miércoles, diciembre 13, 2006

IMPOTENCIA

Mario Stalin Rodríguez

Naturaleza muerta y Ausencia

o Extraña aparición de Maga distante

I

Mírala, de lejos mírala; ella es todo el paisaje. ¿No es así? Todo el cielo es su cabello oscuro, los destellos de sol que de él salen, no hay más nubes y Dios difícilmente vivirá entre sus sombras.

Mírala, ella es todo el paisaje. No hay más agua que sus ojos líquidos, no hay más peces que sus pupilas, no hay otra sed que la de mirarla.

Mírala, ella es todo el paisaje. No hay otra tierra ni más país que su rostro; ¿Qué otra bandera necesitas si no sus labios? ¿qué más himno que su sonrisa? ¿qué otra lealtad que la de su risa?


II

No se trata de solo mirarla, ¿no es así? No se trata solo de que ocupe todo el paisaje, no se trata de sus manos destruyendo tus calles y sus historias, no se trata de su voz ocupando el lugar de tus recuerdos, no se trata de su imagen en lugar de tu alma, no se trata de su recuerdo haciendo insoportable tu soledad.

No, se trata sí, de desearla; de ese pensar en ella con todo lo que tu eres, de ese imaginarla, de ese sabor de sus labios que ya no conoces más que en sueños, de los sueños que te persiguen durante días enteros, semanas.

Se trata, sí, de ese dolor en las manos, en los ojos y en el deseo; tanto duele desearla, tanto duele no tenerla aquí, tanto duele el solo escribirla.

III

Porque escribirla es también escribir tu soledad, porque el desearla es también saber que no es más ella paisaje de tus pasos, porque el mirarla, siempre a lo lejos, siempre distante, es también tu soledad, es toda tu soledad, no solo tu paisaje.

Porque tus manos duelen sin su tacto, porque el deseo quema pensamiento y sexo, porque el deseo es también sexo, sobre todo tu deseo.

Porque tu soledad duele, porque no hay ya alivio, porque las letras no callan gritos, porque eres el hombre hueco, porque las estrellas y porque ellas no están solas.

IV

Y es que te repites, y es que no puedes encontrar las letras, las palabras, las frases que te describan y la describan. Sobre todo porque los párrafos están vacíos, porque nada llena ya tu cuarto, tu cama vacía, tus sabanas frías, tu boca seca.

Ella es todo el paisaje, pero no el tuyo, el tuyo es vacío, desierto, sólo cáscara.

Mírala, de lejos mirarla. Ella es todo el paisaje; todos los montes, ríos, cielos, nubes, estrellas, calles y edificios que te componen y te describen no son nada en ella, ella es todo el paisaje. Así, tan lejana, tan ajena, tan todo.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous La Nota said...

El vacio es una sensación tan acongojante. Me ha encantado. Cada vez me gustan más. Merci

12:12 a.m.  
Anonymous Nanny Ogg said...

Duele el deseo cuando no se puede lograr lo que se desea. Duele el cuerpo y el alma. Pero quizás duele más no desear.

¿Hutopo = Humano Topo? ¿Somos pequeños seres subterráneos y ciegos? ¿Es eso lo que significa?

Besos

Ah, las letritas esas en la ventanita es, al parecer, para asegurarse de que no es un Bot el que intenta poner un comentario. Por lo del spam me parece.

1:18 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home