domingo, abril 02, 2006

Así no, Felipe .

- Denise Dresser (Proceso).

Así no, Felipe. Así no se compite por la presidencia. Así no se ganan los votos. Así no llega al poder. Claudicando. Sacrificando. Cediendo. Tirando la toalla con tal de aparecer en la pantalla. Eso que has hecho al pedirle a tu partido que apruebe la Ley Televisa tal y como está. Eso que has hecho al exigirle al PAN que acepte una minuta fallida para salvar una candidatura que también lo es. Eso es lo que entraña apoyar una Ley de Radio y Televisión que perjudicará a la nación. Porque con ello, Felipe, demuestras que estás dispuesto a tirar la dignidad por la borda con tal de llegar a Los Pinos. Y peor aún, que no te importaría llegar maniatado allí.

Porque eso es lo que pasará y será lo mismo que le ocurrió a Vicente Fox. Adquirió tantos compromisos con los intereses establecidos, que después no pudo confrontarlos. Hizo tantos acuerdos en lo oscurito que después no pudo gobernar a la luz del día. Y ahora tú, el candidato del México “moderno y exitoso” cometiendo el mismo error. Tropezándote con la misma piedra. Pactando con las televisoras para llegar a la presidencia, cuando ya has entregado los instrumentos que la harían eficaz. Confirmando que tú sí ofreces más de lo mismo: un gobierno acorralado, un sexenio paralizado, seis años de intereses privados imponíendose sobre el interés público. Sugiriendo que un candidato débil jamás será un presidente fuerte.

Así no, Felipe. Así no se remontan los puntos de ventaja que te lleva Andrés Manuel López Obrador. Así no se cierra la contienda que no has sabido manejar. El problema no es cómo te cubre - o deja de hacerlo - la televisión. El problema no es cuantas veces apareces en la pantalla sino la confusión de tu presencia allí. El mensaje desdibujado. El perfil grisáceo. La captura del PAN por parte de su ala más conservadora. La distancia con los de abajo y la cercanía con los de arriba. Las divisiones de un partido más interesado en repartir curules que en pelear por tu candidatura. No has sabido nadar con rumbo y ahora quieres asirte al salvavidas de las televisoras. No has sabido competir a la buena y ahora quieres venderte a la mala.

Tal y como lo hizo Santiago Creel. El entregó casinos, ahora tú entregas leyes. El quiso quedar bien con Televisa, ahora tú quieres hacerlo también. El estuvo dispuesto a hacer cualquier cosa para ganar y por eso perdió. Ahora a ti te ocurrirá lo mismo. El otorgó concesiones para conseguir una cobertura favorable, ahora tú otorgas votos con la misma aspiración. La aspiración de un hombre desesperado, el ansia de un candidato estancado, la angustia de un político rebasado, tentado por las televisoras. Dispuesto a cerrar los ojos con tal de verte en “La Parodia”. Dispuesto a sabotear el privilegio de contender con tal de aparecer en “El Privilegio de Mandar”.

Así no, Felipe. Así no se moderniza a México como tú prometes que lo vas a hacer. Así no se fomenta la competencia en el país, como tú insistes que necesita. Permitiendo que la televisión dicte los términos de su propia concesión. Permitiendo que Televisa redacte una ley y consiga 30 senadores panistas que la aprueden. Permitiendo que ocurra el tránsito a la digitalización sin que los concesionarios paguen un peso por ella. Permitendo que los poderes fácticos se impongan sobre los poderes representantivos. Conviertiendo al Senado en un lugar que vende legislación a modo. Convirtiendo a los legisladores en meseros. Cediendo pedazos del Estado mexicano que después no podrás recuperar. Entregando al PAN en bandeja de plata para que Andrés Manuel López Obrador haga puré con él.

Porque a eso se abocará el puntero presidencial. A subrayar la existencia del PRIAN. A resaltar las coincidencias cupulares y la prolongación del status quo que permiten. A sugerir que “el pirruris” tiene precio y es un manojo de “spots”. A evidenciar los pactos entre las élites y el cambio que obstaculizan. A contrastar la abdicación panista con la independencia lopezobradorista. A decir que él ni siquiera se reúne con los empresarios, cuando tú haces todo lo que te piden. A insistir que llegará sin compromisos que le aten las manos, cuando tú ya las tienes amarradas detrás de la espalda. Y tendrá razón.

