miércoles, junio 24, 2015

críticos y criticados 02

CRITICANDO AL CRÍTICO
y al criticado

Establecido antes cuál es el papel de la crítica y el cómo debe cumplirlo, detengámonos un poco en a quién se dirige ésta. No nos sorprendamos, no es al autor de la obra criticada porque, finalmente, la crítica, queda dicho, debe criticar, no dar lecciones.
            Es decir, para dejarlo muy claro, la crítica debe ser crítica no didáctica...

De verdad, no nos confundamos, el papel de la crítica (de la buena crítica) es algo tan sencillo y complicado como señalar los errores de una obra... No necesita servir para que el autor mejore su obra, ni caerle bien a éste, sino señalar sus errores.
            Si el autor puede usar la crítica para mejorar su obra; que bueno... Eso quiere decir que la obra tenía algo que necesitaba mejorarse.
            Si el autor prefiere pasar de la crítica no por la crítica en sí, sino por el tono en que se hace; que bueno, está en su derecho... Pero eso no elimina los errores que la crítica señala.
            De nuevo, el papel de la crítica es señalar los errores de una obra; no con el objetivo de que el autor los corrija, sino de servir como guía para que quien no conozca la obra, pueda hacerse una idea previa de ésta y que quien sí la conozca, pueda contrastar sus propios pareceres... Como puede verse, de hecho, el autor de la obra y el cómo reaccione a la crítica, no son elementos que estén incluidos en la ecuación.
            Toda obra publicada (en el sentido de "hecha pública", es decir; dada a conocer a un público) es susceptible de ser criticada, ya sea en el fuero interno de cada lector o de manera pública, el cómo se hace esa crítica depende del crítico; no de la obra, no del autor, ni de cómo pueda reaccionar éste a la crítica.
            Si la crítica señala errores efectivamente existentes en la obra, es una buena crítica... Si señala errores que se inventa el crítico, es una pésima crítica.
            Si la crítica es buena y el autor puede ver a través de ella los errores en los que ha caído, eso habla bien de él.
            Si la crítica es buena y el autor se niega a ver a través de ella los errores en los que ha caído sólo porque no le gusta el tono de la crítica (como se ha dicho antes); es un niño berrinchudo al que se le debe dar su medicina con azúcar.

De verdad, si la crítica cumple con todo loseñalado anteriormente, es decir; si la crítica es pertinente, es buena y señala errores efectivamente existentes; tiene razón... Y no importa en qué tono lo diga; TIENE RAZÓN.
            Y si al autor no le gusta que le señalen sus errores, pues bien por éste; tiene todo el derecho del mundo de aplicar el "es mi gato y me lo follo cuando, como y por donde quiero"... Y no importa, porque si la crítica señala errores efectivamente existentes, SIGUE TENIENDO RAZÓN.
            ¿Estamos?

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home