jueves, marzo 19, 2009

Apuntes sobre periodismo 01

Nota importante:
El post de hoy debería estar dedicado a ella, que habita en mis madrugadas... Pero causas de fuerza mayor me impidieron acabarlo como es debido a tiempo y, nobleza obliga, es menester que ella lo conozca primero... Así que, dentro de la sección "Rollazos que espantan a la gente", iniciamos hoy, oficialmente, una serie que inció en el post pasado; mi muy particular visión sobre qué es el periodismo... Eso sí, esta serie se interrumpirá la próxima semana para celebrar, de nueva cuenta, a quien vale la pena celebrar...

Mario Stalin Rodríguez

COMUNICAR LAS COSAS

"Los sueños de la razón engendran monstruos"

De una pintura de Velásquez.

Intro

Comunicar, he aquí la palabra clave. El ser humano siente la inefable necesidad de comunicarse; ese ardor en la lengua y el paladar, el cosquilleo en las manos. Así, las palabras surgen: llenan horas de conversación, la hoja blanca se llena de bichos de colores (habitualmente negros), en el lienzo nace la imagen y la piedra cobra forma.

La idea se reproduce y se comparte; el conocimiento de lo trascendente y lo banal, de la angustia del ser y del estado del clima, se mueve entre nosotros a través de nuestros sentidos. Así, la humanidad se comunica y explica a si misma.

Todo suena tan bien y parece tan perfecto, que no es de extrañar que sea una mentira: porque las palabras nos traicionan y engañan; el lienzo permanece alejado de los ojos ajenos, encerrado en un museo o galería, acumulando polvo en una pared; la piedra pierde sentido y su nueva forma no es más arbitraria que la anterior. La idea se extravía entre nuestros sentidos.

Es lo anterior una afirmación demasiado contundente, y en eso engaña; porque la comunicación miente, sí, pero también trasmite la verdad; todo depende del proceso y la intención y son estos, precisamente, el motivo de los párrafos venideros.


I

Toda comunicación humana se basa en el conocimiento de la realidad. Porque el hombre se crea y explica en la real, pero no basta; también él crea y explica la realidad, y es aquí donde la traición, el error y la mentira tienen cabida.

Me explico. Nuestra realidad no es necesariamente lo real, sino lo que de ello cosificamos y, por ende, conocemos. Dice Hessen (1973); el conocimiento es un proceso de tres actores; el sujeto, el objeto y la imagen que del segundo se hace el primero.

El sujeto observa y se adueña del objeto; lo cosifica, le da un nombre, características cognoscibles y límites, así lo conocemos. La veracidad del conocimiento depende de que tan apegada al objeto real sea la imagen que de él se retiene, lo mismo aplica para los objetos físicos y los ideales. De este modo, el conocimiento crea y explica la realidad.

El problema radica en que no tenemos más parámetro que nuestra posibilidad de error para verificar la concordancia de la imagen y el objeto. Cuando negamos nuestra capacidad de equivocación, la falibilidad del proceso de conocimiento; cuando confiamos ciegamente en él, cuando lo aceptamos sin duda, lo desvirtuamos.


II

El mito y el dogma son conocimientos desvirtuados, trampas del pensamiento lógico; resultados de la suma de preceptos falsos y verdaderos por igual.

El mito surge de una imagen incompleta de lo real, una realidad truncada, por ende; un conocimiento erróneo (Cassier; 1993), pero conocimiento al fin.

El dogma puede o no ser un conocimiento verídico, en todo caso carece de importancia; al negar la posibilidad de error se impide la comprobación, por lo que no es posible establecer claramente la concordancia de su realidad con lo real, de la cosa o imagen con el objeto.

El mito, el dogma y el conocimiento verídico se trasmiten por el mismo medio; la comunicación humana.


III

A menudo confundimos lenguaje con lengua, pero es esto falso. Si bien la lengua pertenece al lenguaje, es este un concepto mucho más amplio. Nuestro lenguaje nos define, explica y justifica; abarca nuestras palabras y gestos, nuestros ademanes y gritos, incluso nuestros pensamientos más privados, aquellos que no externamos, los que se alimentan en la soledad.

Pueden dos individuos expresarse en la misma lengua (entendiendo esta como un conjunto de signos, fonéticos o gráficos, que les son comunes a un grupo de individuos) y tener lenguajes completamente distintos.

Pero nos complicamos demasiado y divagamos, centrémonos en lo que a estas líneas da razón, la comunicación.


