miércoles, abril 15, 2015

INSTANTES

la espera, el tiempo y lo que viene después

Un instante se define como el tiempo que transcurre entre que el semáforo cambia a verde y suena el primer claxon entre los vehículos de atrás
Terry Pratchett

¿Qué es el tiempo?
            Un instante antes del tiempo, no había tiempo. La frase, intencionadamente efectista es, sin embargo, físicamente correcta. De acuerdo a las teorías más aceptadas en la física moderna, un instante antes del Big Bang no había arriba o abajo, un lado u otro, atrás ni adelante; todo estaba en el mismo lugar y todo tiempo era simultáneo; antes, ahora y después, eran (son, serán) exactamente lo mismo.
            ¿Qué es el tiempo?
            El tiempo es un problema. Existimos, nos dicen, en un universo de cuatro dimensiones, a saber: Ancho, largo, profundidad y tiempo. Sin embargo, mientras somos, relativamente, libres de movernos hacia arriba o abajo, de un lado a otro o hacia atrás y adelante, estamos condenados a movernos en el tiempo en una única dirección posible.
            Hay quien dice, entonces, que el tiempo no existe, sólo la ilusión de éste. Existimos en una sucesión eterna de presentes, el pasado es sólo memoria y el futuro, simple proyección. El propio Einstein reconocía al tiempo como algo relativo, que se estira, compacta o, simplemente, colapsa de acuerdo a qué tan cerca nos hallemos o no de la velocidad de la luz (insértese aquí una mención a la anécdota de los gemelos)
            ¿Qué es el tiempo?
            Aceptemos, de momento y sólo para agilizar el texto, que el tiempo es algo que existe y en lo cual nos movemos… Aunque no todos de la misma forma.

Dos hombres de nombres cambiantes se encuentran en una estación, ambos esperan… Llevan tiempo esperando, aunque a ninguno de ellos le es posible decir exactamente cuánto llevan esperando, tal vez lo intentan y hacen alguna referencia al instante o al pasado… Pero el instante cambia de un parlamento a otro y, aunque anochece, paralelamente y al mismo tiempo, aún es de día.
            Ellos esperan.
            Algunas personas entran y salen de la escena, pero se mueven en otro tiempo, cambian conforme el tiempo cambia y quien antes apreciaba el crepúsculo es, sin solución de continuidad, ciego. El mismo árbol seco, florece sin transición.
            Pero todo eso sucede en otro tiempo, no en el instante eterno de la espera.
            Ellos esperan, por eso no pueden reconocer a quienes, desde otro tiempo, interactúan o buscan interactuar con ellos, no les conocen aún, a pesar de que antes, en este mismo instante, les conocían de toda la vida… No importa, después, en este mismo instante, no han sido presentados aún.
            La espera tiene otro tiempo, un tiempo de instante eterno, congelado, en el que todo ya ha ocurrido y está aún por ocurrir… La espera es otro tiempo y, finalmente, ¿qué es el tiempo?... Más importante aún, ¿de qué hablábamos?... No importa, seguramente de mentiras… Dejemos esto aquí y esperemos, ya mañana vendrá Godot y todo tendrá sentido… O será olvidado.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home