jueves, enero 27, 2011

Fauna Informática 05

VOUYEUR ELECTRÓNICOinstrucciones para las redes sociales

Sería sano decir que te recuerda, que guarda la memoria de ti sentada en el aula, caminando por los pasillo, platicando con amigas, viviendo tus cotidianidades... Sería sano y una mentira.
Te recuerda en fotos y, hasta eso, recientemente... O bueno, no tanto.

Debieron conocerse antes, dice mientras repasa con el scroll la lista de “amistades compartidas”; de muchos de ellos guarda memoria o, por lo menos, noción de identidad... Compartió clases, tardes, mañanas e, incluso, noches y amistad con muchos de ellos.
Puede citar anécdotas con la mayoría... No contigo.
A ti te recuerda intercambiando obsequios electrónicos y comentarios.
Fue, recuerda, cuando ella terminó de irse... Tal vez un poco antes o después... Intercambiaban obsequios y comentarios y, tratando de saber quien eras, llegó a tus fotos.

Infiriendo tus imágenes y comentarios, podía saber un poco de tu vida; cuando estabas contenta, enojada, triste... Cuando el futuro que por mucho tiempo habías planeado se derrumbó... A veces, incluso, le habría gustado decirte que no te preocuparas, que te entendía (o. por lo menos, trataba)... Que las ausencias también nos nutren y etcétera.
A veces, incluso, manifestó su solidaridad por identificación... Pero siempre desde fuera, como quien opina de los deportes sin pisar la cancha... Siempre a través de tus fotografías.
En ellas vio cambiar tu peinado y tu forma de maquillarte, la luz que tus pupilas reflejaban y, de manera central, tu sonrisa.

Se trata, reconoce con algo de culpa, justamente de tu sonrisa.. Eso fue lo primero que de tus fotos vio; el gesto que ilumina tu rostro cuando estás feliz, cuando es poco triste e, incluso, cuando surge sólo por compromiso.
Es tu sonrisa lo que intenta plasmar, lo sabe, sin demasiado éxito...

No malinterpretes; no construye escenarios ideales en los que tu y él se encuentran, no vive pegado a la pantalla en espera de un nuevo comentario, de una nueva foto... Auque sería mentira decir que no disfruta cuando aparecen y ellos se adivina o luce tu sonrisa.
Vive su vida con sus encuentros y desencuentros, con sus propias presencias y ausencias... Con sus días y calles y de noche en noche, de tarde en tarde, encuentra tus palabras y fotografías (no, ya hace tiempo que en esto no entran los obsequios electrónicos... O no de tu parte, reconoce).

No miento cuando digo que no lo entiendo... Pero también es cierto que tampoco puedo juzgarlo.

Mario Stalin Rodríguez

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger La princesa sin castillo said...

Te luciste con la ilustración...bárbaro.

8:19 a.m.  
Blogger Isabel said...

Caminos de desencuentros la mayoría de las veces, aunque parezcan otra cosa

10:04 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home