jueves, agosto 06, 2015

Fauna informática 07

LORZAGIRL
o de la mejor manera de ver el mundo

Recuerdo bien cuál fue mi primer encuentro con Lorzagirl.
            Fue, como muchas cosas en esto de la internet, culpa de los chicos de ADLO. Recuerdo haber pensado algo como “esta chica dice cosas que yo habría podido decir de distinta manera, pero no mejor que ella” (vale, más probablemente algo como “anda, es chica... Y habla de cómics”).
            Hablamos de un tiempo, Junio de 2006, en el que estos bites aún no tomaban su forma actual y yo no solía comentar demasiado en los blogs que leía (en aquel entonces, además, no demasiados), lo cual hacía, además, en los tiempos libres que me dejaba mi actividad periodística y en las madrugadas (vamos, como hoy) y tenía la firme convicción de no comentar en ningún lado del que no hubiera leído todo lo publicado...
            Me tomó casi dos meses empezar a escribirle comentarios y, según puedo ver, no lo hacía demasiado seguido...

El asunto es que la leía y lo hacía, además, con avidez.
            Poco a poco fui enterándome de su vida y obra, de sus relaciones, de sus amistades y de su familia... Y conforme más leía de ella, más quería leer.
            Porque Lorz tiene una curiosa forma de ver el mundo, la cual podría resumirse más o menos en aquello de “la vida es un asunto demasiado serio como para tomársela en serio”... Y conforme más leía a Lorz, más iba aprendiendo a conocer el mundo a través de sus ojos y familiarizándome con sus viej…Ancianas, con sus brujas y reyes majos.
            Iba aprendiendo cómo ella veía el mundo y haciendo, así, mi propio mundo más amplio y mejor...

Porque este es el asunto con Lorz; aún sin proponérselo y desde su muy particular manera, va haciendo mejor el mundo por el simple hecho de contarlo como lo cuenta... O, al menos, va haciendo que la visión que del mundo tiene quien la lee sea más amplia y esa, no se dude, es también una forma de hacer mejor el mundo.
            Y así iba leyéndola y, poco a poco, comentario a comentario, fuimos entablando algo que podría llamarse relación amistosa... Nos encontrábamos en diversos blogs y comentábamos sobre diversos temas.
            Y así iba leyéndola y, supongo, a veces ella también me leía... Y así íbamos encontrándonos hasta que un día llegué a Madrid y nos encontramos.

Y después de ello, seguimos encontrándonos por estos bites.
            Y seguí leyéndola y llegué a curarme con ella... Allá por 2011, se sabe, el mundo fue de pronto extraño y solitario. Me cambiaron las reglas del juego demasiado pronto y sin avisarme y tuve que aprender a reconstruirme.
            Lo he dicho antes. Fue en parte gracias a nuevas presencias en mi vida y en parte gracias a ciertas personas en estos virtuales lares, que pude aprender a reconstruirme. De éstas últimas, no se dude, Lorz ocupa un lugar importante.
            Así que seguí leyéndola, construyéndome de ella...
            Y mi vida fue cambiando... Y su vida fue cambiando.
           Y seguía leyéndola y seguíamos encontrándonos... Hasta que un día, hace no demasiado, volvimos a encontrarnos.

Y hoy (bueno, la semana pasada) su blog cumplió 10 años.
            Y yo le debía una especie de homenaje, sí... Pero, sobre todo, le debía (y debo) todo mi agradecimiento.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , ,

3 Comments:

Anonymous Isabel said...

Y yo llegué al tuyo, tu blog, por los comentaios que hacías en el suyo...un placer..
He leído que eres periodista y vives en México..malos días para la libertad en tu tierra..te deseo lo mejor.y a Lorz, también.

6:23 a.m.  
Blogger pseudosocióloga said...

Es que lorzagirl es mucha lorza.

8:44 a.m.  
Blogger Gordipé said...

Es una persona especial, de esas que, cuando la encuentras, te ayuda a definir el tipo de persona que te gusta.

4:44 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home