miércoles, enero 09, 2013

HORARIO DE PROTECCIÓN 01


Retomemos la pregunta ¿hasta dónde puede llamarse “protección” perpetuar la ignorancia?
                Acotemos, en ningún momento es legítimo sugerir la exposición de los individuos a contenidos que, por cuestiones de su desarrollo físico y mental, no están en posición de entender adecuadamente. Ello es válido para los menores de edad en lo referente tanto a temáticas que podrían considerarse “pornográficas”, como en cuanto al cálculo diferencial.
                Es decir, nadie con dos dedos de sentido común expondría a un infante a ecuaciones propias de un catedrático del MIT, al menos, claro, que el niño demostrara interés en ello...
                No se me malentienda, no pretendo meter en un mismo saco las matemáticas avanzadas y aquello a lo que algunos podrían llamar “pornografía”, sólo subrayar un punto; más allá de las cuestiones meramente calendáricas (como la edad), cada individuo se desarrolla a ritmos distintos y apropia del mundo distintas cosas en distintos momentos, dependiendo, siempre, de las armas que posea para enfrentarse a ellas.
                Suponer que alguien puede enfrentarse a una ecuación diferencial y resolverla mágicamente al ingresar al bachillerato, sin haber recibido una formación matemática adecuada, es tan absurdo como creer que la gente carece de genitales y curiosidad sexual hasta cumplidos los 18 años...
                La nuestra, en tanto humana, es una sociedad altamente sexualizada; porque el hombre es un animal altamente sexualizado. Ello es cierto en toda sociedad humana, no en distinto gradiante sino de diverso modo, en cualquier parte del orbe y en cualquier momento de la historia. Negar la genitalidad humana es, entonces, un anacronismo demostrativo de un retraso mental grave y eso, en el mejor de los casos... En el peor de ellos, es preparar víctimas para la bestia.
                Pretender sustraer a los menores de su propia y ajena genitalidad, es negarles las armas adecuadas para enfrentarse a la sociedad y encaminar su curiosidad hacia aquello a lo que no están preparados para entender adecuadamente...
                La incidencia de embarazos adolescentes va de la mano con la disponibilidad de los menores a métodos anticonceptivos y a la información que sobre su uso y su propia sexualidad posean. La ecuación es simple; a mayor información y disponibilidad, menor incidencia de embarazos entre adolescentes.
                Una lógica similar puede aplicarse al hablar sobre depredadores sexuales. Múltiples investigaciones periodísticas y legales han demostrado que los foros y lugares clasificados como “+18” son, justamente, algunos de los sitios preferidos por los pederastas para buscar a sus víctimas.
                Las mismas investigaciones precisan que la mayoría de los menores que llegan a estos sitios lo hacen, justamente, movidos por el morbo de lo prohibido, es decir; entre más se les niega el acceso, mayor es su deseo y perseverancia para entrar... La conclusión trágica es, precisamente, que los menores con menor grado de formación sexual previa, son quienes mayormente caen en manos de los depredadores que en estos sitios medran.
                Aquí, entonces, un punto a desarrollar; tal vez nos estamos equivocando en el debate; no se trata de qué tan alto es el grado de sexualidad al que los niños están expuestos, sino de qué armas les estamos dando para enfrentarse a ella...

Mario Stalin Rodríguez


Y sí... Se acabaron las vacaciones...

Etiquetas: , , ,

1 Comments:

Blogger Duquesa de Katmandu said...

Qué lindo, la pri-me-ra en comentar. Deprimente a estas alturas insistir en un tema tan claro y simple como dos más dos (ahora me dirán que en realidad dos más dos no es tan claro y simple, lo sé).
Es probable que algunos digan que los embarazos entre adolescentes obedecen a una "pauta cultural" y que por ello, debe respetarse porque sería fruto de una "elección". O fruto de una "tradición". En fín. Desde mi perspectiva y alguna lectura y trabajo en el tema, en lo que atañe a los embarazos adolescentes en las ciudades, como un problema de salud pública o un problema social (no me refiero a alguna tribu "perdida" en el Amazonas o en el desierto de Kalahari), se comprenden y explican en términos de desigualdad social. Simple.

beso!

6:06 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home