jueves, agosto 10, 2006

Bloquean por seis horas las oficinas centrales de BBVA Bancomer y HSBC

Las protestas pacíficas fueron apoyadas por transeúntes y automovilistas
Bloquean por seis horas las oficinas centrales de BBVA Bancomer y HSBC

La Asociación de Bancos de México presentará denuncias contra los ciudadanos que organizaron y participaron en la manifestación en favor del recuento total de votos

ROBERTO GONZALEZ AMADOR, ANDREA BECERRIL Y ENRIQUE MENDEZ

Las acciones de resistencia civil emprendidas por la coalición Por el Bien de Todos en demanda de un recuento total de los votos emitidos el 2 de julio paralizaron este miércoles las sedes corporativas del primer y el cuarto bancos del país, así como un complejo de oficinas de la segunda institución de crédito en importancia, todos de capital extranjero.

En acciones coordinadas que tomaron por sorpresa a los grupos financieros afectados, cientos de seguidores de la coalición de izquierda que postuló como candidato presidencial a Andrés Manuel López Obrador impidieron por seis horas todo acceso a los oficinas centrales de BBVA Bancomer, el banco más importante del país, y de HSBC, así como de un inmueble de Banamex-Citigroup en el centro histórico de la capital.

Respaldadas por la Asociación de Bancos de México, las tres instituciones afectadas por el bloqueo anunciaron que estudian presentar denuncias para que los responsables de organizar el bloqueo y las personas que participaron en la acción de resistencia civil sean castigados legalmente.

La protesta en las instalaciones de BBVA Bancomer, en el sur de la capital, a un costado de la estación Coyoacán del Metro, fue realizada por unas 400 personas, que bloquearon las entradas al corporativo -donde trabajan diariamente casi 4 mil personas- de manera pacífica. Inicialmente invadieron dos de los carriles de avenida Universidad en el sentido norte a sur, pero unos minutos después se apostaron sólo en las banquetas.

Fuentes de BBVA Bancomer consultadas por este diario informaron que en ningún momento se vieron afectadas las operaciones del grupo ni tampoco los servicios de atención al público en ninguna área de negocios que opera el consorcio aquí en México, con excepción de la sucursal bancaria que funciona dentro del complejo y que mantuvo cerradas sus puertas.

Desde que se iniciaron las acciones de resistencia civil convocadas por la coalición Por el Bien de Todos, a principios de este mes, varias instituciones financieras diseñaron planes de contingencia para evitar en lo posible que sus operaciones fueran afectadas, ante la eventualidad de ser objeto de las protestas. En la parte operativa, prácticamente es imposible que sean dañadas sus actividades, dado que todas tienen centros de respaldo informático fuera de la ciudad de México. Lo más que puede pasar es que, como ayer, sean impedidos de entrar a su centro de trabajo los empleados.

"Tenemos un plan de contingencia desde hace varios días", comentó un directivo de BBVA Bancomer. Esta institución cuenta con un centro de respaldo de sus operaciones en Monterrey.

En el caso de HSBC, el edificio bloqueado este miércoles se ubica en el Paseo de la Reforma, a un costado de la columna de la Independencia, en una zona que permanece tomada por los seguidores de López Obrador desde el 30 de julio. En esas instalaciones, inauguradas apenas el 5 de abril pasado por el presidente Vicente Fox Quesada, tiene su oficina Sandy Flockhart, responsable de la institución inglesa en México, pero también para toda América Latina.

El edificio de HSBC, cuyo costo fue de 150 millones de dólares, alberga el mural El crédito transforma a México, del artista Juan O'Gorman.

En este caso las personas que participaron en el bloqueo también impidieron por espacio de seis horas que ingresaran a trabajar los empleados. Al igual que en BBVA Bancomer, no ocurrieron incidentes con el personal de resguardo del edificio, ni tampoco daños a los bienes materiales.

