sábado, julio 29, 2006

Operaron el fraude Gordillo, Panal y PAN

Las andanzas de Elba Esther Gordillo

La coalición Por el Bien de Todos, por conducto del coordinador de la campaña presidencial, Jesús Ortega, acusó ayer viernes a Elba Esther Gordillo de orquestar el fraude electoral a favor del candidato del Partido Acción Nacional, Felipe Calderón. De acuerdo con Ortega, en las casillas en donde únicamente hubo representantes panistas, del Partido Nueva Alianza ­una creación de Gordillo­ o de ambas agrupaciones, se registraron niveles de votación inusualmente elevados ­al menos superiores a 60 por ciento­ en beneficio de Calderón. Más allá de los porcentajes aducidos por la coalición para sustentar su acusación, la larga y oscura trayectoria de la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) como mapache electoral y como dirigente sindical da solidez a dicho señalamiento.

La maestra demostró su habilidad como manipuladora política durante los comicios para gobernador de Chihuahua, en 1986. Ella fue una de las principales organizadoras del llamado fraude patriótico para frenar al PAN. Aprovechando su puesto como delegada del PRI en la entidad, auspició la creación de brigadas de profesores que funcionaron como mapaches electorales, para apoyar al priísta Fernando Baeza en contra del panista Francisco Barrio.

En 1989, el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari impuso a la profesora Gordillo como dirigente nacional del SNTE. Y siguiendo los pasos de su mentor y predecesor, Carlos Jonguitud, transformó su nombramiento en un cargo prácticamente vitalicio.

Teniendo tras de sí toda la infraestructura del SNTE, Elba Esther Gordillo volvió a ejercer el papel de mapache electoral al diseñar la Organización Nacional de Observación Electoral del Magisterio, en la que participaron unos 30 mil trabajadores de la educación. Aunque formalmente el objetivo de dicho aparato fue participar en la realización de encuestas de salida, distintas ONG denunciaron que su verdadero objetivo consistió en presionar a la ciudadanía en beneficio del PRI. La maestra también transfirió unos 13 millones de pesos del sindicato magisterial, producto de las cuotas de sus agremiados, a la campaña presidencial del priísta Francisco Labastida Ochoa, según denunció en su momento la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Asimismo, a principios de 2002 Gordillo destinó más fondos del gremio para apoyar su campaña y la de Roberto Madrazo por la dirigencia nacional del PRI: en aquella ocasión, las numerosas irregularidades y fraudes durante la elección interna priísta fueron noticia en la prensa mundial.

Pero el historial de Elba Esther Gordillo no se limita a las cuestiones electorales: como dirigente del SNTE, se le acusa de manejar el sindicato como un feudo personal. Realizó su carrera gremial dentro de las filas de la tristemente célebre Vanguardia Revolucionaria, una corriente del sindicato que protagonizó una verdadera guerra sucia contra los profesores democráticos, perpetrando decenas de asesinatos. De hecho, la disidencia sindical la responsabilizó a La maestra de estar implicada en la muerte del profesor Misael Núñez Acosta. En la que sería su primera relección formal al frente del gremio, en 1992 fue nombrada nuevamente secretaria general del organismo, a pesar de que el apartado B del artículo 123 constitucional lo prohíbe.

A partir de ese momento Gordillo ha nombrado a discreción a los nuevos dirigentes "formales" del SNTE, ejerciendo un férreo cacicazgo. Tras dejar la secretaría general del sindicato, impuso a su ex jefe de finanzas, Humberto Dávila Esquivel, como su sucesor. Más tarde, éste fue sustituido por Tomás Vázquez Vigil, quien a su vez fue remplazado por Rafael Ochoa Guzmán, todos ellos incondicionales suyos.

Quien practica el autoritarismo dentro de un sindicato está impedido de ejercer la democracia fuera de él. Quien no respeta la decisión de sus agremiados está incapacitado para aceptar la voluntad popular en las urnas. En 1986 se documentó la participación de la profesora Gordillo en el fraude patriótico contra el PAN. Hoy, la coalición Por el Bien de Todos ha denunciado su participación como operadora en la estafa electoral en contra de Andrés Manuel López Obrador. Las andanzas de La maestra, las evidencias presentadas el día de ayer, obligan a que la denuncia de la coalición se investigue a fondo para despejar las dudas sobre la limpieza de los comicios.

Perredistas compilan evidencias para demandar por delitos electorales a la profesora
Operaron el fraude Gordillo, Panal y PAN, acusa la coalición

En casillas donde no hubo representación del PRD la votación por Calderón se disparó hasta 80.77%, algo "imposible", revelan

Intentarán que PRI, PVEM y PASC exijan también recuento de sufragios

ANDREA BECERRIL

La coalición Por el Bien de Todos responsabilizó a Elba Esther Gordillo de haber instrumentado, conjuntamente con su Partido Nueva Alianza (Panal) y el PAN, el fraude electoral por el que se pretende imponer a Felipe Calderón en la Presidencia de la República.

El presidente del PRD, Leonel Cota, y el senador Jesús Ortega, coordinador de la campaña de Andrés Manuel López Obrador, informaron que reúnen ya evidencias para presentar una demanda contra Gordillo por delitos electorales.

