miércoles, septiembre 26, 2007

Torreón infantil 01

1ª de tres partes.
Mario Stalin Rodríguez

Torreón, Coahuila. Las redes de pederastas en México se extienden a todos los rincones de la república y sus tentáculos alcanzan múltiples puntos de contacto en la sociedad. Se ha dicho anteriormente; no una organización única, sino una variedad de grupos aparentemente sin coordinación, que abarcan todos los complejos aspectos de este submundo. La protección del poder político a estos grupos e individuos es evidente, pues de otra manera no se explica su proliferación ni la impunidad con la actúan.
En esta lógica, es peligroso suponer que exhibir un único caso basta para detener un fenómeno de tal magnitud. Queda escrito anteriormente, ni la red encabezada por Succar Kuri detenta el monopolio de la pornografía infantil, ni el gober precioso es el único funcionario público involucrado con estos grupos.

Juego de niños
El día de su muerte Carlos Muñoz Valdez tenía 12 años, una bicicleta verde y el deseo de un videojuego como regalo de reyes. Hasta hoy, poco más de 8 años después, Enrique Busquets Casanova, su asesino, enfrenta un proceso penal, tras gozar por más de un lustro de la impunidad y protección de dos gobernadores (Rogelio Montemayor –hoy prófugo por el escándalo del pemexgate- y Enrique Martínez), dos procuradores estatales (Ricardo Cisneros y Oscar Calderón) y un sinnúmero de jueces, agentes del Ministerio Público y jefes policíacos.
La historia del último día de Carlos Muñoz y del círculo de ignominia que rodea al culpable se reconstruye gracias a una investigación realizada por este redactor, al expediente judicial del caso y a los testimonios de Angélica María González Ríos, exesposa de Busquets y Carlos Muñoz, padre de la víctima.

El 2 de enero de 1999 fue un día frío. En la exclusiva colonia San Isidro de esta capital, Carlos había pedido permiso a sus padres para ir al Centro de Inteligencia Artificial, un local de videojuegos propiedad de Busquets, para elegir el juego que quería para reyes ese año. De acuerdo a testimonios contenidos en el expediente judicial, lo acompañó Andrés Alejandro Rodríguez (joven de clase humilde que, por motivos laborales, frecuentaba las zonas residenciales de la ciudad).
Ambos menores estuvieron mirando los juegos del mostrador hasta que el propio Busquets le ofreció a Carlos la posibilidad de probar algunos en su computadora personal, Andrés, de ropaje humilde, fue excluido de la invitación. Cerca de las 2 de la tarde los niños se despidieron con un apretón de manos.
Cerca de las cuatro de la tarde Carlos Muñoz padre recorría las calles en busca de su hijo, vio estacionada la bicicleta fuera del local de videojuegos (extrañamente cerrado a esa hora). El propio Busquets, visiblemente agitado, le abrió la puerta metálica, pero no le permitió entrar. Cuando Carlos preguntó por su hijo (dando su descripción) el locatario le respondió que estuvo ahí por la tarde, pero se había ido hacía poco tiempo con otros niños de la colonia, dicho lo cual cerró la puerta inmediatamente.
El cuerpo del menor, salvajemente golpeado y con rastros de abuso sexual, fue encontrado por la policía municipal en un lote baldío a las 11 de la noche del mismo día. De acuerdo al reporte del forense, llevaba varias horas muerto y probablemente fue arrastrado hasta ahí después de su asesinato.

Días extraños
Aquel día, recuerda Angélica María, Busquets se comportó extrañamente. Alrededor del mediodía fue a abrir su negocio, prácticamente sin clientes en esos días por las vacaciones escolares. Regresó a comer a las cuatro de la tarde visiblemente nervioso, volvió a salir a las 18 horas. Dos horas después pasó por su casa y, de manera completamente inusual, se ofreció a ir a comprar hamburguesas para sus tres hijos, encargó en el que tardó otras dos horas (aunque el local de comida rápida se encuentra sólo cuatro cuadras de distancia).
De acuerdo al expediente de la investigación, la vendedora testificó la presencia de Tusquets; llegó, hizo su pedido y se fue, regreso por él dos horas más tarde. De vuelta a su casa trató de entrar en silencio. Sin embargo su esposa lo sorprendió, no llevaba zapatos (dijo que los había perdido), su ropa y la camioneta estaban inexplicablemente cubiertas de tierra lodosa y “apestaba terriblemente”.
El domingo 3 de enero, sin explicación alguna, Enrique Busquets trató de vender su camioneta, no lo logró sino hasta tres meses después, no sin antes mandar cambiar la tapicería de los asientos delanteros y todo el asiento trasero. Vivió en Torreón durante un año más, tiempo suficiente para vender sus propiedades (el local de videojuegos incluido) y tramitar su divorcio (tras abandonar el hogar) tranquilamente.

14 meses después del asesinato de Carlos Muñoz, después de conseguir múltiples amparos contra igual número de órdenes de aprehensión, huyó de México, dejando una enorme cantidad de dinero en manos de su exesposa, con instrucciones precisas de repartirlos entre jueces, agentes del ministerio público y sus abogados, Federico Perables y Hortensia Morales.