IV

La comunicación es la expresión, falsa o verdadera, de nuestro pensamiento. Pero esto es sólo medianamente cierto, porque la comunicación tiene, necesariamente, más de un actor; y comunicación es, también, la imagen, verídica o errónea, que de nuestro pensamiento se hace el otro.

La explicación primera de comunicación a la que tenemos acceso, nos dice que es esta un proceso de trasmisión de una idea entre un emisor y un receptor; papeles que se intercambian constantemente los actores, mediante la replica y la contrarréplica. Según lo cual, la idea va y viene, crece, se renueva y cambia por el intercambio, pero no siempre es así.

¿Qué sucede cuando no hay intercambio? (Una pintura no acepta replica y es, sin embargo, comunicación) ¿o cuando los lenguajes (que no la lengua) son distintos?


V

El mensaje es, en sí, una trampa; si un dogma es transmitido a quien ha aprendido a dudar el mensaje no se mantiene, ya que el dogma que es puesto en duda deja de serlo.

Por el contrario, si un conocimiento verídico es trasmitido y este se acepta como verdad por el simple hecho de su comunicación; el mismo se desvirtúa y se convierte en dogma.

También, si la imagen, que del conocimiento trasmitido genera el receptor, es incompleta, pero aceptada como verídica; se genera un mito.

Cuando el proceso de replica y contrarreplica es truncado o no se acepta, la imagen de lo real generada por el receptor puede ser errónea y no hay manera de corregirla.

Otra cosa sucede cuando, deliberadamente, se trasmite una realidad errónea y no se permite, o se minimiza o desvirtúa, la replica; pero eso ya es política y no es asunto de estas líneas (¿o sí?).


Fuentes:

J. Hessen, Teoría del Conocimiento, Ed. Espalsa-Calpe. España, 1973

Ernst Cassier, El Mito del Estado, F.C.E., Colección popular Nº 90, México, 1993

Etiquetas: ,

7 Comments:

Blogger Cieso said...

Guay, he conseguido llegar hasta la linea de comentarios. Oe oe oe oe...

7:21 a.m.  
Blogger DRIADA said...

Menudo ejercicio el de hoy Ufff
¡xiquet xiquet que això sono bé i molt bé!

8:21 a.m.  
Blogger Cidronela said...

Pues que no sé si es que es la 1 am, he trabajado mucho y estoy mentalmente agotada, o que su post de hoy es demasiado largo, o que sencillamente me supera, pero ahora si me quedé un poco confusa, jajaja. Me niego a creer la últimaopción as´que mañana lo leeré de nuevo. Un abrazo, (aunque ni lo conozco...la confianzuda, je)

12:55 a.m.  
Blogger Noche said...

no no no no....estoy sumamente reacia a estudiar mas...no por aqui ..ya nop!

es que estos dias mis deberes han aumentado..no tengo mente para reflexionar mas allá.

perdonemua.. jiji :)

Besitos.

9:08 a.m.  
Blogger Dark Phoenix said...

Carinyet, tú estás empeñado en que yo estudie quiera o no quiera, verdad?? XDDDDDD

Me parece muy interesante tu particular visión sobre qué es el periodismo, aunque tú eso ya lo sabes... y no descarto que cualquier cosa que expliques me vendrá bien para ampliar conocimientos... y reparar los momentos perdidos en clase por no prestar atención!! XDDDD

Y me encanta el dibujo...

2:38 p.m.  
Blogger Necio Hutopo said...

Cinco comentarios... Sólo cinco comentarios... Ya había dicho yo que la sección se llamaba "rollazos que espantan a la gente"...

Cieso. FELICIDADES... Visto lo visto, no todos lo lograron...

Driada. Creo que mis lecciones no son tan avanzandas... herm... subtítulos?

Cidronela. Ténga confianza mujer, que acá estamos entre amigos...

Noche. Pues no te preocupes, que tampoco es obligatorio...

Darkie. Oye, pues de alguna manera tengo que sobrellevar la culpa de las distracciones en clase... Y no, no estoy empeñado en que estudies... Más bien en que te distraigas por mi... Y del dibujo, pues me habría gustado que quedará mejor, pero tampoco tenía mucho tiempo...

Pues que rápido se contesta cuando hay pocos comentarios... sí

5:34 a.m.  
Blogger Nanny Ogg said...

Pero, bueno, luego te extraña que nadie comente... si es que, a ver, qué hace una ante una "lección magistral" pues ná, leer y callarse no sea que luego meta la pata :D

Besos

9:50 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home