Así no, Felipe. Esa no es la manera en la cual debe comportarse el candidato de un partido supuestamente fundado para promover la legalidad. La institucionalidad. La separación de poderes y el equilibrio entre ellos. La patria ordenada y generosa. El terreno nivelado de juego y los derechos inalienables de quienes compiten en él. Esa no es la forma de seguir los pasos de Manuel Gómez Morín sino de enlodarlos. De traicionar esos principios que tanto dices defender pero que estás dispuesto a sacrificar. De traicionar a los panistas que te pensaban diferente y han descubierto que no lo eres. De traicionar una candidatura que prometía evitar los errores de Vicente Fox y corregirlos.

Porque estás mandando un mensaje que tarde o temprano muchos mexicanos entenderán. Una señal de falta de firmeza. Falta de fortaleza. Falta de entereza. Falta de aquello que separa a los políticos exitosos de los políticos pusilánimes. Estás evidenciando que te caes al primer empujón. De que te tropiezas con el primer escalón. De que no has llegado aún a la presidencia, pero no estarías dispuesto a hacer gran cosa con ella. De que te has transformado en oveja y por ello, te comerán los lobos. De que estás rodeado por personas que avalan tu abdicación y allí está Josefina Vázquez Mota para probarlo. Allí está Manuel Espino para constatarlo. Exigiéndole a la fracción parlamentaria del PAN en el Senado votar en favor de la Ley Televisa, “porque nos beneficiaría transitar mejor en los tiempos electorales”.

Te pregunto entonces: transitar hacia qué? Hacia otro gobierno panista que entrega las llaves del reino incluso antes de llegar a él? Otro gobierno panista que no sabe oponer la resistencia necesaria frente a las demandas de las televisoras? Otro gobierno panista que traslada el poder del Estado al poder económico real? Otro gobierno panista que continuará haciéndolo en otros sectores? Otro gobierno panista que no entiende el papel del gobierno como defensor del interés público? Otro gobierno panista donde el presidente se ve reducido al papel de simple porrista o espectador? Otro gobierno panista donde el presidente responde “Y yo por qué”?

Así no, Felipe. Así no se llega a la presidencia. Con compromisos. Con márgenes de acción reducidos de antemano. Con leyes que harán imposible la transformación de la televisión. Con reglas que seguirán inhibiendo la competencia. Con una decisión que deja a la intemperie a la sociedad civil que participó en esta pelea. Que deja solos a todos los que alzaron la voz y asumieron posiciones y tomaron riesgos y fueron a las audiencias al Senado. A todos los que pensaban que por lo menos el PAN - con la excepción del senador Héctor Osuna - estaba parado del lado correcto de la historia. Ahora demuestras que no es así.

Y bueno, ya hiciste tu cálculo. Que esta claudicación causará escozor entre algunos miembros del círculo rojo pero pasará despercibido entre el círculo verde. Porque la evidencia de tu debilidad no aparecerá en la televisión. Porque no será tratada en los noticieros. Porque sólo algunos analistas indignados te recriminarán y algunos ciudadanos desilusionados te increparán. Porque piensas que quienes te criticarán por esto son demasiado puristas y están equivocados. Porque crees que es un precio pequeño, que será necesario pagar para ganar. Pero vas a perder de cualquier manera y lo harás sin dignidad. Sin haber dado la batalla. Sin haber tomado el riesgo de librarla a fondo.

Así no, Felipe. Así no actúan los hombres de espaldas rectas y convicciones claras. Así no andan quienes se niegan a negociar aquello esencial que los define frente al mundo. Los que caminan con la frente en alto y salen del ruedo así. Los que quieren ganar pero no perdiéndose a sí mismos. Los que prefieren el riesgo de las miras altas al fracaso de las miras bajas. Porque un hombre no está acabado cuando lo derrotan; está acabado cuando deja de pelear. Cuando renuncia. Cuando dimite. Eso es lo que estás haciendo Felipe, y por ello no te mereces ganar.

Etiquetas:

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

8:53 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

2:34 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

5:05 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

12:26 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home