En conferencia de prensa dieron a conocer que, con base en las cifras del Instituto Federal Electoral (IFE) en más de 4 mil casillas distribuidas en el país, en las que sólo hubo representantes del PAN o del Panal o de ambos partidos, la votación de Calderón se elevó de manera considerable, hasta 80.77 por ciento, lo que estadísticamente no es posible, toda vez que tanto el panista como López Obrador lograron arriba de 35 por ciento del total de votos.

En esas casillas, donde la irregularidad es evidente y se presentará como prueba superveniente al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Calderón obtuvo 320 mil votos, que es poco más de la cifra con la que, según el recuento del IFE, aventajó a López Obrador en la contienda presidencial.

Cota Montaño precisó, por otra parte, que la próxima semana, se reunirán con los dirigentes de PRI, Verde Ecologista y Alternativa para tratar de coincidir en una demanda conjunta al TEPJF de que se cuente voto por voto.

El tema central radicó, sin embargo, en las nuevas irregularidades.

Ortega precisó que un análisis de aquellas casillas donde ni la coalición Por el Bien de Todos, ni la Alianza por México (PRI y PVEM) o el Partido Alternativa Socialdemócrata y Campesina contaron con representantes, la votación fluyó de manera copiosa a Calderón y disminuyó para el tabasqueño, en porcentajes idénticos, pese a que se trata de casillas instaladas en diversos estados de la República, de manera particular en aquellos donde el PAN gobierna.

Explicó que detectaron 485 casillas en todo el territorio, donde la constante fue que sólo el Panal contó con representantes y ahí Calderón ganó siempre con 63.91 de los votos, mientras López Obrador sólo obtuvo 29.69 por ciento de los sufragios.

En otras 2 mil 366 casillas, también a escala nacional, en que únicamente estuvieron representantes del PAN, su candidato se llevó 71.47 del total de la votación contra 21.47 del abanderado de la coalición.

La diferencia en favor de Calderón fue aún mucho mayor, "escandalosa" en mil 191 casillas, donde hubo representantes del PAN y el Panal. En todas ellas se le acreditó 80.77 por ciento de los votos, mientras que a López Obrador 13.02 por ciento.

Tales resultados, precisó Ortega, no se sostienen ni estadística ni matemáticamente, toda vez que se trata de casillas instaladas en todo el país y son prueba de cómo la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, operó el fraude contra López Obrador, apoyada en el "aparato corporativo que maneja", en el presidente Fox y el PAN.

-¿Operó la profesora en todo el país?

-Creemos que lo hizo en algunas casillas localizadas perfectamente, en estados donde tenían la protección de gobernadores del PAN o del PRI, como se revela en la conversación que el domingo 2 de julio sostuvo Gordillo con el gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores.

Es un hecho, dijo, que a través del Panal Gordillo impulsó el fraude para favorecer a Calderón y "por ello hace unos días ya se presentó para pasar la factura al panista, al que llamó presidente electo".

Cota, a su vez, resaltó que el PRD hizo lo posible por cubrir la totalidad de las casillas, pero hubo casos, como el de Sonora, donde no se presentaron 70 por ciento de los representantes el día de la elección. "Ellos tuvieron de su lado todo el peso del dinero y del sistema, la complicidad del presidente del IFE con Gordillo, por lo que violentaron la voluntad popular en algunos casos".

Mapaches azules en el distrito de Calderón

Por otra parte, el candidato a diputado local por el distrito 20 del Distrito Federal Adrián Ruvalcaba presentó un grueso expediente sobre las muchas y graves irregularidades que se dieron en esa demarcación, las pocas de la capital donde ganó el PAN la elección presidencial y las de diputados.

Se trata del distrito donde vive Felipe Calderón Hinojosa y ahí, "después de revisar detalladamente el 100 por ciento de las actas de escrutinio -de las que tiene copia certificada, pese a la resistencia del IFE a entregarlas-, encontró que en 40 por ciento de las mismas hubo más votos que votantes.

Mencionó algunos ejemplos. La casilla básica 3440, de la delegación Alvaro Obregón, donde la propia acta detalla un total de electores, pero en la urna correspondiente a la elección de diputados a la Asamblea Legislativa encontraron más boletas.

Es decir, hubo más votos que votantes, y aunque se trata de una elección local, lo importante es que se dio en el distrito de Calderón, donde operó un nuevo espécimen, el de "los mapaches azules", precisó, e hizo notar que todas esas trampas muestran que es necesario abrir los paquetes y contar voto por voto.

Durante la conferencia, denunciaron que han comenzado las represalias contra quienes apoyan de manera abierta a López Obrador. Es el caso del dirigente campesino Max Ortega, quien denunció el uso de los programas sociales en favor de Calderón y ahora se le inventó ya una causa penal y tiene orden de aprehensión.

Otro caso es el del dirigente del Sindicato de Trabajadores del Seguro Social, Roberto Vega Galina, a quien se intenta destituir del cargo.

Cota consideró también grave la descalificación y amenazas de la esposa del presidente Fox, Marta Sahagún, al diputado de Convergencia Jesús González Schmal. Seguramente, "espera la impunidad para ella y sus hijos".

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home