miércoles, diciembre 07, 2016

PEQUEÑOS APUNTES SOBRE LA DIVINIDAD

Digamos, sólo por propósitos narrativos, que dios existe y que, efectivamente, tiene algunas de las características que le atribuyen quienes en esta figuran creen.
            No, no se trata de que sea un tipo de barba blanca que vive entre nubes con su hijo (que sería él mismo) sentado a su diestra y una paloma que es, a la vez, su espíritu y él mismo... No, nada tan absurdo.
            Hablamos de otras características; de las importantes.

Digamos, sólo por propósitos narrativos, que dios es, efectivamente, él mismo y al mismo tiempo, todos sus hijos... Entonces dios es también, por qué no, esta mujer en sus treinta que llega cansada a su casa, se desnuda mientras se despereza y cena así, desnuda, en compañía de sus gatos.
            Digamos, entonces, que dios no vive con más compañía que sus mascotas, que alguna vez intentó vivir con alguien más, pero simplemente no funcionó... Digamos que dios pudo tener un hijo, pero no quiso y vive feliz así; sola, cenando desnuda en compañía de sus gatos.
            Y si dios es todos sus hijos, dios es también este hombre que regresa a casa y besa a su pareja, quién también recién llega del trabajo. Cenan juntos y se cuentan cómo les fue en el día. Hablan también de sus planes para hacer crecer la familia.
            Digamos, entonces, que dios es también este hombre que ama a su pareja y, en esta lógica, sería también aquel hombre que corresponde su amor... Y sería, por supuesto, el hijo que ambos planean adoptar para completar la divina trinidad.
            Digamos, sólo por propósitos narrativos, que dios es, efectivamente, él mismo y todos sus hijos...

Y digamos que, en esta lógica, son precisamente los hijos más pequeños los que mejor saben hacer el trabajo de ser dios.
            Porque son lo pequeños los que, día sí y día también, cambian el curso de las aguas de la historia, los que se enfrentan al leviatán inamovible, son tragados por éste y surgen victoriosos de sus entrañas... Son los pequeños los que cambian el mundo.
            Por supuesto, esto no es un asunto de dios... Lo mejor de todo es que, fuera de los cuentos infantiles, dios no es necesario para cambiar el mundo; basta con que los pequeños emprendan día a día su diario caminar.


Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home