ser el representante de los intereses de la élite económica de España en el extranjero y más nada, ni si quiera ha ocupado cargos de oropel en empresas o fundaciones, como sí lo han hecho sus dos hermanas (por los cuales, recuérdese, una de ellas hubo de presentarse como imputada ante las cortes ibéricas).
            Es decir, en el mejor de los casos, el futuro Felipe VI será sólo una cara más joven, para el mismo bufonesco papel de títere que se padre ha venido representando desde 1975.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

Blogger crisis85 said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

8:36 a.m.  
Blogger crisis85 said...

A mí me da más satisfacción la reacción del pueblo español ante esto: el haber demostrado públicamente que están dispuestos a recuperar su autodeterminación y soberanía, que tan violentamente les fue arrebatada por una injusta guerra civil. El camino para llegar a ello será muy largo, más del que generaciones anteriores han recorrido, lleno de obstáculos (su necia clase política y las leyes que ellos protegen y una policía que parece haber salido desde las mismas piras de Apókolips), y tal vez no lleguen a verlo, pero a diferencia de otros, ellos son capaces de transmitir esas ideas a sus hijos, y de hacerlas crecer. Estoy seguro que si no dejan de insistir desde la calle y conquistando su derecho a representarse, lo van a lograr y cambar su propio destino. Bien haría nuestra nación en verse en ese espejo, y aprender a tomar conciencia de lo que tenemos y estamos dejando pasar.

Ernesto Maldonado Lozada

8:38 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home