El tercer inmueble bancario que fue objeto de un bloqueo ayer se ubica en el Centro Histórico de la capital, en la calle de Venustiano Carranza, y alberga una sucursal de Banamex y las instalaciones del área de seguros de esa subsidiaria de Citigroup.

Ninguno de los tres bancos que fueron objeto de las acciones de resistencia civil ofreció una postura oficial ante los hechos. La posición fue expresada por la Asociación de Bancos de México (ABM), organismo que "reprobó" los bloqueos.

"La ABM reconoce el derecho de las personas y organizaciones a manifestarse y expresar libremente sus puntos de vista, al tiempo que expresa su preocupación y condena a este tipo de conductas que afectan derechos de terceros", indicó en un boletín.

En el comunicado informó que las instituciones bancarias afectadas se reservan el derecho de proceder legalmente contra quien resulte responsable por los bloqueos.

"La Asociación de Bancos de México y sus instituciones asociadas se suman a los llamados de la sociedad en su conjunto para que estas expresiones de inconformidad se sujeten al marco de la ley", añadió el comunicado.

En tanto, el diputado Emilio Ulloa Pérez explicó que las manifestaciones tuvieron un mensaje muy claro: "para que entiendan que hay ciertos personajes, como Roberto Hernández, que se han ganado el 'aprecio' de la resistencia civil pacífica".

Sostuvo que los bloqueos se realizaron como muestra no sólo del rechazo a la intervención de los bancos en favor de Felipe Calderón, sino de repudio al rescate bancario que ha permitido enriquecerse a los banqueros, gracias al pago de intereses.

De manera ordenada, y sin que hubiera roce alguno con los empleados de las instituciones, que se distinguían no sólo por vestir de traje, sino porque se mantuvieron agrupados en espera de instrucciones de sus jefes, los manifestantes se sentaron alrededor de los edificios ubicados en Isabel La Católica, en el caso de Banamex, y Paseo de la Reforma, en el caso de HSBC.

Una vez más, el ingenio estuvo presente, no sólo en las consignas dirigidas a los banqueros, como aquella de "¡hoy, hoy, hoy no robarán!", para acentuar el significado del cierre de sus oficinas centrales, sino en las mantas, que no se limitan sólo a repudiar "el pinche fraude", sino a utilizar la figura del fallecido papa Juan Pablo II, a cuya imagen -una de las últimas de Karol Wojtyla en el Vaticano- le insertaron la demanda central del movimiento: "¡voto por voto, casilla por casilla!", como si el extinto pontífice formulara también esa exigencia.

En este derroche de imaginación se utilizó otra fotografía del papa Benedicto XVI, en la que aparece en oración con los brazos en alto y las palmas extendidas, pero con la leyenda "¡ni yo tengo las manos limpias!"

En Banamex, el sentón de dirigentes, legisladores y simpatizantes de la coalición no impidió el tránsito vehicular en Isabel La Católica y las calles aledañas, como 16 de septiembre y Venustiano Carranza, por lo que inclusive los conductores se sumaron a la protesta, al hacer sonar sus cláxones o bien levantar el pulgar frente a la manifestación.

Las manifestaciones de apoyo a los bloqueos

También algunos transeúntes avalaron la acción y uno de ellos, que iba de prisa hacia su oficina, se detuvo un momento para exclamar: "qué bueno que le hacen esto a estos banqueros sinvergüenzas y rateros".

Otro más recalcó que el cierre fue positivo, porque desde esas oficinas se giran las instrucciones para embargar casas y otras propiedades de deudores de la banca, que no pueden pagar los altísimos intereses que cobran los bancos.

En Reforma, frente al Angel de la Independencia, donde se erigen las nuevas instalaciones del HSBC (antes Bital, y uno de los bancos que más cuestan por el rescate bancario), los manifestantes intercalaban el "¡no sean ojetes, abran los paquetes!" con un exhorto a los empleados: "¡váyanse a su casa, hoy no se trabaja!"

A partir de esta mañana se esperan nuevas acciones de resistencia civil, que al parecer se enfocarán a la toma de oficinas públicas.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home