miércoles, febrero 07, 2007

LA NECEDAD DE LOS PÁRRAFOS

apuntes para la construcción de imposibles
Las palabras prohibidas

Mario Stalin Rodríguez

In Memorian

Ryszard Kapuscinski

Molly Ivins

y de todos aquellos que cayeron

mientras luchaban por a retratar otro mundo posible


"Justo a la mitad de la ensaimada

se plantó y dijo: Babilonia."

Julio Cortázar

La Vuelta al Día en Ochenta Mundos

Tomo I; Pág. 66

Todo el mundo cabe en el negro sobre el blanco. La letra retrata la injusticia lejana, tus ojos marrones, las invasiones extrañas, mis mañanas sin ti, la esperanza cercana; todo el mundo cabe en la letra.

La letra retrata mentiras, objeciones y límites; es cierto. Pero es también desde la letra que las verdades se construyen, que el mañana se hace posible. Es también en la letra dónde juntos comenzamos a soñar otro mundo posible.

Por eso mis párrafos necios, por eso son nuestras letras indispensables.

Nadando en el espejo de mis párrafos ensayo, de nuevo, mis necedades. Reproduzco en mis frases el nombre de mis imposibles y guardo entre sus líneas mis verbos ocultos. Escribo para entender el mundo y retratar mis soledades concurridas.

En recuento final, poco importa si quien nuestras frases califica no las entiende. Poco importa si el orden de nuestras palabras se ajusta o no a las recetas de los que siempre ordenarlo todo quieren. Poco importa, porque no son para ellos nuestras páginas.

En recuento final, queda escrito, poco importa. Porque son nuestros textos aviones de papel, puentes por construir; versos y flores que buscan de los otros sus ojos. La mirada de quienes, diferentes, construyen el nosotros.

Por eso nuestros párrafos necios, por eso son tus letras indispensables.

A mis frases es la necedad lo que las mueve, busco con ellas construir un árbol cuyos fruto sean el sol en tu cabello, el mañana sin las grises nubes, el canto de tus labios, el futuro del nosotros; no el de ellos. Porque no son estos párrafos meros retratos de imposibles, son también cambio.

Alguien que es también ausencia, escribió en una madrugada de Julio; "Lo que necesitamos es publicar y guerrear desde el otro bando. Hacer letras y columnas que construyan una sociedad visible, no una imagen que sólo los soberbios saben, conocen y manejan".

Por eso nuestros párrafos no se limitan al retrato, no se conforman con el sólo tomar dictado de la realidad. Deben ser nuestras letras la voz de quienes no la tienen. Mostrar en nuestros párrafos el rostro de los negados, de los prescindibles; para empezar a sumarnos.

Por eso mis párrafos necios, por eso son tus letras indispensables.

De nuestras necedades, no se dude, surgirá el mañana posible. La reiteración del otro mundo negado. De nuestras necedades, queda escrito, no de una de ellas, de todas; de su suma. De las ventanas que juntos miramos, las que juntos construimos.

Múltiples son los caminos que conducen al mañana y múltiples las trincheras desde las cuales luchar por él. No son nuestros párrafos, no pretenden serlo, el mapa de la única vía posible, sino catálogo de todo ellos; muestrario de todas las posibilidades.

Porque no son nuestras letras estrellas que señalen la ruta mejor; tan sólo el primer paso en la dirección correcta. Otras acciones acompañarán a nuestras páginas, muchas de ellas incluso ajenas. Pero nuestras frases estarán en el camino, presentando la realidad, pero sobre todo; modificándola.

Por esos nuestros párrafos necios, por eso son tus letras indispensables.

Incluso en la soledad, en la ausencia que eres, no podemos construirnos sin los otros. Incluso en la soledad, en la ausencia que eres, tomo de ti la esperanza y el recuerdo. Me abrigo en la memoria de tu mar salado y construyo mis letras de ti, de tu memoria, de tu ausencia y de mi esperanza.

Obviamente, el camino que nos espera es largo y el llegar a su final costará no pocos trabajos, pero aquí seguimos nosotros; los necios. Obviamente, no son nuestras letras arma suficiente contra el Poder que nos miente y adormece, pero sí equipamiento indispensable. Obviamente, desde los salones de la soberbia intentarán callar nuestras frases, ocultar nuestras páginas, negar nuestros párrafos. No importa, porque el mañana nos pertenece; porque nuestra fuerza no depende de ellos.

Tenemos un secreto que nos obliga a seguir y nos da fuerzas para la tarea ¿quieres conocerlo? Ve hasta el espejo y frente a él ensaya tu sonrisa y canto. No hay más misterio, es el mañana donde tus labios y risa caben lo que justifica nuestras letras y pasos.

Por esos nuestros párrafos necios, por esos son nuestras letras indispensables.

Así, basta el construir el mundo donde todos los mundos caben, para explicar estas frases. Porque en el mañana que mis letras buscan, será tu voz libre y nuestros coros otra forma de decir tu nombre.


Y, para que no se diga, dos imagenes de San Valentín
(click en ellas para ver en grande) :

Etiquetas: ,

3 Comments:

Anonymous Nanny-Ogg said...

Lo que importa es dejar que las palabras vuelen y hablen y que lleguen. Alguien las entenderá o creerá entenderlas.

Triste visión del amor la que presentan las dos fotos: una pareja en la que, según creen los expertos, la mujer pudo ser sacrificada para que compartiera el destino de su compañero. Y una historia, más que de amor, de posesión y un punto de locura... ¡Qué triste amor!

Besos

11:06 a.m.  
Blogger Necio Hutopo said...

De las palabras, dirían los hermeneutas, cada quien entiende lo que desea y puede... De mis párrafos, por ejemplo, habrá quien entienda su sentido de puente (que, diría otro; no es el puente, sino quién lo cruza). Otros leerán en ellos sólo las mayúsculas y sabrán que mis ausencias continuan... Y, porque la esperanza no muere, alguien más entenderá de ellos su naturaleza de botellas a la amar, y a vuelta de marea regresarán letras de otros naúfragos y, tal vez, en una de ellas, la sonrisa de quien es ausencia volverá...

De lo otro... Bueno, con lo acaramelado que se pone todo en estos días... Me pareció conveniente recordar que aqullo que como "amor" nos venden sólo es mentira... A penas (así, separado) un eufemismo rosa, mero pretexto.
El amor, el que vale la pena, no se contruye un día de Febrero... El amor, el que vale la pena, es gerundio. Es decir; está SIEMPRE actuando

10:50 p.m.  
Anonymous Nanny-Ogg said...

El amor, efectivamente, estimado Necio se hace en gerundio: amando. Es bueno que la gente recuerde que el dulzor empalagoso de San Valentín no es amor es... otra cosa.

(Está bien que admitas la posibilidad de equivocarte... aunque eso no haya ocurrido todavía )

2:39 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home