miércoles, abril 27, 2011

LA IMAGEN ROBADA (01)

Líneas Cruzadas
Para entender el auge actual de la piratería en México, particularmente la de producciones audiovisuales, es menester conocer, así sea escuetamente, la historia de tres procesos paralelos que, sin embargo, comparten no pocas líneas de contacto. A saber: la industria de producciones audiovisuales, la piratería en sí y la situación del público consumidor.
No se pretenda la historia pormenorizada de todos ellos, fechas y actores particulares no interesan a los objetivos de nuestra hipótesis. Importa, sí, el marco general que desemboca en la situación actual.
  • Hacia mediados de la década de los 80 del siglo pasado, el arribo de nuevas tecnologías (como la videocasetera), permite la expansión del mercado audiovisual más allá de las salas cinematográficas o de las producciones para televisión. Si bien, la popularización de estas tecnologías no se dará sino hasta finales de esta década.
Para los 90, la mayoría de los hogares cuenta ya con aparatos de reproducción de videogramas en diversos formatos. Así mismo; a partir de finales de los 80 se da un boom en el establecimiento de locales dedicados a la renta y venta de copias legales de videogramas (ya sea como parte de una gran cadena -videocentro o videovisión: Blockbuster llegará a México hasta la segunda mitad de los 90- o en forma de establecimientos individuales).
Los precios de renta y venta de videogramas en estos locales, si bien en un principio accesibles para la mayoría, pronto empiezan a encarecerse y los requisitos de suscripción se transforman rápidamente en privativos (posesión de una tarjeta de crédito o débito, entre otros).
Para principios del presente siglo el mercado de renta de copias legales de videogramas se ve dominado casi monopólicamente por una sola cadena, Blockbuster. El mercado de venta se ve limitado a grandes cadenas comerciales (principalmente; Mixup, Tower Records y Sambors).
  • Si bien la reproducción ilegal ha acompañado a las producciones intelectuales desde el principio (una falsificación es, finalmente, una copia pirata); la piratería entendida como actividad organizada es una fenómeno mucho más reciente, cuyo génesis se puede ubicar en el último cuarto del siglo XX.
En México la masificación del comercio de copias ilegales se da en los 80 con el mercado de la música. En el caso de los videogramas, su auge puede ubicarse como paralelo al proceso de encarecimiento de las salas cinematográficas y del mercado de renta y venta de copias.
De hecho, los precios de la videopiratería parecen seguir un camino contrario al de las copias legales. Mientras las últimas aumentan exponencialmente, de acuerdo a la inflación y otros factores (entre los cuales se debe destacar el afán de lucro), las copias ilegales disminuyen de valor.
En la actualidad es posible encontrar copias piratas en formato DVD hasta por $5.00 (de una película que en el mercado legal supera los $400.00).
Esto en parte se debe a la introducción de tecnologías que abaratan y potencian la posibilidad de copiar los productos, como son los quemadores de CD en torre y la gran variedad de software disponible para esta actividad.
  • Conforme los precios de las salas cinematográficas fueron creciendo y se instituyó el formato de multicinema, el público se fue alejando de ellas (lo que no es una relación causal directa; en el fenómeno influye también, y de manera importante, la constante crisis económica en la que se ve sumergido México).
Conforme el precio de renta y venta de copias legales de videogramas fue creciendo, el público medio (perteneciente, principalmente, a la clase media media e inferiores) se fue alejando de los locales establecidos y acercándose al tianguis.
Conforme el precio de los videogramas piratas fue bajando, el público que los consumía fue creciendo. En este fenómeno entra también el abaratamiento y diversificación de las tecnologías de reproducción de videogramas .
Los procesos se entrecruzan y el resultado final no puede ser comprendido sino como la suma de todos ellos y de factores que escapan a este análisis. De las mecánicas particulares de cada uno de ellos y de la forma en que el fenómeno de la piratería los afecta, se hablará posteriormente.

Mario Stalin Rodríguez
Elaborado originalmente en 2004 con el apoyo de Leslie Farías, Miriam Montserrat Gómez, María Elena Ramírez y Tania Rinebache, se edita y actualiza por considerar que el tema aún da para más...

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

"samborNs", digo: si los espacios ausentes merecen alguna nota, quizá las erratas devengan en colección.

Con Cari~o (y sin e~e),

Ricardo

5:36 p.m.  
Blogger Jaurne said...

¿Consiguió que le llevaran al cine, Don Mario? :p

3:36 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home