martes, abril 27, 2010

La creación 2 de 3

Entrada Programada 1 de 2

Para que los dioses lo sean, es menester que haya quien los adore y les de ofrendas. Fue así que los dioses decidieron crear al hombre.

De acuerdo al mito de los cinco soles, el primer mundo fue gobernado por Tezcaltlipoca, Dios de la Guerra (en otras versiones del mito, este primer sol será el propio Hutizilopochtli), quien creó a unos hombres grandes y torpes. Estos no hacían nada, por lo que el dios se enojó y se transformó en un jaguar gigantesco que devoró a las personas.

El segundo sol, 4 viento, fue Ehecatl. Él creo a los hombres gráciles, quienes dedicaban sus días al juego y la fiesta sin sembrar, sin construir templos; sin adorar a los dioses. El dios del viento se enojó con ellos y bajo como huracán, los hombres, para sobrevivir, se aferrarón a los troncos del los árboles y fueron convertidos en monos.
El tercer sol fue Tlaloc. En este mundo vivieron los hombres listos, quienes no hacían otra cosa que no fuera discutir entre ellos por todo. Tlaloc se transformó en una lluvia de fuego y convirtió a los hombres listos en guajolotes.
El cuarto sol fue Chalchiutlicue. Ella creó a los hombres tontos, quienes constantemente maravillados por el mundo que les rodeaba no hacían absolutamente nada. La diosa se enfureció con sus creaciones y, convertida en inundación, los transformó en peces.
Decepcionados tras estas experiencias, los dioses decidieron no volver a crear al hombre y, para asegurarse de no caer en la tentación de hacerlo de nuevo, ocultaron los huesos de los ancestros en el inframundo, bajo el cuidado de Mictlantecutli.
Sin embargo, Quetzalcoatl sabía que la grandeza del mundo sólo podría ser construida por los hombres, así que, disfrazado como hormiga, bajó al inframundo, engañó al señor de esas tierras y robó los huesos de los ancestros. Salió huyendo… Y se tropezó, esparciendo y confundiendo los huesos.
Sin saber qué hueso era de hombre o mujer, cual de anciano o joven, si de sabio o ignorante, el dios molió todos y con el polvo resultante y su sangre, formó un barro con el cual moldeó al nuevo hombre y la nueva mujer.

Continuará la próxima semana

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Blogger BENHUMEA said...

o_O ESO ES NUEVO...NO LO SABIA ¡ME GUSTO MUCHO ESTE RELATO¡

BESOS...

11:36 p.m.  
Blogger Ambrosía said...

Me encanta que des a conocer estos mitos tan interesantes.... seguiré leyéndote la próxima entrega.... un besoooo

10:03 a.m.  
Blogger Jardinero del Kaos said...

Mas que interesante!!!
atrapante.

Todo lo que no sabemos y de lo que nos estamos perdiendo.

El dibujo que corona la entrada GLORIOSO!!!!!!!!!

8:37 p.m.  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

Bonita historia, me encanta, así que espero que sigas contando.

Espero que estés disfrutando este viaje.

Besicos muchos.

2:48 p.m.  
Blogger Jaz3000 said...

Jajajaja, genial, me gustó lo del tropiezo sobretodo. Me están entrando ganas de buscar acerca de la mitología chilena (en más profundidad) y de la latinoamericana en general.

Me gustó mucho la ilustración, los tonos rojos les asienta muy bien.

Abrazos ;)

1:14 a.m.  
Blogger DRIADA said...

Ahora me ha quedado claro de donde venimos. Ya ves lo que trae un tropezón.
:) Me encantó la historia... como siempre nueva para mi

¿¿¿¿¿Dónde andas??? espero que no tropieces

10:19 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home