En 2003, después de un largo proceso de convencimiento por parte de Carlos Muñoz padre y sus abogados, Angélica accedió a declarar en contra de Busquets, lo que permitió que las piezas del rompecabezas empezaran a caer en su sitio y se logrará la identificación plena del homicida.
En septiembre de 2004 se supo que Busquets se había instalado en Barcelona, España, donde desde hacía tiempo trabajaba en un bar. Saliendo en las madrugadas se dirigía a un café Internet, desde el cual se conectaba a los más selectos sitios de pornografía infantil. De hecho, su debilidad por la pornografía permitió que un operativo encubierto de la interpol lo localizara, mientras se investigaba una red de pederastas con sede, presuntamente, en Torreón.
Busquets Casanova fue detenido el 1° de septiembre de 2004, sus abogados lograron alargar el proceso más de un año, hasta que el 19 de septiembre de 2005 el Juzgado Quinto de Instrucción de España concedió su extradición.

Continuará...

P.D. que se explica
La versión original de este reportaje fue publicada en las páginas del (ahora lo sé) no tan extinto Diario La Razón de la ciudad de México en abril de 2006, el por qué se retoma ahora se explicará (espero) en la tercera entrega de esta serie (es decir; dentro de dos semanas).

Etiquetas:

11 Comments:

Blogger tribeca said...

Tus reportajes sobre la pederastia son impresionantes. Parece que es tu especialidad. Espero la siguiente entrega...

un beso

(tus ilustraciones me encantan)

12:25 a.m.  
Blogger mariapan said...

A mí estos temas me dejan secos el alma, la garganta y los ojos; no consigo entender cómo puede existir gente capaz de tales cosas y, aunque lo intento, la asertividad para con estas gentes me cuestaaaaaaa..., no sé...ayyyy ¡es tan cruel!
De todos modos, Mario, la crónica deja ganas de más; ¡una semana es mucho!jejeje...síguela, por ejemplo...ummmm...mañana! ¿vale?
Un beso enorme, por cierto, la etapa académica retomada va viento en popa...;)

4:32 a.m.  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

Que te puedo decir Mario, ¡me acabas de tocar la fibra sensible!, por favor sigue con el tema y pon sobre aviso a todos los que te leemos. Se me acaba de caer el alma al suelo, no puedo con estas cosas, me parecen tan irracionales y tan... ¡no se que decir!, simplemente que termines esta crónica lo antes posible.
Besos muchísimos, porque supongo que para escribir estas cosas tienes que tener muchas fuerzas.
nani

1:14 p.m.  
Blogger Necio Hutopo said...

De eso se trata todo esto... Justo porque el tema es, cuando menos, delicado y despreciable. Antes que cerrar los ojos es necesario abrirlos para entender... No se me malinterprete, en el entender no hay justificación, pero sólo entendiendo seremos capaces de comprender y combatir.

Porque no hay pecado más imperdonable que robar el futuro.

En fin... Cómo queda dicho anteriormente, el blog se actualiza cada Miércoles en la noche o Jueves en la madrugada (horario de la ciudad de México), y es mejor que así sea; porque eso me da una semana para conseguir inspiración, redactar e ilustrar... Y aún así, hay veces (como la anterior)en que alguno de los pasos se queda corto.

10:28 p.m.  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

Pues nada chico, "queda dicho", esperáremos.
Besotes muchos,
nani

1:17 a.m.  
Blogger Espineli said...

Que cerdo el busquetes ese, salu2.

1:55 a.m.  
Anonymous Jaurne said...

Es simplemente asqueroso y vergonzoso; La impunidad cno la que vagan ese tipo de "seres" por el mundo (como el tal Busquets y peores si cabe) me parece vergonzosa, realmente te hace plantearte si la condena la merecen los asesinos o la propia justicia por su incompetencia y necedad.

5:59 a.m.  
Anonymous Nanny-Ogg said...

No hay palabras para comentar algo tan falto de humanidad.

Espero la siguiente entrega.

Besos

12:18 p.m.  
Blogger La princesa sin castillo said...

A todos aquellos abusadores infantiles deberiamos cortarles las bolas, sacarleslos ojos, cortarles la lengua y perforarle los pulmones... Despúes deberíamos despellejarlos vivos y dejarlos al sol por un rato. Pero jamás matarlos de un solo tajo; porque deberían morir con tanto dolor como el que provocan y si hacerles todas esas cosas nos convierte en peores bestias que ellos, entonces no me importa, yo bien podría dejar de lado toda mi dulcura para convertirme en bestia...la primera de todas...

5:13 p.m.  
Blogger Frido Spinoza said...

ASÍ ES. REMOVÍ DOS POEMAS QUE TOMÉ PRESTADOS SIN AUTORIZACIÓN, PEOR OTORGANDO EL CRÉTIDO, CUAL DEBE. VA UN ABRAZO Y TE RECUERDO QUE ACTUALIZÓ EL BLOG CADA VIERNES , PERO LAS ÚLTIMAS DOS SEMANAS HE ANDAOD OCUPANO Y NOMAS NO HE PODIDO

2:51 p.m.  
Blogger Mau Periodismo UNAM said...

Don Mario:

Antes que nada, una disculpa por la ausencia de las últimas semanas.

Ahora, en lo que a este post se refiere, aunque la pederastia es uno de esos temas que no son "mi tema" (yo me pregunto cuál sí lo es), el presente me parece un buen texto. Pienso que elaborar un relato a partir de la reconstrucción de los hechos puede hacer muy atractivo un reportaje y este es el caso.

Como dirías tú, suscribo: los pederastas y las redes que conforman no actúan solos, sino gracias a la impunidad que impera en el sistema de justicia mexicano.

Suscribo también lo dicho por otros bloggers: no hay manera de justificar acciones de ese tipo y, por último, espero la siguiente entrega.

Saludos.

11:46 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home