miércoles, septiembre 07, 2011

INDIGNOS E INDIGNADOS III

El asalto al cielo

invierno

El asunto se reduce a si la educación es una inversión social o un asunto de superación personal. No es una distinción banal, desde la óptica de los mercados, la educación es una mercancía y, como tal, puede ser sometida a la ley de la oferta y la demanda; quien la ofrece tiene derecho a generar ganancias con ella y quien la demanda, debe pagar por sus beneficios.
Desde otra óptica, la educación es la forma en que un país progresa. Un pueblo educado es crítico y busca mejorar sus condiciones… Un pueblo educado es, entonces, un pueblo dado al cambio y al progreso, algo que, en condiciones ideales, debería ser deseable para cualquier país… No en Chile.

La actual administración chilena es, en todo sentido, heredera y directa beneficiaria de la dictadura pinochetista. Lejos del artificial “milagro chileno” de los 70 y 80 del siglo pasado, la derecha del país andino insiste en aplicar las políticas que, una y otra vez, han fracasado en el pasado.
El sistema educativo chileno, casi sin reformas desde el pinochetismo, es claro ejemplo de ello. Relegado a uno de los últimos lugares en América Latina, es, en la actualidad, prácticamente el único sistema de este subcontinente en el cual la participación pública es prácticamente nula.
Muy por debajo de sistemas universitarios como el mexicano (único latinoamericano en figurar, con la UNAM, entre las 100 mejores universidades del orbe), el de Brasil o Argentina, la educación superior chilena es una mercancía. La participación del Estado en ella prácticamente se limita al pago de apoyos a los estudiantes.
Apoyos crediticios que, vigilados por el Estado, pero no necesariamente regulados, son aportados por la banca privada y obligan a la población a endeudarse prácticamente de por vida, a fin de recibir una educación universitaria.
Es contra ello que la juventud chilena ha salido a la calle, con su indignación… Y sus ganas de futuro.

El asunto se reduce, queda escrito, a cómo se aprecia la educación de un país… Si como promesa de futuro o garantía de continuidad.
Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger Jardinero del Kaos said...

Cuanto le sirve al gobierno de un pais que los ciudadanos esten educados???

8:10 p.m.  
Blogger Driada said...

Eso es Chile y en otros lugares se recorta y se recorta en Educación y en Sanidad y en cambio se mantiene a un Senado y a unos senadores. El poder es poderoso por que saca del pueblo. ¿Cuando se dará cuenta el pueblo que es manipulado ? Algunos parce que empiezan a ser conscientes y manifiestan su indignación.

Como mensaje ahí queda la manera de cómo lo has estructurado me ha gustado mucho.

2:46 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home