jueves, marzo 15, 2018

MEXICAS

(ilustración basada en representaciones femeninas de los murales prehispánicos de San Bartolo)
Obviamente, abarcar la diversidad temática relacionada a la cultura mexica, obligaría a un repaso menos que escueto y claramente insuficiente. Es por ello que el presente texto propone sólo un esquema general, no el único posible, con la intención de servir únicamente como base para un primer acercamiento a la historia de esta civilización.

México Tenochtitlán, capital de lo que fuera el imperio mexica, fue una ciudad multitudinaria. De acuerdo al censo realizado por los españoles tras la conquista, en ella llegaron a vivir poco más de 200,000 personas, se encontraba dividida en cuatro barrios, cada uno gobernado por un consejo de ancianos, además del Templo mayor donde se encontraba la sede de los poderes económico, político y religioso de la ciudad.
            Una ciudad increíblemente bien organizada… No siempre fue así.
            Los mexicas descienden del grupo chichimeca, originario de la zona de Aridoamérica. Se sabe que en algún momento una gran sequía azotó esas tierras, lo que provocó que muchos grupos emigraran hacia el Sur en busca de mejores condiciones de vida.
            De acuerdo a documentos posteriores de los propios mexicas, en algún momento intentaron instalarse en distintos puntos del Altiplano central, como las Ruinas de Tula, las de Teotihuacan, el bosque de Chapultepec o Xochimilco, de donde salieron tras enfrentamientos con los grupos locales.
            Finalmente, lograron instalarse en un islote perteneciente al dominio de Azcapotzalco. Este islote abarcaba, aproximadamente, lo que actualmente se conoce como el primer cuadro de la Ciudad de México. Para expandir su ciudad recurrieron al sistema de Chinampas, consistente en arrojar piedras, ramas y tierra al agua, hasta que el montón sobresaliera, una vez hecho esto, lo apisonaban hasta sumergirlo nuevamente. Esta operación se repetía hasta que era imposible sumergir más la tierra. Para evitar que el agua disolviera el islote artificial así logrado, alrededor de éste se sembraban ahuehuetes, árboles cuyas raíces, al enredarse, fijaban la tierra.
            En honor a su primer gobernante, Tenoch, la ciudad fue nombrada “el sitio donde vive Tenoch” (Tenochtitlán) y, dado que su versión mítica indicaba que el lago se encontraba en el centro del universo, literalmente; el ombligo (mexi) del mundo, empezaron a llamarse a sí mismos “los que viven en el ombligo” (mexicas).
            La ciudad fue creciendo hasta que tocó otras islas del lago. Una de ellas Tlatelolco, que ya era un reino cuando los mexicas llegaron. Descubrimientos recientes permiten afirmar que en un principio los recién llegados intentaron conquistarla por las armas, pero fueron derrotados. Este revés los orilló a tomar una estrategia más tardada; la nobleza mexica se alió con la tlatelolca y, a través de una serie de matrimonios por conveniencia, muy lentamente los gobernantes tlatelolcas fueron desplazados por descendientes de los nobles mexicas.
            Ahora bien, la pregunta resulta pertinente, si ya sabían expandir sus ciudad por métodos artificiales, ¿para qué tomarse tantas molestias en conquistar otra isla? Las razones, no se dude, fueron de índole económica.

En Tlatelolco se encontraba el más grande mercado del altiplano central; de acuerdo a las crónicas españolas, en un día normal al mercado podían llegar unas 60,000 personas, número que en días de fiesta podía duplicarse y hasta cuadriplicarse. Es decir; en un día de fiesta al mercado llegaba tanta gente como la que vivía en Tenochtitlán.
            Obviamente, no sólo los tlatelolcas y los mexicas hacían uso de este mercado, a él llegaban comerciantes de todas partes del territorio de lo que ahora es México, desde Aridoamérica hasta la zona maya, de las costas del Golfo a las del Pacífico, de las Huastecas a los pueblos de Oaxaca.

Conforme la ciudad crecía y crecían las relaciones comerciales de los mexicas con otros pueblos, el dominio que Azcapotzalco imponía sobre ellos fue debilitándose. Así, bajo el reinado de Izcoatl, Tenochtitlán formó la Triple Alianza y se rebeló contra el señorío dominante.
            A partir de 1420 (aprox.) y por los siguientes cien años, los mexicas impondrán a otros pueblos su cultura, sus ídolos, sus festividades y su sistema social. Ahora bien, el imperio mexica fue muchas cosas, pero nunca humanitario; el sistema tributario era tal, que muchas veces dejaba a los pueblos dominados en la absoluta miseria y los jóvenes (hombres y mujeres) era utilizados para engrosar el contingente militar o para el sacrificio. Es por ello que a la llegada de los españoles no les es difícil conseguir aliados, como los Tlaxcaltecas, quienes ven en los conquistadores una forma de liberarse del yugo mexica.

La historia es conocida, en 1521 cae México Tenochtitlán, lo que marca el inicio del periodo histórico conocido como la Colonia. Durante éste los templos indígenas son derribados, a los ídolos se les  cincela el rostro para que no sean reconocidos y las piedras sagradas son empleadas para construir palacios, iglesias y hasta molinos de grano; creyéndose que de esta forma se daba fin a las culturas indígenas.
            Sin embargo, los pueblos originarios encontraron la manera de ocultar a sus dioses dentro del rito cristiano. Muchas de las costumbres, mucha de las festividades que celebramos en México son, en realidad, disfraces para los ritos precolombinos (un buen ejemplo de ello es la festividad del Día de Muertos).
            Para ello es que sirve la historia, para darnos cuenta de qué tanto de los pueblos indígenas tenemos aún entre nosotros. Cuando hablamos de la cultura mexica, estamos hablando de nuestra historia; descendemos tanto de los pueblos indígenas como de los pueblos españoles. Conocer una y otra historia nos permite conocernos mejor y, decían los mayas, sólo quien se conoce, puede construir el mañana.

Mario Stalin Rodríguez

Asesor Educativo
Museo Nacional de Antropología

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home