lunes, marzo 21, 2011

5° Aniversario (Invitados 09)

Esta entrada, que marca a la novena de mis invitados, es también la número 432 del blog, cuyos dígitos, en total, suman 9... ¿Que por qué lo digo? Por nada, en realidad, sólo me pareció curioso.

Lorzagirl dejó sus ocupaciones para ayudarme a encontrar el Güernika en Madrid, para enseñarme la fuente de Lucifer (el Ángel Caído) en El Retiro y regalarme un chupachup que me debía desde hacía ya varios años... Me acompañó también a confundirme con pinturas de Dalí y me acompaña, cada noche, con sus letras y videos, enseñándome que la vida en asunto demasiado serio para tomarselo en serio...

De cómo Necio Hutopo se convirtió en el Patrón de los Imposibles

(aquí, escondiéndose, la Rata-chan)

Hola, me llamo Lorzagirl y tengo un blog.
(¡Hola Lorzagirl!)
Tener un blog es como tener un perro.
Se come tus zapatillas y te llena el sofá de pelos.
No, espera, no era eso.
Cuanto tienes un perro, tienes que bajarlo a la calle tres veces al día.
De vez en cuando intentas innovar, pero por lo general siempre acabas paseando al p*t* perro por el mismo sitio: véase, el parque del barrio.
Y claro, como todos los vecinos con perro tienen la misma idea, al final acabas coincidiendo siempre con la misma gente.
Inevitablemente, confraternizas.
Un día tu perro le huele el trasero a un terrier blanco y no te queda más remedio que hablar con la señora que va pegada al otro lado de la correa.
A partir de ese día, cada vez que veas a la Señora del Terrier Blanco por la calle la saludas, aunque no vaya con perro.
A la larga, y aunque no recuerdes cómo ha llegado esa información a tu cabeza, sabes que la Señora del Terrier Blanco es enfermera retirada y tiene dos hijos, el Señor del Chucho con Pintas se está recuperando de cáncer de próstata y la Chica del Chihuagua se está pensando dejarlo con su novio.
Del Chico con el Doberman sólo sabes que prefieres no encontrártelo a solas y de noche. Por si acaso.
El siguiente paso es quedar sin perro a tomar unas cañas. Antes de que te quieras dar cuenta, estás hablando de "mis amigos de perro", con los que quedas una vez por semana a tomar café.
Tener un blog, o leer un blog, acaba siendo lo mismo. Te encuentras con la misma gente en los mismos sitios, y cuando te quieres dar cuenta les "conoces". Con algunos de ellos llegas a hablar más que con tus amigos "de verdad", o hablas de cosas que no hablarías con otra gente.
De vez en cuando surge la oportunidad de dar un paso más, y "quedar"... y no digo en el chat de Facebook. Quedar de verdad.
Por que te apetece, por que conectas, y, sobre todo, por la curiosidad: ponerle cara al nick.
Una de las personas que más despertaban mi curiosidad era Necio Hutopo.
Por que parecía estar en todas partes.
Por que se comportaba como una persona inteligente, sensata y con sentido del humor.
Por que estaba al otro lado del Océano, y los "veía" con más frecuencia que a mis amigas del barrio.
Y sobre todo, por que no parecía "de allí".
-¡Escribe como si nos comprendiera! -le decía a Zarajota.
-Es que hablamos el mismo idioma, Lorz.
-Ah, pues va a ser por eso.
La personalidad hutopiense nos intrigaba muchísimo, y con el paso del tiempo fuimos desarrollando teorías.
-Tiene 12 años, pesa 300 kilos y no ha salido nunca de casa -decía yo.
-Es un robot conectado a un ordenador.
-En realidad vive en Alpedrete, conduce un camión y se llama Manolo.
Lo que hace el aburrimiento.
Con el tiempo, como decía, un blog te hace conocer a mucha gente. Descubres que X viene a Madrid, o que vive donde pasas las vacaciones, o en la acera de enfrente (true story!) o que tenéis un amigo común.
Cada vez que quedábamos con alguien nuevo, Zarajota, en broma, decía "A este paso, el próximo será Necio Hutopo". Y nos reíamos. Por que era IM-PO-SI-BLE. Por que el mundo es grande, la vida corta, y Necio Hutopo vive muy lejos.
Obsérvese que en ningún momento nos planteamos que los que vivamos lejos seamos nosotros, faltaría más.
Un día, Necio Hutopo, que vivía ajeno a estas circunstancias, me mandó un correo.
Bueno, me ha mandado varios. Admitámoslo: es un poco pesado. Sobre todo cuando quiere que escribas algo para él.
Estaba deseando que llegara Zarajota a casa para decírselo.
-¿A que no sabes quién viene a Madrid?
-No sé, ¿Necio Hutopo?
-Pues sí.
Casi le da un chungo de la impresión, pobrecito mío. Desde entonces, cada vez que hacemos castillos en el aire, planes que nos pareces imposibles, nos decimos "el próximo será Necio Hutopo". Y nos reímos, porque nunca se sabe.

Y sí, aún se puede votar...


Etiquetas: , ,

8 Comments:

Blogger Sheena said...

El mundo es un pañuelo! y esto demuestra que a veces los tópicos no lo son tanto.
besukis.

1:41 a.m.  
Blogger kanif said...

A mí también me pareció siempre que Hutopo, siendo del otro lado del océano, no parecía de allí, pero comprendí, al cabo de un tiempo, que era un simple prejuicio mío.
Precioso texto de Lorzagirl.
¡Un abrazo a todas/os!

3:14 a.m.  
Blogger JuanRa Diablo said...

Pues feliz quinto aniversario bloguero, Necio Hutopo. :)

Hoy empiezo a creer que no eres mitológico, ni una leyenda urbana por que si Lorzagirl te conoce... (aunque a saber si esta chica es de fiar...) ;)

8:05 a.m.  
Blogger La princesa sin castillo said...

Mis dos blogueros favoritos en el mismo espacio...lloro

9:29 a.m.  
Blogger lorzagirl said...

Me han soplado que mi post tiene faltas de ortografía. ¡Vergüenza sobre mí! ¡Vergüenza sobre mis padres! ¡Vergüenza sobre los padres de mis padres!


Pd.: No sólo no soy de fiar, sino que cuando conocí a Necio Hutopo acababa de salir del hospital y tomaba tanta medicación que a veces intentaba abrir la puerta del vecino en lugar de la mía. Es muy posible que me pasara toda la mañana abrazada a un árbol.

1:00 p.m.  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

Es verdad, Necio es todo lo que dice Lorzagirt, además sabe de todo, habla de todo y sabe ser simpático siempre.
El ejemplo del perrrito me ha encantado, ¡es tan, tan visual!

Besicos muchos a los dos.

1:15 p.m.  
Blogger DRIADA said...

Y si que lo hizo, no fuiste tu la única sorprendida puedo recordar como si lo tuviera delante el momento en que apareció por la puerta de desembarque del aeropuerto parecia imposible pero el mejicano utópico había dado el salto y allí estábamos esperando conocer a aquel personaje que tan agudos comentarios nos dejaba con puntualidad en nuestros blogs..... has contado muy pero que muy requetebnién lo que Necio nos hace sentir ¡me encantan los perros! pero creo que estamos delante de un gato fuera de serie

2:15 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Felicidades, Necio Hutopo. Por momentos, me parecía que la única del otro lado del océano era yo --concreta y específicamente de México--, así que los lazos se extienden indefinidamente.
¿Serás mi vecino?
Yomerita, desde este lado del océano.

1:27 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home