martes, agosto 01, 2006

Portar un moño tricolor en la solapa le puede costar a una persona su libertad

Pegaron calcomanías en su auto y luego lo acusaron de daño en propiedad ajena
Agreden 50 panistas a un anciano y y a su hija por portar moño tricolor

Pasaban por la sede de AN en la colonia Roma cuando fueron provocados por el grupo

MIRNA SERVIN VEGA

Portar un moño tricolor en la solapa y expresarse en favor del conteo voto por voto le puede costar a una persona no sólo ser agredida verbal y físicamente, sino incluso su libertad.

La mañana de ayer, José Alba circulaba junto con su hija Donaji frente a la sede del Partido Acción Nacional del Distrito Federal, sobre las calles de Durango y Medellín, en la colonia Roma. Iban al súper, ya que son vecinos de la zona, pero el alto en este cruce, donde una caravana de brigadistas del blanquiazul se disponía a abordar un camión de transporte balizado con el logotipo del partido, les cambió el camino hacia la agencia 3 del Ministerio Público.

De acuerdo con el testimonio de la familia Alba, los brigadistas los identificaron como simpatizantes perredistas por un moño tricolor que portaban y comenzaron a recibir agresiones verbales hacia su partido. Mientras Donaji contestaba coreando la frase "Voto por voto".

Los insultos subieron de tono, hasta que, según narraron los afectados, los alrededor de 50 jóvenes rodearon el automóvil Pointer, color gris, placas 824 TVA, y le pegaron calcomanías del PAN.

"Ya los chingamos" y "Sonríe, ya les ganamos", fueron las frases que les repetían entre insultos. José Alba, indignado, salió del vehículo y se enfrentó a sus agresores, ya que las manifestaciones en contra de su posición política llegó al punto de que uno de los que lo rodeaban usó un recorte de periódico en el que aparecía la imagen del candidato de la coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, para frotarlo sobre sus genitales, justo enfrente de su hija, hecho que narró ella misma en la agencia ministerial.

Entre empujones y gritos, José Alba, de 61 años de edad, dio un manotazo sobre el camión panista y fue rodeado y acorralado hasta que una patrulla llegó por él y pudo resguardarlo.

La siguiente parada fue la agencia del Ministerio Público, donde el conductor del vehículo del PAN, placas 5BJR, Santos Estada Betancurt, levantó cargos contra Alba por daños en propiedad ajena dolosos, ya que una mitad del medallón frontal estaba estrellado.

Según dos brigadistas que sirvieron como testigos de la acusación y el abogado del partido, Gildardo López, fueron los perredistas quienes los atacaron con insultos, a pesar de que admitieron que ellos eran alrededor de 50 personas y las etiquetas del partido estaban pegadas en el vehículo Pointer.

El acusado fue trasladado a la agencia del Ministerio Público de la delegación Cuauhtémoc porque en la que le correspondía no había médico legista que verificara el estado de su mano, con la que supuestamente fracturó el vidrio, aunque su mano estaba intacta.

La familia Alba exigía una disculpa por parte de sus agresores, mientras los panistas la reparación del daño, a lo que no se llegó, ya que, explicaron los integrantes de la familia, no pagarían por un daño que no cometieron y mucho menos después de ser agredidos por expresar sus preferencias políticas.

A pesar de que el incidente ocurrió alrededor de las 10 y media de la mañana, José Alba continuaba retenido hasta el cierre de esta edición.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home